¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Tengo un amigo con el cual hablo mucho sobre pajas, masturbaciones, y todo lo que nos excita.

En una ocasión estábamos en su apartamento hablando sobre todos estos temas, cuando de un momento a otro me esposó a la silla con las manos hacia atrás, me subió la camiseta y me la pasó por detrás de mi cabeza.

Fue muy rápido y no me di cuenta, después me amordazo con cinta, varias veces le envolvió altededor de mi boca, traté de decir algo pero solo salían gemidos.

Me quitó los zapatos , las medias y el pantalón, solo me dejó con el boxer puesto; empezó a decirme que me tranquilizara, que solo quería masturbarme, que hace mucho quería tenerme así.

Traté de liberarme pero era imposible, las esposas estaban bien puestas y no tenía mucho margen para moverme.

Mi amigo empezó a acariciarme despacio, para que negarlo,me dejé llevar, no podía hacer nada más.

Mi erección empezó a notarse encima de la tela de mi boxer, mi amigo lo notó pero no me lo quito aún.

Empezó a acariciar mi pene despacio,sobre la tela del boxer,mis gemidos no se hicieron esperar, a través de mi mordaza gemía cada vez más.

Nunca me habían atado y masturbado, estaba disfrutando el momento; su dedo dibujaba el perfil de mi pene erecto con lentitud.

Después mi amigo me quitó el boxer, lo hizo lentamente, mi pene por fin estaba libre y erecto.

Con la punta de su dedo mi amigo empezó a acariciar la cabecita de mi pene, despacio, muy lento, la puso más roja y húmeda.

Después empezó a masturbarme, mhhhhh, yo no quería que parara, cerraba mis ojos y me dejaba llevar.

Allí estaba yo, desnudo , esposado y amordazado, siendo masturbado por mi amigo.

Me masturbó de varias maneras, en un punto de mi pene empezó a salir precum, y lo untó en mi año,aumentando el placer.

Empecé a gemir más fuerte, era mi manera de avisarle que iba a eyacular; afortunadamente entendió, así que me dejó quieto unos minutos, para tomar aire.

Yo no iba a resistir más tiempo, así que cuando él volvió a pajearme volví a gemir duro, y está vez eyaculé, mi semen salió en chorros y cayeron en mi pecho y estómago, en ese momento mi amigo dejó mi pene libre, mientras yo me movía en la silla,dejándome llevar de mi pasión.

Después de esa explosión ya salían unas pocas gotas de semen de la cabecita de mi pene, y mi amigo lo recogió con sus dedos y lo untó en mis pezones.

Con una toalla limpió los restos de semen de mi pene, lo hizo despacio, mientras yo tomaba aire.

Después me desató y me quitó la cinta, qué paja tan deliciosa la que me hizo,yo quería vengarme, y cuando se dió la oportunidad lo hice, pero es otra historia que después les contaré.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ