¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

26 de diciembre.

Nos volvimos a encontrar despues de unos meses dado que resido en Bogotá. Entonces decidimos darnos el "feliz navidad anticipado". Ella me recogio en su carro, pensabamos ir al mismo motel pero la entrada estaba bloqueada por ahí cerca celebraban los eventos de la feria de Cali. Entonces terminamos yendo a uno ubicado en el sector de la luna. 

Al entrar a la habitación comenzamos a besarnos y acariciarnos. Rapidamente le quité la ropa. Se notaba que hacía tiempo no tenía sexo con su esposo porque gemía muchisimo, tan solo con besar su cuerpo. Besé su cuello, sus hombros, espalda, y mordí sus nalgas, muslos y pantorrillas. Ooh, cómo gemía de placer. Cuando me dispuse a besar sus senos, me tumbó y sacó mi pene del pantalón, lo chupó y lamió mucho.

Le pedí que se sentara sobre mi cara y comencé a acariciar su vagina mientras lamía su ano. Deli. Entre más lamia, ella mas chupaba y mis dedos entraban más energicamente a su vulva. Hasta que soltó su primer chorro en mi boca. Al probar sus jugos lamí su vagina, chupe su clitoris y mis dedos comenzaron a meterse en su ano. Lo cual la puso energica por lo que me pidió que la penetrara. De un momento a otro, empezo a contarme que su esposo no dura mucho y que no le pone pasión al sexo y por eso quería que la embistiera muy duro. Y así lo hice mientras ella soltó chorros varias veces, lo cual me excitó aún más. Así que continué hasta que cayó agotada sobre la cama. 

Me dijo quiero que te vengas y comenzó a chupar mi pene, pero mis manos no se quedaron quietas. Se había acomodado de lado, así que mi brazo llegó a su entrepierna y continué acariciando su clítoris y penetrando su ano. Le dije que quería hacerle sexo anál, me puse un condon e intentamos pero no lo logré, su trasero es enorme y mi pene no muy largo. Ella repitió que quería que me viniera, así que se acosto boca arriba y me jaló hasta que quedé acostado encima suyo. Ella chupo y sacudio por un buen rato, hasta hacerme venir en su boca y tragarse mi leche. Yo traté de pararme pero no me dejo, y siguió chupando hasta hacerme venir otras dos veces, dejandome agotado. 

Placentera situación. Duró un par de horas más y luego nos metimos al jacuzzi donde lo hicimos deli, pero eso es tema de otro relato.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ