¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Había programado el despertador a las 2:00 Am, pero era obvio que no lo iba a necesitar, faltaban 15 minutos para la hora acordada y yo seguía dando vueltas en la cama sin poder dormir, pensando en ella y en lo que pasaría en unos cuantos minutos más, la cita tenía que ser a esa hora, era cuando más solo se encontraba todo el complejo y podríamos movernos sin causar sospechas, ir a su casa me habría encantando, pero caminar por las calle frente a las demás casas era muy arriesgado, cualquier persona desvelada a esa hora hubiese podido verme entrar a su casa y se hubiera formado un problema enorme, la mejor opción seguía siendo el complejo de mantenimiento, ya que se encontraba apartado de todo, tras una cercana natural de árboles y rodeado por la más fuerte y tentadora oscuridad en todo el complejo.

Finalmente la hora acordaba estaba llegando, me levante de mi cama y me dirigí rápidamente a la salida de mi habitación, mire a todos lados y nadie estaba cerca, así que a la cerrera pero sin ruido cruce la zona verde que se encontraba pobremente iluminada por un farol parpadeante en un poste, iba a mirando a todos lados cerciorandome de que nadie me hubiese visto, logre llegar a los árboles que formaban la cerca natural y allí en medio de la oscuridad espere por ella, en cualquier momento haría el mismo recorrido hasta donde me encontraba yo, tenía que esperarla, ella no conocía el resto del corto camino que faltaba, pues a esa zona nadie tenía autorizado a cruzar. De repente veo una silueta moverse rápidamente en mi dirección, era ella, me puse nervioso por que sabia que ahora si no habría marcha atrás, todas las fantasías se iban a hacer realidad en esa misma noche.

Finalmente llegó al punto acordado cerca a mi ubicación, me deje ver un poco para no asutarla mientras llegaba, entonces nos saludamos en silencio y tome su mano para guiarla lentamente por el camino que a la luz de la luna se empezaba a hacer más claro para los dos. Llegamos finalmente a la puerta de principal del la pequeña oficina del complejo de mantenimiento, sin hacer mucho ruido introduzco la llave y abro la puerta, le pido que entre en silencio y mientras ella sube las escaleras no aguanto la tentación de tocar sus nalgas que desfilaban frente a mi, ella estaba usando una falda tal como se lo pedí, así que pude ir directamente a sentido sus nalgas tibias, eso me encantó y a ella la hizo estremecer mientras terminaba de entrar y me lanzaba una mirada pícara.

Estando adentro, encendí la luz y cerre la puerta con seguro, traté de mostrale mi oficina y mis herramientas de trabajo pero ella no estaba interesada en nada de eso, sin mediar palabras se abalanzó sobre mi y empezó a besarme apasionadamente, usando su lengua con destreza y mordiendome un poco los labios, era obvio que estaba destilando pasión y que estar tanto tiempo sola en casa, tenía las ganas muy represadas y estaba liberandolas conmigo, sentí que debía estar a la altura de ese reto, así que la tomé por las caderas y la levante hasta sentarla en mi escritorio, rápidamente levante tu falda y pude ver ese cachetero de encaje roja que me había mostrado en fotos y que prometió que usarían esa noche según mi petición, eso solo me enloqueció mas y me hizo poner más dura la verga, así que manejando las cosas con el salvajismo y pasión que ella misma le había impreso a la situación, decidí bajarle su ropa interior y dejar descubierto su hermoso coño, el cual podía ver que estaba muy húmedo y ahora empezaba a mojar el escritorio de mi oficina, baje lentamente a inspeccionarlo más de cerca mientras ella me miraba con cara de deseo y yo la miraba a ella directo a los ojos, me acerque lentamente y baje la mirada, era una delicia ver su humedad y sentir ese suave olor a pasión y lujuria frente a mi cara, así que saque la lengua y mientras la miraba a la cara me pegue a su vagina y pude probar por primera vez su esencia, me encantaba, así que empece a mover mi lengua y a devorar su coño mientras ella solo gemia de placer y me miraba a la cara, decidí concentrarme más en mi labor y devorarla con más intensidad hasta el punto que levante completamente sus piernas y haciéndola recostar completamente contra el escritorio seguí levantolenlas pierna casi hasta pegar las rodilla a su pecho, lo cual me dio un completo acceso a su coño y a su delicioso culo, ella estaba prácticamente sometida y yo, que tanto había soñado con tenerla así, ahora me dedicaba a soborear su culo en un exquisito beso negro, rodeandolo con mi lengua y luego metiéndole un poco, sintiendo como palpitaba y se abría cada vez más al sentir el placer que le estaba provocando y que ya no podía contener, pues mientras mi lengua jugaba en su culo, los de la de mi mano izquierda seguían en la tarea de acariciar su clitoris, masturbandola lentamente y en ocasiones penetrando su vagina con dos o incluso tres dedos, lo cual la hacía gritar de placer, pues sus líquidos vaginales ya querían salir a chorros a inundar todo el lugar. 

Entonces depsues de darme todo el gusto que quise y saciar mi sed de ella, la solté y ella exhalo fuertemente, estaba como ida por lo que le acababa de hacer y quería encontrar la forma de seguir sintiéndome y desfogando su placer, así que rapidamente se abalanzó hacia mí y en un rápido moviénto me bajo las pantalonetas, quedando cara a cara frente a mi verga que se sentía inmensa y palpitaba por ella, la agarro con las mános y sin más preámbulos la llevo con rabia a su boca, llenándola de saliba y acariciandola con las manos mientras se la comía toda hasta su garganta, luego de eso me miró y salto sobre mi, agarrándose de mi cuello con las manos y de mi cintura con sus piernas, tuve que sostenerme fuerte para seguir en pie después de este acto de malabarismo por su parte, logre estabilizarme luego de haber dado un pequeño paso atrás y ella al ver que todo estaba bien, bajo su mano a buscar mi pene y lo metió en su vagina, yo extendí mis manos para sostenerla por sus nalgas mientras ella empezá a imponer el ritmo al que quería ser penetrada, no puedo negar que sus movimientos están tan fuertes que tuve que llevarla contra la pared para poder mantener el equilibrio, una vez allí, la presione fuerte y arremeri contra ella con todas mis fuerzas, lo cual generaba ese sonido de golpeteo entre mi pelvis y su pelvis que a ambos nos volvía locos y nos hacia mantener el ritmo, haciéndonos gemir con locura. 

Finalmente le permití bajarse para tomarme un descanso, aunque sus pies le temblaban, ella no pretendía parar y no quería que descansará, así que puso sobre una caja grande donde se guardan algunos instrumentos importantes y sobre los cuales de supondría que nadie debería apoyarse para evitar un daño a los equipos, pero poco me importo eso al ver como se ponía en cuatro y me levantaba la cola, insitandome a penetrarla de nuevo, yo que no soporto ser retado en ningún sentido, de Inmediato la agarre por las caderas y la atravece ferozmente con mi verga, ella soltó un grito de placer y yo empecé a arremeter duro contra ella, dándole nalgadas y diciéndole que era mi puta favorita, a lo que respondía entre dientes "entonces dame más duro como a una puta" mientras bajaba la cabeza y levantaba las nalgas de forma más desafiante, así que seguí dándole toda mi verga con fuerza y aparentando sus nalgas y sus senos, ella lo disfrutaba como nunca y yo no me creía la delicia de coño que estaba probando en ese momento, luego sentí que estaba a punto de venirme y me detuve, ella preguntó que había pasado y le dije que estaba por venirme, entonces rápidamente se giro y se quito la blusa, me dijo quiero que te vengas en mis tetas, al escuchar esto no opuse resistencia y la deje tomar mi pene en sus manos mientras nuevamente lo llevaba sus labios y lo succionaba con destreza, como quien anhelaba ser bañada en lechita caliente, entonces no puse aguantar más de ver sus labios recorriendo mi verga con tanta pasión y gemi un poco en señal de mi orgasmo, ella sacó el pene de de su boca y lo apuntó a sus tetas, así que empece a descargar mi semen sobre sus ricas tetas y luego lo volvió a apuntar a su boca, pero no se lo metió, lo cual hizo que la siguente ráfaga de semen bañara su cara, recorriendo desde sus labios, chachetes y nariz hasta su frente, quedando empapada de mi y con una cara de morbo increíble, al tiempo que me decía "te gusta verme así de puta? “ naturalmente me encantaba tenerla así, así que asentí con la cabeza y ella empezó a lamer sus labios, luego con el dedo índice empezó a recorrer su rostro en busca del semen que tenía y después de esto se llevaba el dedo a la boca, soboreandolo y dandome más placer a mi, finalmente, al tragarse todo lo que sobraba, miró mi pene y empezó a lamerlo de arriba a abajo, asegurándose de no dejar nada en el, limpiando muy bien cada espacio en el, al tiempo que me agradecía por permitírle haber disfrutado esa noche.

Finalmente y ya con las ganas calmadas, nos vestimos y preparamos nuestra salida clandestina, pero antes de ponerse sus cacheteros de encaje rojo que a mi me encantaban, los tomo y me los paso por la cara al tiempo que me preguntaba si me gustaba como olían, solo asenti lentamente con la cabeza, así que los olio ella misma y dijo "creo que les hace falta más fragancia a mi", entonces los cogio y los paso por su vagina que aún estaba húmeda de sus líquidos vaginales y posterior a esto los arrojó a mi cara mientras me decía "llevate este recuerdo, para que acumules más ganas hasta la próxima vez que nos veamos" y mientras yo trataba de atajar ese hermoso detalle en el aire sin dejarlo caer, ella se rio pícaramente y corrió en la oscuridad para volver de nuevo a su casa, mientras yo la veía alejaser entre las sombras y volvia a oler sus panties sin terminar de creerme todo lo sucedido.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ