¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Unos hombres habían organizado una fiesta privada en una casa, habían llevado varias mujeres pero no alcanzaba una para cada uno así que se las turnaban. Uno de los hombres que me conocía a mí y a mi amiga Marta nos buscó para reforzar la diversión de ellos, para ir a divertirlos, a consentirlos, a satisfacerlos y ellos serían generosos con nosotras.

Las mujeres eran muy voluptuosas, rostros y cuerpos divinos, estaban bailando desnudas para los hombres cuando llegamos a la casa. El hombre que nos buscó nos recibió muy cariñoso y dijo: “que bien que llegaron, están haciendo falta hembritas”.

Nos pusieron a bailar y desnudarnos frente a todos. Solo nos permitían usar zapatos. Uno de los hombres se llevó a mi amiga para algún lugar de la casa y el que nos recibió me llevó a mí a una habitación del primer piso al fondo de la casa. Al llegar a la habitación me besó y me manoseó, me hizo que se la mamara un buen rato y después me folló bastante fuerte pero no se demoró demasiado, estaba muy excitado: “Estaba con muchas ganas y tu me las quitaste, estás rica Camilita” dijo.

Se vistió, salió de la habitación y entró al baño, yo desnuda regresé a la sala y se lanzaron dos hombres a mi encuentro, los hombres se empujaban, estaban borrachos,

-Déjeme a la flaca que yo la vi primero

-No hermano, yo la elegí primero,

-No joda hermano, déjemela primero

-hermano respete que yo la elegí, esta hembra ya es mía

-usted llegó después que yo

-no hermano usted no me viene a joder

-no me joda, esta hembra ya es mía

-yo ya estaba esperando a esta puta, hermano no me joda

-usted siempre es a joderme

-hermano a esta puta me la como yo primero y usted después se la puede follar, espere un rato o cómase a otra, cómase a la otra puta que vino con ella, esa también esta buena

Los hombres empezaron a empujarse, creí que terminaría en un gran problema. Los hombres estaban ebrios y se peleaban por mí, por una parte me gustaba y me excitaba, pero también me empezaba a angustiar porque se empezaron a empujar y yo sabía que ellos eran muy rudos y podría haber un problema peor.

-déjemela que yo la vi primero, me la llevo primero y usted se la culea después

-no joda hermano usted siempre es ventajoso hasta con las putas

Los hombres seguían peleando y empujándose, de pronto llegó el “duro” del grupo, “hey, hey no jodan qué les pasa a ustedes… dejen de pelear por una puta, acá vinimos a divertirnos y ustedes se van a joder la noche…”, los hombres se callaron y se calmaron, el hombre les preguntó: “cuál es el lío?”, uno de ellos le dijo “es que yo llegué primero y la vi primero…”, el hombre les dijo “bueno dejen de joder, vamos a solucionar esto muy fácil”, les preguntó a juntos quién me vio primero, solo uno había sido, el más acuerpado y grande, entonces le dijo: “usted hermano llévesela” y le dijo al otro, al más flaco: “cuando ella salga usted la clava”, el hombre flaco se molestó y dijo haciendo mala cara y manoteando “no joda me tocaron los sobrados”, el “duro” del grupo dijo “jajajaja… oigan a éste… pues si todas son putas… jajajaja… pues de malas hermano, tómese un trago y espere, así que ya no jodan más” y le hizo la seña al tipo acuerpado para que me llevaba a la habitación.

El hombre me agarra por la cintura, me mira morbosamente a los ojos y me dice: “vamos mi amor”, yo lo miro y sonrío, me da un beso en la boca y empezamos a ir a la habitación, camino en los tacones sabiendo que cuando él termine hay otro hombre esperándome. “Entra mi amor”, me dice cuando llegamos a la puerta que está entreabierta, pero esa es otra habitación distinta a la que yo había salido minutos antes. La cama está revolcada, la habían utilizado hace poco, la anterior pareja la dejó así, el hombre cierra la puerta y se acerca a mí mirándome a las tetas, me las manosea con lujuria y pregunta “cuántos te han comido esta noche”, le respondo: “uno”, el tipo me besa en la boca y me dice: “Me gustan flacas, me gusta tu cuerpito”, y me empieza a manosear por todas partes, sin decir nada me agarra de la cabeza y me hace arrodillar frente a él tras la puerta, se baja un poco el pantalón y me hace que se la mame. Después de un buen rato de mamada me manosea la vagina y nota que estoy húmeda, me ayuda a levantar y me empuja a la cama bruscamente, caigo de espaldas sobre la cama, literalmente se lanza sobre mí abriéndome las piernas con su cuerpo, con sus piernas, “ábrete bien puta” dice y sin darme tiempo empuja su verga al fondo, entra fácil, estoy muy húmeda. Yo solo gimo al sentir su verga entrar y follarme duro sin parar.

El tipo me folla sin parar, pesa el doble de mi y siento su aliento caliente en mi oído cuando me dice: “estas rica puta…” y sigue dándome verga sin parar durante muchos minutos, sigo gimiendo, de vez en cuando me lame la oreja izquierda y me repite: “estas rica puta” y sigo sintiendo su dura verga adentro de mí follándome sin compasión, sigo gimiendo, parece que nunca va a acabar, entre más me da verga más me excito porque me gusta su dura verga y la forma en que lo hace, hasta que alcanzo a sentir un corto orgasmo cuando él empieza a gruñir, es cuando sé que está eyaculando y poco a poco entre más empuja sus caderas con fuerza siento que su ritmo se detiene poco a poco hasta que de pronto se retira, saca su verga, se levanta y me mira ahí tirada en la cama, veo su verga aun erecta, me mira con lujuria, me manosea y me estruja las tetas, al levantarse me dice: “estas muy rica puta… para invitarte a otra fiesta… pero privada”, el tipo se levanta y se pone los pantaloncillos y pantalones, “voy a invitarte a un bar, luego a motel hasta el amanecer, solo para mí”, dice, yo quedo extenuada ahí tirada con las piernas aun abiertas, sale de la habitación poniéndose la camisa, deja la puerta un abierta de par en par, y se encuentra con su amigo al flaco y le dice: “estaba rica esa puta, ahora si puedes cogértela”, el hombre flaco entra en la habitación, me mira allí tirada en la cama, mira mi vagina, la puerta la deja entreabierta, y me dice: “uf Camilita ahora si, por fin ese cuerpecito es para mi”, se acerca a la cama, se baja los pantalones y los pantaloncillos, me dice “vení a mamármela primero”, su verga erecta salta de entre el pantaloncillo y la veo grande y dura, me levanto enseguida y me arrodillo al pie de la cama, ya sé lo que me espera, empiezo a mamar.

FIN

Regálame un “Me gusta” y un comentario ;) 


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ