¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Comienzo por decir que tengo un fetiche con la lencería femenina, me encanta verla puesta a alguien sea mujer o hombre.

Hace unos tres meses fui dónde mi suegra a hacer una reparación eléctrica, me dejaron solo porque toda la familia se fue para otra casa a una revisión, haciendo el trabajo me dieron ganas de orinar, me dirigí al baño el cual no tiene puerta sino cortina, comencé a orinar, cuando mire hacia el piso, mi cuñadita se había bañado y dejo o se le cayeron las ricas tanguitas que tenía puestas antes de ducharse, las recogí y las comencé a lamer, chupar y oler y fue tan rico eso que se me paró mi pene de una.

Comencé a masturbarme mientras tenía esa delicia de tanguitas en mi boca y, no sentí que precisamente el esposo de mi cuñaita llegó a la casa y entro de una al baño y me pillo con las tanguitas de su esposa en mi boca y masturbándome, ya podrán imaginarse mi susto, yo me pasme y por ahí a los cinco o diez segundos que para mí fueron horas el muchacho reaccionó y me dijo que no me preocupara, que a todos nos gustaba y salió del baño, yo creí se refería a masturbanos o a ver tanguitas. 

Sentí que cerraron de nuevo la puerta de la casa y asumí el se había ido yo me calme y procedi a vestirme, cuando menos pensé el muchacho  al baño regreso y tenía puestas otras tanguitas más ricas y me preguntó si me gustaban y como le quedaban, con mi cabeza le dije que si y luego le dije te ves muy bien, me preguntó si tenía condones para que le diera una culiadita a lo cual yo respondí que uno casado no cargaba eso.

El se acercó comenzó a tocar mis tetillas, cuello hasta que me beso mientras iba sobando mi verga, luego bajo la saco de mi boxer y me dió una rica manada hasta que estalle en su boca y se tomó todo. Fue tanto el morbo al verlo con esas tanguitas puestas y la emoción que lo ayude a parar, lo bese y chupe sus tetillas mientras jugaba con sus tanguitas, se las tocaba, destragaba y sobaba su verga, baje hasta ella y comencé a darle besitos en su verga sobre la tanga, cuando la saqué para meterla en mi boca y mamar por primera vez, sentimos ruidos afuera de la casa y nos tocó parar.

Desde ese día he querido experimentar de nuevo con otro man que le guste ponerse tanguitas pero no he tenido con quién, ojalá resulte uno.

Gracias por leer mi relato y quiero saber sus opiniones y porque no encontrar a alguien.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ