¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Acostumbramos  a  pasar por Haulover beach cada  vez  que  podemos  ir  a  la  Florida, esta  vez teníamos  un carro rentado,  compramos  algunas  bebidas, frutas  y una  nevera  de  playa  y nos fuimos  a  broncearnos  como Dios  nos trajo  al  mundo, es  la  mejor forma  de  no dejar  marcas de  bronceado, disfrutamos  mucho la  brisa  del  mar,  aplicarnos  mutuamente  bronceador y de vez  en cuando acariciarnos  un poco,  aunque  están prohibidas  las  actividades  sexuales  una caricia  furtiva  pero disim ulada  siempre  vale  la  pena. Un sol  espectacular, una  brisa  suave  recorriendo nuestros  cuerpos  y nosotros  disfrutando de nuestra  desnudez  que  más  podríamos  pedir, todo estaría  muy estándar,  tomaríamos  líquidos continuamente  para  no deshidratarnos, comeríamo s  algo cerca  del  mediodía  y en  la  tarde tomaríamos  nuestras  cosas  e  iríamos  al  hotel  donde  nos  estábamos  hospedando y tal  vez todo seria  normal  a  no ser por la  pareja  que  decidió armar carpa  casi  en frente  nuestro, una rubia  de  senos  pequeños, de  pubis  dep ilado y hermoso rostro tal  ves  de  un metro con sesenta  y cinco centímetros  en  compañía  de  un hombre  alto como metro ochenta  y  cuerpo atlético,  abdomen  marcado y una  verga  como de  25 centímetros  en  colgando sobre  un par de  testículos perfectamente  depilados y enormes  comparados  con mi  pequeña  verga,  ellos se  acomodaron rápidamente  y yo disimulaba  todo lo que  podía  mientras  de  reojo disfrutaba de  esos  hermosos  pezones  rosados, ella  tomo un libro y comenzó  a  leerlo, yo  antes  de  entrar en excitación de  solo ver la  tome  mi  pantaloneta, me  la  puse  y  me  fui  a  mojar mi  cuerpo en el  mar,  las  olas  me  empujaban hacia  la  playa  mientras  yo no podía  quitar los  ojos  de  esa hermosa  mujer, mi  esposa  Ellie  estaba  dormida  boca  abajo dejando que  su cuerpo tomara  el hermoso color dorado que  le  encanta  y que  solo puede  obtener  en ese  lugar, ya  habían pasado algunos  minutos  y decidí  que  seguir viendo a  esa  mujer no me  traería  nada, tal  vez llegaría  al  punto de  pretender masturbarme  pensando en ese  par de  aureolas  rosadas  sobre aquel los  pequeños, redondos  y firmes  senos  pero no pasaría  de  ahí,  así  que  me  dirigía  hacia mi  esposa  en línea  recta, de  repente  voltee  a  mirarla  de  nuevo y o sorpresa  ella  me  miraba como burlándose  de  mí,  eso pensé  yo, una  sonrisa  en los  labios  una  mueca  como de evaluación de  desempeño, tuve  que  sostenerle  la  mirada  y pensé  seguir caminando hacia  mi esposa  sin prestar más  atención a  esa  mujer hasta  que  de  repente  vi  como el  hombre  que estaba  a  su lado la  voltea  a  mirar y  le  dice  algo al  oído, él  aun la  miraba  m ientras  ella  abría sus  piernas  como alas  de  mariposa  y en  medio de  esas  alas  una  hermosa  chochita  de  labios rosados  y clítoris  minúsculo, mi  corazón se  puso a  mil,  tuve  que  apurar  el  paso o de  lo contrario habría  tenido una  erección inmediata ,  ellos  se  mir aron mientras  yo pasaba  justo a su lado y rieron abruptamente  y al  unisonó de  manera  que  varias  parejas  a  nuestro alrededor los  miraron enseguida, yo llegue  al  lado de  Ellie  y le  pregunte  si  quería  mas  bronceador, ella  se  dio vuelta  y me  pidió que  le  aplic ara  por el  frente, disfrute  mucho aplicándole abundantemente  el  spray que  le  gusta  usar  y que  es  mas  efectivo para  borrar las  marcas  de los  bikinis  que  regularmente  usa, el  sol  estaba  espectacular  aunque  ya  pasaban de  las  4 de  la tarde  y comenzamos  a  recog er nuestras  cosas  para  marcharnos, yo ya  estaba  entrenado en mirar al  horizonte  para  no encontrarme  con nuestros  vecinos  pero de  repente  cuando  ya estábamos  listos  para  marcharnos, la  hermosa  mujer muy  cerca  nuestro se  ponía  de  pie, se agachaba  para  besar a  su pareja  y  exponernos  a  mi  esposa  y a  mi  su trasero y su chochita, z  baja, si  lo son. su esposo se  puso de  pie  al  lado de  ella  y  comenzaron  a  alistar sus  cosas  par partir, yo voltee  a  ver  a  Ellie  y  le  dije  es  una  hermosa  pareja  verdad, Ellie  se  quedo seria  y  me  dijo en voz baja si lo son.

Caminábamos  ya  hacia  el  túnel  que  pasa  por debajo de  la  Collins  y le  dije  a  Ellie  que  no nos  habíamos  tomado fotos  de  nuestra  visita  a  la  playa  nudista  y ella  dijo pues  tomémonos unas  acá  para  mostrar en la  casa, ya  teníamos  ropa  puesta aunque  ninguno de  los  dos  tenía ropa  interior, Ellie  no  acostumbra  a  usar  cuando va  a  la  Playa  porque  se  llena  de  arena  por todas  partes, tenia  un  largo vestido blanco  que  solo me  podría  motivar  a  mí  ya  que  no deja ver nada, no es  traslucido, pero yo siem pre  se  que  debajo no hay nada  más  que  piel, estábamos  turnándonos  para  tomarnos  fotos  mutuamente  y llego nuestra  pareja  de  vecinos, él  se  acercó y pregunto si  nos  podía  ayudar con las  fotos, Ellie  le  dijo que  por supuesto, nos abrazamos  con mi  esposa  mient ras  nos  tomaban fotos, el  parecía  fotógrafo profesional  o por lo menos  aficionado, no proponía  cambios  de  iluminación, lugar y pose,  luego de algunas  fotos  ellos  pidieron que  les  ayudáramos  con sus  fotos, el  tenía  una  cámara  Nikon con un buen lente, me  hic e  como a  unos  15 metros  de  ellos  ya  que  el  lente  me  permitía hacer acercamientos  desenfocando  el  tercer plano y comencé  a  tomar fotos, ellos  se besaban, sonreían y  cambiaban de  lugar y  de  poses  como si  para  ellos  fuese  una  sesión de fotografía,  trate  de  re gresarle  la  cámara  pero el  me  dijo que  esperara  que  querían algunas fotos  mas  y me  invito a  seguirlos  a  la  entrada  del  túnel  que  da  paso al  parqueadero de  la playa, entonces  Ellie  estaba  al  lado  mío y  ellos  se  adelantaban para  posar en  medio  del túnel, el fondo iluminado  convertía  sus  cuerpos  en siluetas, se  besaban se  abrazaban,  el  la levanto  a  ella  para  que  quedara  su pubis  justo encima  de  su pantaloneta  de  baño, ella  tenia una  falda  de  colores  y un top blanco que  a  mi  parecer dejaba  ver lo suficiente  com o  para llenarme  de  malos  pensamientos, el  se  da  vuelta  de  manera  que  ella  en  la  posición que estaba  abrazándolo con  las  manos  y los  pies  nos  daba  la  espalda,  el  me  pidió que  no  dejara de  tomar fotos  y mientras  decía  eso le  levantaba  la  falda  de  manera  que Ellie  y yo pudimos ver su hermoso culo que  para  nuestra  sorpresa  no contaba  con ropa  interior, seguí  tomando fotos  desesperadamente, Ellie  me  miro y apenas  dijo, descarados, pero soltó una  sonrisa como si  al  final  esas  cosas  pudieran pasar  en Miami . Nos  ac ercamos  a  ellos  y esta  vez  sí  le regresé  la  cámara y  le  entregué  mi  celular,  el  entendió inmediatamente  mis  intenciones, el comenzó  a  enfocarnos  y yo tome  a  Ellie  por la  cintura  y la  traje  hacia  mí,  Ellie  me  dijo no se  te  ocurra  imitarlos  y yo me  acache  y le  abrace  las  piernas, el  sacaba  fotos desesperadamente  en cada  movimiento que  yo hacía, puse  mis  manos  el  ruedo del  vestido de  Ellie  y de  repente  me  puse  de  pie  subiéndole  el  vestido hasta  que  sus  nalgas  fueron expuestas, lógicamente  los  dos  notaron que  n o tenía  ropa  interior, solté  el  vestido y los cuatro comenzamos  a  reír a  carcajadas, nos  presentamos  ella  Eliana  y el  Carlos  nos  dimos la  mano y hablamos  un poco sobre  lo bien  que  la  pasamos  en la  playa, Calos  me  hizo a  un lado mientras  Eliana  hablaba  con Ellie  de  porque  no tenían ropa  interior y me  pregunto si aceptaríamos  acompañarlos  con una  copa  de  vino a  lo que  yo respondí  por supuesto,  cada pareja  fue  a  su propio  auto y después  de  unos  pocos  minutos  conduje  hacia  la  salida  del estacionamiento donde  no s  esperaban para  indicarnos  la  ruta, yo no  le  había  dicho nada  a Ellie  y en el  momento  en que  vi  el  carro estacionado  justo a  la  salida  le  comente  que  nos habían invitado  a  tomar una  copa  y que  los  seguiríamos, Ellie  puso cara  de  contrariada  pero al  poco t iempo  me  dijo, porque  no,  tomamos  la  Collins  hacia  el  norte  y luego la  A1A  un poco más  al  norte  hasta  llegar  a  Boca  Raton , el  viaje  fue  muy tranquilo, yo sabia  que  esta ruta  no había  sido la  más  rápida  para  llegar a  donde  estábamos  pero  todo el  tiempo que tardamos  me  sirvió para  hacerme  a  la  idea  de  lo que  podría  pasar. Su automóvil  se  detuvo en  la  entrada  de  una  casa  de  playa, una  puerta  automática  nos  dio la entrada  a  los  dos  carros  y detrás  de  mi  auto se  cerró, los  carros  quedaron uno detrás  del otro, yo rápidamente  baje  del  auto y  como  si  fuera  un verdadero caballero corrí  a  abrirle  la puerta  a  Ellie, Carlos  se  bajo del  auto, no llevaba  ropa  de  la  cintura  para  abajo, y  arriba  solo tenia  una  camiseta  blanca  que  no tapaba  nada, Eliana  se  bajo del  auto y no tenia  una  sola pieza  de  ropa  puesta, ellos  nos  miraron  a  los  ojos  y nos  dijeron que  en el  camino habían decidido disfrutar un poco mas  de  su desnudez  y que  extrañaban que  nosotros  estuviéramos aun vestidos, nos  reímos  un poco y fuimos  invitados  a  seguir a casa  de  Carlos  y Eliana, la casa  de  dos  plantas  con una  gran puerta  de  cristal  que  terminaba  en una  gran terraza  con jacuzzi  dentro de  una  piscina  pequeña  pero interminable, mientras  conocíamos  un poco de la  casa  y veíamos  la  tarde  languideciendo  y el  sol bajando por detrás  de  los  techos  de  las casas  vecinas  Carlos  se  termino de  desnudar, orgulloso se  pavoneaba  con su enorme  verga por todas  partes, se  acercaba  a  nosotros  sin ningún pudor, Eliana  salía  de  la  cocina  con una botella  de  vino en la  mano y  cuatr o  copas  nos  sirvió sendas  tandas  de  vino y nos  pusieron cómodos  casi  a  la  fuerza,  Eliana  tomo mi  pantaloneta  que  era  lo único que  tenia  y  me  la arranco del  cuerpo y Carlos  tomo el  vestido de  mi  esposa  y lo saco por arriba escondiéndolo de  la  vista  de  todos , ya  todos  desnudos  fuimos  conducidos  a  la  piscina  y Carlos  prendió el  Jacuzzi,  comenzamos  a  hablar de  todo tema  posible, del  día  en la  playa, de  nuestras  preferencias  sexuales  de  cuantos  años  llevamos  en  esto si  llegar muy  lejos  y de lo bien que  lo estamo s  pasando, de  repente  sentí  una  mano en  mi  verga, yo miraba  a  los ojos  a  Carlos  quien  estaba  frente  a  mi  así  que  no sabía  de  quien seria  esa  mano, voltee  a  mi lado y Ellie  estaba  justo al  lado  mío riendo pícaramente, yo solté  un suspiro y descanse, de habe r sido Eliana  creo que  habría  terminado en ese  mismo  instante, seguimos  hablando con Carlos  de  tonterías  realmente  y Eliana  se  hizo al  lado de  Ellie  en el  Jacuzzi  para  seguir hablando entre  ellas, la  mano de  Ellie  seguía  acariciando  mi  Verga  hasta  consegui r  una erección, se  suponía  que  esto no pasaría  de  un par de  tragos  de  vino y ya  nos  podríamos  ir a nuestro hotel  sin  embargo  Ellie  tenía  otras  intensiones  según yo estaba  sintiendo , Carlos cambio de  tema  y  comenzó a  hablar de  mi  esposa, de  sus  hermosos  sen os, de  sus  nalgas  y su culo, de  sus  piernas  y yo de  repente  sentí  que  mi  verga  crecía  aún más, me  estaba  dando cuenta  que  él  se  había  fijado en Ellie  de  manera  lesiva  y que  esto no seria  solo un par de copas  de  vino, tome  mi  copa  de  vino y  la  desocupé  y Ca rlos  inmediatamente  se  puso de  pie en medio del  Jacuzzi  y tomo  las  copas  de  todos  no sin antes  terminar todo su trago y  hacer que  las  mujeres  hicieran lo mismo, salió del  Jacuzzi  con la  verga  semi  erecta  y  Eliana  lo volteo a  mirar  inquisitivamente, tu en q ue  andas  pensando y el  sonrió y sin vergüenza alguna  dijo el  la  chochita  de  Ellie, Eliana  puso cara  de  seria  y dijo en voz  medio  alta, lo sabia  tu estas  arrecho por esta  chochita  y le  puso la  mano por  la  vagina  a  Ellie,  Ellie  apretó mi  verga  como si  un cor rientazo hubiese  recorrido todo su cuerpo, pensé  para  mí, acá terminó  todo nuestro día  de  playa  así  que  nos  despedimos  y nos  vamos, pero Carlos  venia ya  con otro juego de  copas  y una  botella  de  vino mas  en una  hielera  para  ahorrarse  la  ida  a la  cocina  creo yo y para  que  no se  dieran cuenta  de  su erección me  imagine,  miré  a  Ellie con cara  de  pregunta  y ella  no  me  puso cuidado, seguía  con la  mirada  la  enorme  verga  de Carlos  que  cada  vez  estaba  mas  parada, Eliana  fue  a  su lado y  le  dijo en voz  baja,  espera  te quito la  calentura  y comenzó a  masturbarlo dentro del  agua,  Ellie  hacia  lo mismo, sus manos  subían y bajaban y la  cara  de  Carlos  y la  mía  seguramente  reflejaban nuestro excitación y  lo mucho que  disfrutábamos  la  paja  que  nos  prodigaban, Carlos  debió esta  a punto de  venirse  porque  se  aparto de  Eliana  y tomo su copa  y propuso un brindis, todos tomamos  nuestras  copas  y soltamos  lo que  teníamos  en la  mano y nos  acercamos  al  centro de  Jacuzzi  para  brindar, yo bese  a  Ellie  y  Carlos  a  Eliana  y n os  fundimos  en sendos  besos cada  uno con su pareja, esto se  estaba  poniendo de  verdad caliente  y yo no pensaba  hacer que  parara, yo me  concentré  en  el  beso que  le  daba  a  Ellie  con  los  ojos  cerrados  y estaba  en  

eso de  manosearla,  meterle  la  punta  de  los  ded os  en la  chochita, acariciar su clítoris, apretar su senos  cuando comencé  a  escuchar  chapoteo en el  jacuzzi  justo  al  lado nuestro, Carlos estaba  detrás  del  culo de  Eliana  bombeando frenéticamente  y a  punto  el  orgasmo,  ella comenzaba  a  gemir fuertemente  y e sos  sonidos  justo a  lado de  nosotros  hacían que estallaran nuestro libido,  apoye  a  Ellie  con  las  manos  en la  espalda  de  Carlos  y me  puse detrás  de  ella  y mientras  Ellie  acariciaba  la  espalda  de  Carlos  y se  agachaba  para  dejarme entrar en su chochita  calien te  y  acogedora  yo le  enterraba  la  verga  entre  las  piernas abriéndome  paso entre  los  húmedos  pliegues  de  su deliciosa  vagina, Ellie  se  agachaba  aun mas  para  dejarme  entrar mas  profundo hasta  que  su cara  se  encontró con  las  nalgas  de Carlos  que  estaba  bajand o el  ritmo mientras  penetraba  a  Eliana, Ellie  comenzó a  acariciarle el  culo y de  vez  en cuando pasaba  las  manos  adelante  para  también  acariciarle  la  verga, pasaba  la  mano por  entre  sus  piernas  y le  buscaba  los  huevos  para  acariciarlos  y Carlos comenzó  a  ha cer sonidos  guturales  avisando que  estaba  a  punto de  venirse,  Ellie  le  apretó las  bolas  con fuerza  y  el  resulto viniéndose  copiosamente  en la  chochita  de  Eliana, Ellos salieron juntos  de  la  piscina  en medio de  besos  y abrazos  y se  ducharon  allí  mismo  en la ducha  de  la  piscina, la  verga  de  Carlos  se  había  comenzado a  bajar y sin  embargo  tendrían que  ser casi  treinta  centímetros  de  carne  dispuestos  a  ser consumidos  por la  primera chochita  que  se  le  apareciera,  Ellie  no le  podía  quitar la  mirada  de  encima, des caradamente habría  sus  piernas  y acariciaba  su clítoris  creo que  simulaba  sentir  ese  hermoso trozo de carne  restregando  la  entrada  de  su chochita, yo paré  de  acariciarla  y fui  a  terminar  mi  trago de  vino, sentía  como  mi  erección se  hacia  cada  vez  mas  dura y no podía  permitir venirme en este  momento, Carlos  vino al  Jacuzzi, se  sentó en la  orilla  y  en cuanto vio la  cara  y las téticas  de  Ellie  comenzó  a  latirle  la  cabeza  de  la  verga, su erección fue  casi  instantánea, Eliana  se  acerco y  tomo a  Ellie  de  las  mano s  y se  las  puso sobre  la  verga  de  Carlos  y  de inmediato Ellie  comenzó  a  masturbarlo con las  dos  manos, despacio y sin  afanes disfrutando de  cada  centímetro de  falo justo frente  a  su cara,  Eliana  vino  a  mi  lado y  me retiró hasta  el  otro lado del  Jacuzzi y m e  dijo al  oído, tu no tienes  verga  para  tanta  mujer así que  quédate  aquí  conmigo que  hoy vas  a  convertirte  en un  cornudo, yo me  quede  atónito, no sabia  que  contestarle, debí  ponerme  bravo y salir corriendo de  ahí  en ese  momento pero la  arrechera  del  moment o me  dejo congelado, Carlos  nos  miro a  los  dos  a  los  ojos  y sonrió de  manera  que  yo  entendí  que  ese  día  las  cosas  irían demasiado lejos, Carlos  bajo la  mirada hasta  encontrar  los  ojos  de  Ellie  y  le  dijo con voz  segura  y un tono seco,  mámame  la  verga, ella me  volteo a  mirar con ganas  de  salir  corriendo pero sin soltarle  la  verga, yo agache  la cabeza  como si  se  tratara  de  un castigo para  mí, Carlos  repitió las  palabras  pero esta  vez sonó mas  a  una  orden, mámame  la  verga  Ellie, ella  acerco sus  labios  al  hermos o y erecto falo y comenzó  a  besarlo  tiernamente, yo  cambié  de  lugar y Eliana  me  siguió, yo quería  ver cada  detalle  de  lo que  pasaría  aunque  ya  sabia  que  para  mí  seria  imposible  intervenir, Carlos  le  decía  eso así  mámame  la  verga  cómetela  toda  y en  ese  inst ante  vi  como Ellie  abría sus  labios  y rodeaba  el  enorme  glande, abría  enormemente  la  boca  rodeando  la  gran  verga con sus  labios  tratando de  apartar lo mas  posible  sus  dientes  de  la  barra  de  carne  que  se trataba  de  engullir, Ellie  comenzó a  acompasar sus  mo vimiento de  cabeza  con  los  de  sus manos, tanta  verga  no cabría  entre  su boca  y menos  en su garganta  pero  lo intentaría,  poco a  poco fue  metiéndose  mas  de  la  verga  e  Carlos  entre  la  boca  hasta  que  el  glande  le  tocaba el  fondo de  la  garganta, nunca  me  imagin e  ver a  Ellie  haciendo eso y menos me  imagine disfrutarlo de  tal  manera, me  salí  al  borde  del  Jacuzzi  y me  senté  en la  orilla  con  mi pequeña  verga  erecta  y comencé  a  masturbarme  suavemente  mientras  veía  como Ellie  le mamaba  la  verga  a  otro hombre, sus  movi miento se  hicieron más  frenéticos  y cuando estaba  a  punto de  lograr que  Carlos  se  viniera  Eliana  se  aparto de  mi  lado y fue  al  suyo a reclamar su leche,  tomo la  verga  de  Carlos  y la  comenzó  a  chupar desaforadamente,  Carlos comenzó  a  retorcerse  de  placer, E liana  se  retiro un poco y  comenzó a  recibir chorros  de leche  en la  cara, en los  senos  y hasta  en la  boca. Carlos  se  puso de  pie  en  el  último  escalón de  Jacuzzi, se  acerco  a  mi  con su verga  aun chorreante  y medio erecta, casi restregándomela  en la  cara  se  s entó a  mi  lado mientras  llenaba  de  nuevo  mi  copa  de  vino y me  decía  casi  al  oído, no te  imaginas  lo que  sigue. Yo no paraba  en ningún  momento de  masturbarme, todo  esto me  tenía  atónito, pero inmensamente  caliente, pensamientos  muy perversos  pasaban por mi mente  que  aun  ahora no soy capaz  de  confesar, pensé  que  seria  mi  turno de  que  Eliana  me  lo mamara,  las  cosas debían ser equitativas, eso creía  yo, estaba  muy lejos  de  la  realidad, Carlos  de  nuevo  fue  a ducharse  y a  quitarse  la  leche  que  le  escurría  por la verga,  Eliana  entro a  la  casas  y trajo un colchón inflable  que  pensé  que  seria  para  meterse  a  la  piscina  o algo  así, pero lo  coloco justo al  lado mío, se  recostó sobre  el comenzó a  masturbarse, abriendo las  piernas  como lo hizo en la  playa  por instrucción de  Carlos  para  calentarme, yo miraba  fijamente  esa hermosa  chochita  rosada  mientras  Eliana  se  masturbaba  copiosamente  con  los  ojos cerrados, pensé  que  seria  mi  oportunidad  y trate  de  incorporarme  pero Carlos  me  detuvo diciendo, solo puedes  ver, disfruta  el paisaje, bueno yo solo estaba  obedeciendo ese  día  así que  no perdí  de  vista  sus  pliegues, su clítoris  y sus  dedos  entrando y saliendo de  ese húmedo pubis, ella  se  agarraba  las  tetas  con una  mano mientras  se  masturbaba  con  la  otra, yo me  jalaba  la  verga  a mas  no poder, de  repente  escuche  la  voz  de  Carlos, de  nuevo  decía mámame  la  verga, voltee  a  mirar y Carlos  le  ofrecía  la  verga  a  Ellie, ya  casi  sin erección, Ellie  ya  no se  resistía  solo hacia  caso yo no sabia  par que  lado  mirar si  deleitarme  viendo a Elia na  masturbándose  o ver  a  mi  esposa  mamándosela  a  Carlos, yo trataba  de  no perder detalle  de  ninguno de  los  dos  super eventos  que  ocurrían uno a  cada  lado  mío, Ellie  pronto logro que  la  verga  de  Carlos  estuviera  como un palo duro, al  comienzo casi  se  lo pod ía meter  todo a  la  boca  pero cuando ya  estaba  completamente  dura  no podía  pasar de  la  mitad, Ellie  siempre  ha  sido la  mejor mama  verga  que  he  conocido y  creo que  eso no va  a  cambiar jamás, ella  se  esforzaba  en hacer las  cosas  realmente  bien, se  sacaba  la  v erga  de  la  boca  y pasaba  la  lengua  por toda  la  cabeza, luego  bajaba  hasta  las  bolas  y las  tomaba  con la  mano mientras  les  pasaba  la  lengua  y  luego subía  por todo el  falo pasándole  la  lengua  hasta terminar en  el  glande, ya  las  cosas  parecían de  nuevo fuera de  control  pero  el  limite  tenia que  romperse  de  nuevo, Ellie  le  dijo a  Carlos  métemela  y en  ese  momento tuve  que  dejar de masturbarme  pues  la  leche  casi  brota  de  mi  verga, Carlos  se  paró y se  metió  en el  Jacuzzi detrás  de  Ellie  y comenzó  a  penetrarla  desde atrás, Ellie  bajo el  pecho contra  el  agua  para dejar que  la  verga  de  Carlos  pudiera  entrar  fácilmente, un gemido enorme  salió de  la garganta  de  mi  esposa  mientras  un poco  mas  de  la  cabeza  de  la  verga  de  Carlos  se  enterraba en su chochita, el  para  por un  m omento y luego comenzó de  nuevo su embestida, casi  que completamente  enterrada  en la  chochita  de  mi  esposa  estaba  la  verga  de  Carlos  cuando el comenzó  a  mover las  caderas  adelante  y  atrás  mientras  Ellie  no podía  disimular  el  enorme placer que  le  otorgaba  s e  penetrada  por  ese  enorme  pedazo de  verga. Eliana  aun se masturbaba  pero no perdía  de  vista  lo que  su esposo estaba  haciendo, todos  disfrutábamos como nunca, yo  trate  de  acércame  a  mi  esposa, le  quería  poner  la  verga  en la  cara  y  hacer que  me  la  mamara  pe ro una  orden de  Carlos  me  detuvo, no quería  que  me  acercara  y yo solo hacia  caso, Carlos  tomo a  Ellie  por la  cintura  y  la  puso en  el  primer escalón de  Jacuzzi de  manera  que  su solo de  las  rodillas  para  abajo estaban  en el  agua, el  resto de  su cuerpo estaba fuera  del  agua  y  ahora  yo podía  ver  como la  verga  de  Carlos  entraba  centímetro a centímetro  en la  chochita  de  mi  esposa, el  ritmo de  su cintura  se  hacia  descomunal,  Ellie gemía  de  manera  que  nunca  la  había  escuchado, todo esto me  estaba  volviendo loco,  yo me masturbaba  de  nuevo y  me  debatía  entre  venirme  en mis  manos  o dejar de  masturbarme, Eliana  se  paró y se  puso de  pie  frente  a  Ellie, Carlos  impartió una  nueva  orden,  chúpasela  y Ellie  comenzó  a  acercar su rostro  a  la  chochita  de  Eliana, lo que  yo hubie ra  dado en  ese momento para  ser yo  el  que  se  la  chupara  pero no, yo parecía  un verdadero  cornudo recibiendo ordenes  del  corneador, ese  día  me  estrene  como coockold , Ellie  ya  tenia  a  Eliana a  punto del  orgasmo y Carlos  aun  estaba  entrando y saliendo del  la chochita  de  mi  mujer cuando llego la  siguiente  orden, Carlos  me  dijo quieres  saber  a  que  sabe  la  chochita  de  mi esposa  y yo le  dije  que  sí, el  me  dijo  entonces  besa  a  tu  mujer, yo solamente  obedecía, parecía  un esclavo haciendo  caso a  un sádico o algo  así, comencé  a  besar  a  mi  esposa mientras  ella  seguía  gimiendo entre  mis  labios, saboreando su lengua  con jugos  de  otra mujer y una  erección que  nunca  había  experimentado antes, todos  quedamos  callados apenas  Carlos  me  pregunto, quieres  saber  a  que  sabe  la  cho chita  de  tu  mujer  en este momento, yo dude  mucho que  contestar pero dije  que  sí, el  saco la  enorme  verga  de  la chochita  de  mi  mujer y me  la  puso frente  a  la  cara,  mámamela  ordeno, yo nunca  había pasado por algo así,  estaba  a  punto de  tirar  todo al  carajo, tomar a  mi  mujer y salir de  ahí, pero Ellie  me  tomo de  la  mano y  me  dijo al  oído hazlo, el  climax  embargo  mi  pecho,  sentía que  el  corazón se  saldría  de  mi  pecho abrí  un poco la  boca  y Carlos  me  tomo la  cabeza  y comenzó  a  empujar su verga  entre  mi  boca, pod ía  sentir los  latidos  de  su falo  en mi  lengua y abrí  más  la  boca  hasta  recibirlo su glande  completamente, chupe  suavemente  y  luego me retiré, para  mi  eso era  suficiente, pero para  los  demás  no así  que  los  tres  me  miraban mientras  yo trataba  de  proporcionar le  una  mamada  decente  a  Carlos  el  empujaba  su verga entre  mi  boca  cada  vez  con más  fuerza, yo  sentía  que  me  estaba  violando  la  cara  y que quería  que  me  la  tragara  toda, tenia  un sabor salado, podía  distinguir fácilmente  el  sabor de la  chochita  de  mi  mujer en esa  verga  y podía  sentir  el  liquido pre  seminal  que  salía  de  su glande, no me  tragaría  la  leche  de  Carlos  hasta  allá  no iría  de  ninguna  man era  así  que  hice toda  la  fuerza  que  pude  para  sacármela  de  la  boca  y  comenzar  a  recibir su leche  en mi  cara, aquel lo fue  demasiado para  mí  y resulte  viniéndome  en ese  instante, mi  esposa  y Eliana  me llevaron  a  bañarme  y  me  tenían que  tener  para  que  yo no me  fuera  al  piso de  tanta  arrechera que  tenia  casi  me  desmayo, las  bolas  me  dolían y Carlos  solamente  se  reía  y dec ía, que  bien lo han hecho, bienvenidos  al  mundo oscuro de  ser cornudos. Lo que  paso mas  tarde  y  esa  noche  fue  aun mas  intenso pero  eso es  algo de  lo que  luego escribiré…..


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ