¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

A veces en la redes sociales se conoce a mucha gente, pero casi siempre no pasa nada, ya sea por que no hay sitio, o no hay plata para motel. Y es casi imposible tener algo con alguien de una ciudad diferente a donde uno vive.

Hace un tiempo un tipo de Panamá me empezó a conversar por Grindr, y establecimos una relación para morbosear en el chat. Yo le enviaba fotos, y el me decía como le atraía, en fin. El tiempo pasaba, y terminamos intercambiando el Whatsapp, hacíamos videos a altas horas de la noche. 

Cuando lo vi por primera vez me impacto su gordura, sin embargo no le pare muchas bolas a eso, y seguimos morboseando. Creo que pasaron un par de años y ya las conversaciones dejaron de ser morbosas y eran mas como de cosas de lo que hacíamos en el día a día. 

Cualquier día estaba en el trabajo y recibí una llamada de el y me dice que estaba acá en Medellín y que había venido a verme. Yo no sabia ni que decir, ni que hacer….me dio mucho susto pues en mi mente estaba que todo estaba bien a través del chat, pero nunca me hubiera imaginado estar con un super gordo. 

Me dio pena con el y me sentí que debía verme con el.

En fin quedamos de vernos en Envigado, ese día me transforme y una maquilladora me arreglo para estar bien agradable. Después de una tarde arreglarme me fui al encuentro. Lo reconocí a la distancia,  y era un tipo grandísimo, media como 1,95 y estaba bien gordo. Mi corazón palpitaba y no sabia si devolverme o que, pero cruzamos nuestras miradas y el me identifico, se acerco, me saludo y me beso. sentí que la gente nos miraba, pues el bien alto y yo solo mido 166, con tacones 172. 

Fuimos y nos sentamos en un sitio y tomamos unas cervezas. No sabia que hacer. Entre cerveza y cerveza, se nos paso el tiempo hablando carajadas. Aunque el no hacia si no decirme que le gustaba mucho, y de  vez en cuando me daba un beso.

Ya estaba tarde, y le dije que me tenia que ir y me contesto que como así, que el había venido a estar conmigo y que no lo podía dejar solo. Al final medio convencida de estar con el, nos fuimos a su hotel. Una vez llegamos, puso música, saco trago y siguió hablando, me abrazaba, me alzaba, me besaba me cogía las nalgas y en un momento sentí que estaba super excitado y me pidió que se lo mamará. me senté en apoya brazos del sofá y el al frente mío saco su verga y yo se lo empecé a mamar creo que pasaron dos minutos y se vino en mi boca, fue como demasiado rápido, su semen era muy acido y casi no soy capaz de tragármelo. 

Se termino de desnudar, y el era bien grande, después supe que pesaba 153 kilos. su barriga era inmensa y no me provocaba nada. El caso fue que le dije que me tenia que ir por que tenia que madrugar al día siguiente, aunque no le gusto mucho lo que le dije, saco unos regalos que me había traído. Los regalos eran vestiditos, zapatos, tangas, corsets, y que quería que los usara cuando estuviera con el. Y yo pensando como desaparecer. Dios trágame tierra.

Me pidió perdón por venirse tan rápido, y que sentía mucho no hacerme sentir mas mujer, pero que me quería seguir viendo que no lo dejara solo.

Al fin me pude ir a casa con los regalitos. 

Al otro día me dijo que había alquilado un carro por que quería ir a un sitio en Santafé De Antioquia, y que llevara vestido de baño, a lo que le dije que no tenia. Me dijo no te preocupes yo te consigo uno, y yo trataba de decirle a todo que no, para evitar ese paseo. En fin, era demasiado insistente y quedo de recogerme. Trate de salirme del paseo de todas las formas y no pude. 

Me arregle, y prepare un morral con mis cosas, y cuando llego el me dijo que había conseguido un chofer para llevarnos a Santafé de Antioquia. En fin arrancamos de paseo y llegamos a una finca, nos atendió una señora que nos mostro la casa, y las facilidades. Yo estaba un poco incomoda, pues la vieja no hacia sino detallarme de pies a cabeza.

Nos acomodamos, el me entrego un par de bikinis para usar con unas sandalias de un tacón altisimo.

Nos fuimos a la piscina, allí me daba besos, me morboseaba, pero lo que no tenia incluido es que el chofer estaba ahí con nosotros. Llega y me dice “deja que el te ponga el bronceador”, y yo pensando que eso estaba muy raro. Luego me dice, --“yo quiero verte con el haciendo el amor, tu sabes que me vengo muy rápido, y quiero que estés satisfecha, tienes que poner empeño para seducirlo.”

WTF, el tipo ni me miraba, apenas me hablaba. Y como seducirlo me preguntaba, pues estaba lindo.

Le pedi el favor que me echara el bronceador, y lo hacia despacio, poco hablaba. Me coloque de espadas a el y le dije que me echara en las nalgas, y ahí fue donde sentí que sus dedos buscaban mi ano. yo le colocaba la cola lo mas cerca posible hasta que me abrazo desde atrás y ahí fue donde sentí su verga. Todo esto sucedía en presencia de mi gordis.

Fue el gordis quien le insinuo, --“no tenga pena, cómasela todo lo que quiera”, y el chofer dudaba y daba un paso atrás.

Me voltee y me le arrime cogiéndole el bulto y le gusto. Me hizo arrodillar y mientras me arrodillaba sacaba su verga y empece a mamarselo. Se le puso bien dura, pues  se la mame un buen rato, estaba caliente y lubricada con mi saliva.  el se sentó en una silla asoliadora y me invito a montármele a cabalgar y así lo hice mucho rato hasta que me lleno de semen.

inmediatamente el chofer termino, El gordis también se sentó en otra asoleadora y me pidió q me sentara  en su verga, fue un poco difícil pero logro metermela …yo la sentía muy mojada pues el semen del chofer estaba bajando, me movía y el gordis estaba pujando, hasta que  se vino muy rápido. Yo tenia mucho semen dentro de mi. me pidió que me sentara en su boca y asi lo hice….me dio lengua hasta que me limpio. 

El día transcurrió yo atendiendo al chofer y el gordis mirando y tocándose. El chofer cuando cogió mas confianza me culio como si fuera la ultima vez. 

Bien raro me sentí, pero el gordis gozo mucho, eso si le decía al chofer ---“Cuídeme la novia” y a mi me pedía ---“que fuera bien puta”.

En el viaje de regreso, a Medellín me senté al lado del chofer, para poder mamarselo y mostrarle el semen al gordis en mi boca.

El gordis quedo contento, y con ganas de verme con otros hombres.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ