¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Hola! Soy nuevo en esto de los relatos, pero siento que hablando con mis amigos pas sobre mis experiencias me siento demasiado bien, entonces quiero compartirles mi primera vez y disfrutar escribiéndolo. Tengo 23 años, me llamo Kevin, vivo en Medellín, mi primera vez fue con quier luego sería mi novio.

Como les conté soy femenino, algo andrógeno, pero no me gusta ni sentirme travesti o trans, solo un chico delicado. Luego de salir del cole empecé a explotar un poco más esta cualidad, a decir verdad inicié solo maquillándome las uñas de los pies a los 16 años.

A los 17 años mi hermano trajo a casa un amigo suyo, un hombre normal, varonil de 33 años, como no sabía que el venía yo estaba en pantaloneta, descalso y cuando mi hermano tocó la puerta del apartamento salí así y cuando lo saludé sentí como me saludó nervioso. Yo simplemente me fui a mi cuarto sin darle mucha importancia, estaba en una época de depre adolecente y creía que nadie se fijaría en mi.

A los pocos días recibí una solicitud de amistad en Facebook del amigo de mi hermano y luego lo mismo por Instagram, lo acepté, le dí Follow Back y al stalkearlo vi que el tipo estaba como bueno, muy varonil y así me atraen pero eso trae consigo ese machismo que odio y pues lo dejé de lado, sin embargo al rato me llegó un mensaje de el, en esa charla pues me contó que le había parecido interesante cuando me vio y que me quería conocer más. Yo no creía mucho por lo que le dije que le restaba importancia a las conversaciones, pero a los días me dijo que  estaba seguro de querer salir conmigo.

Esa primer salida fue a comer a un restaurante, el tipo es de platica entonces me llevó a un restaurante bastante fino, sin embargo pues yo sentía que no iba a trascender pues mi sueño era tener una relación seria. Salimos varias veces, en ocasiones nos besábamos, yo muy temeroso porque no quería enamorarme de lo que parecía ser un hetero confundido. Entonces pasó, un sábado fuimos al oriente, a Rionegro, el vive allá y yo en Medellín, se nos hizo tarde y el tomó poco pero lo hizo por lo que no podía conducir. Yo me iba a venir en taxi pero las palmas estaba cerrado y nadie quería bajar, entonces el me dijo que me quedara ahí en su casa, yo no quería me hice rogar por un buen rato pero sabía que no podía hacer nada. Solo llamé a mi mamá le dije que estaba en casa de una amiga y que llegaba al otro día.

Algo gracioso es que peleé hasta el último momento porque el no durmiera conmigo, sin embargo accedí, debo aceptar que el me encantaba, en mi casa cuando me entraba la calentura de la adolescencia era pensando en el, pero como dije antes, no quería enrollarme con un hetero confundido, pero al quitarme los tennis para acostarme mi detalle de las uñas salió y el lo notó, yo tenía puestos unos jeans ajustados, una camiseta corta, y tenía ropa interior masculina, pero muy ajustada. Al voltear le veo el abdomen descubierto y sus piernas solo quito la cara para que no note la exitación que me produjo.

Nos acostamos y charlamos un rato y terminamos en besos, yo le quité la pantaloneta, y salió ese pene, un poco nervioso lo tomé y le empecé a hacer el oral. Se sentía más rico de lo que podía imaginar, esa textura, y saborearlo, lamerlo y chuparlo, mientras el me acariciaba y me decía cosas lindas, como si estuviera con una princesa. 

Me detuvo y me senté, el me hizo una pregunta demasiado chisto ¿Quieres que e haga hijos? yo me reí mucho pero le dije que si, pero que no quería que me doliera. El tomó me besó, besó mis pezones y me acostó boca arriba me volvió a besar, puso una almohada debajo de mis nalgas y abrió mis piernas, cerré los ojos porque pensé que me iba a penetrar pero sentí besos cerca de mi ano y luego su lengua al rededor de el, es de aclarar que desde antes había empezado a usar enema y es algo que me aplico muy seguido justo ese día lo había hecho por lo que estaba limpo. El me preguntó por eso, me dijo que olía bien y no estba sucio, que le encantaba lo limpio que era. Luego sentí su lengua entrar dentro del ano y saqué un gemido, luego sus dedos y así por mucho tiempo unos 5 o 10 minutos que para mi fueron eternos, a veces paraba para besarme los pies y me confesó que tiene un fuerte fetiche por pies justo así, femeninos.

Me preguntó ¿estás listo?, yo dije si con la cabeza, me preguntó que si se ponía condón y le dije que no, luego me beso, y puso su cabeza en mi ano sin penetrarme, me seguía besando, yo estaba boca arriba con mis piernas a los lados y el encima de mi, así poco a poco fue entrando, muy lento, yo lo besaba mas fuerte y sentía como se deslizaba de a poco dentro de mi hasta que llegó al fondo, y lo empezó a sacar muy lento, y así, muy muy lento sentía como se abría todo dentro era demasiado placentero, yo empecé a mover mi cintura pensaba en las risas con mis amigas diciendo que uno no puede ser una vaca muerta, y gemía, pero me sentía nervioso y sus besos me calmaban. Luego el estando al fondo, me mira y me pregunta ¿te gusta? yo le digo que si, y lo tomo de la espalda con mis brazos y lo hago que me bese, el empieza a meterlo un poco más rápido, no mucho, y me sigo moviendo.

Después el para lo saca y se sienta, mi pene está durito aunque pequeño se ve lo exitado que estoy, el me toma y mientras el está sentado en la cama yo me pongo en sus piernas, luego me siento arrodillo y el lo pone en mi ano. Es una pose muy deliciosa, así sentados, mirándonos y besándonos ya estoy dilatado y me empiezo a mover un poco más fuerte. El se acuesta del todo y ahí estoy yo, cabalgándolo, descubiendo lo rico de tener un pene dentro de mi, mientras me toco mis pezones.

El me para y me vuelve a acostar, me besa los pies y en misionero me lo vuelve a hacer, me siento raro mi pene se ha caído, y siento como si me fuera a venir, y así fue, mi pene medio se puso duro y se regó mi leche en mi abdomen.

El ve esto y me besa, yo estoy exahusto, pero el no para sigue dándome, y me dice, ¿me vengo dentro? Yo le digo que si, y ahí estoy, con mi semen en mi abdomen y el de el dentro de mi culito. Más que satisfecho, feliz, me termino tomando mi leche, el dice que le exita, y así nos quedamos dormidos juntos.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ