¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Reconciliación, Sexo con viejo verde; un ano destrozado

Hola, cómo estan; aunque mi último relato no fue casi comentado; si que me llegaron varios mensajes al inbox; y Stiven y yo terminamos pasandola rico hoy gracias a uno de mis lectores; mucho morbo si, pero llegue con dolor de novio, no se logro consumar, pero el plan estuvo muy vacano; De antemano gracias a Jean por este día, este viernes tan vacano. 

Por petición de Jean, mi lector; con Stiven y lo que paso con Yeison, empezamos a pensar en un rico compañero de trio, nada serio; solo sexo seguro y rico; tengo algunas fotos mias culiando en mi perfil, soy el blanquito culon, jejejej. Con Jean lastimosamente no se puede porque viaja, pero quedamos abiertos  propuestas, y de ser posible, subir alguna foto de esos encuentros.

Bueno, después de los anuncios parroquiales; voy con el relato; como ya es obvio, le he hablado a Stiven de algunos hombres de mi pasado y así; y si, terminamos peleando porque supo que tuve rocas con Ignacio, no ha leido mi relato, ya que Stiven desconoce guía, pero no faltan las viejitos "informativas" del barrio y así; por lo cual estuvimos de pelea la semana pasada, pero para el finde, nos reconciliamos; no obstante; mi suegra sigue al pie del cañon vigilandonos; así que por circunstancias no tan extrañas, termine teniendo sexo con un desconocido no tan desconocido.

Resulta que la pelea con Stiven se dio gracias a varios chismosos; entre ellos don Rafael, el protagonista sorpresivo de esta historia, les describo; don Rafael es un maduro, bastante maduro y poco atractivo, semi calvo, de esos que tiene entradas, de bigote; en fin, re feo, viejo verde y para acabar de ajustar, peludo y chismoso, el trabaja en una licorera-bar-lugar de viejitos chismosos-cantina, ahi ya llegando a san Cayetano; claro, aunque ya el tema Lgtb ya no es tan extraño, los vecinos hablan entre ellos sobre los hombres que entro a mi casa a escondidas de mi novio; bueno, según los vecinos, muchos; lo real, solo Ignacio.

Resulta que todo ese chisme llego a oidos de Stiven, y pum; discutimos ahi cerquita a la iglesia de san cayetano; y él termino marchandose enojado para su casa, eso fue a final de semana, yo todo enfadetas, no se me ocurrió mejor idea que ponerme a tomar cervezas, y después algo de guaro ahi en la acera, a pesar de estar molesto, y de que Stiven no me contestaba ni respondia los mensajes; yo tome hasta quedar mareado, o como decimos coloquialmente, hasta quedar prendo, y me quede ahi hasta tarde, no se que horas eran, pero los locales estaban cerrados, excepto la cantina esa, con un último borracho que se fue a su casa, y yo con ganas de orinar, entre y orine.

Ahi don Rafael empezo a hablarme, a conversarme; y claro esta, sabiendo que el habia tenido algo que ver con el chismorreo, le meti mera insultada, pero siguió, y siguió, y siguió hablandome. Cuando iba a salir; me encontre con la sorpresa de que este viejo habia cerrado las puertas, y cayo a manosearme, entonces le meti un puño en la cara, no recuerdo que le dije en ese momento. Pasaron algunos momentos y seguimos hable, y hable y hable. Hasta que terminó amenazandome con decirle a Stiven que yo salia con otros hombres, medio alegue, pero al fin me gano el sueño, y si señores; me dormi ahí.

Al despertarme; estaba boca arriba en el suelo, me desperte por el placer que sentia; si, mi glande, mi verga estaba que explotaba; mire y vi a Rafael pegado chupando como loco mi verga, le meti una patada, y me levante de una, estaba en una habitación a oscuras con él, solo se colaba un poco de luz por el quisio de la puerta.

-Haber este hijueputa, ¿me violó o que malparido?- dije encabronado y asustado a la vez (Ya alguien me intento penetrar mal una vez y casi me desgarra, esa vez sangre). Mande mi mano a mi ano a palparlo; y respire, estaba intacto; Rafael encendió la luz, después del vampirazo; vi que estaba en una especie de mini bodega, algunas cajas de cerveza en el suelo, al fondo una nevera de esas de postobon llena de licor, y Rafael desnudo, con su buen moreton en la cara y en el costado, supongo, ahi fue donde le meti la patada.

Después de mucho rogarme, y rogarme, terminó ofreciendome plata, hasta que me hizo la oferta tentadora; -Vea mijo; yo le doy 500 ya, y se deja mamar el chimbo; si se bota me lo como, y si no; se va-, eso sono como un desafió para mi. y aunque estaba algo mareado, acepte.

Guarde primero la plata, mi ropa estaba afuerita, seguia en el local. regrese; totalmente flacido; Rafael se arrodillo ante mi; y claro, se metió toda mi verga flacida y pequeña en la boca; empezó a chupar, yo me divertia mirando. el se iba masturbando de a poco; al principio, lo que esperaba, nada de nada; entonces el saco mi verga de su boca y empezó a chupar mis testiculos; tampoco le funcionaba; estuvimos así casi media hora; - bueno, me voy- le dije al fin; -espera, me falta solo una cosa-, dijo muy morboso y algo desesperado, -a ver qué-, respndí dandole la ultima oportunidad.

Rafael coloco sus labios solamente en mi glande, lo rodeo con estos, y bueno; nunca me la habian chupado así; mas no era chupar, era como salivar y lamer, empece a sentir placer, que no queria; pero el seguiá y seguiá; se apoyo dandome una buena paja; y sus quejidos me calentaron mas (Ya llevaba como media hora arrodillado chupando), me deje llevar por la chupada del viejo verde, y al rato, al mucho rato después de ese disfrute goloso pum, le llene de leche el bigote y los labios.

Se levantó euforicó; -Siiiii, al fin-, trato de besarme y manosearme; lo empuje, -¿qué le pasa?- , -te botaste, quedamos en que si eso pasaba, te dejabas comer-. Yo seguia duro, pero si; me habia botado; tenia la plata en el bolsillo; y si, él tenia razón, en eso habiamos quedado, - bueno, tirese ahi al suelo me le monto- , - ha no mijo; yo soy el que me lo voy a comer, ponganse en cuatro mijo-. mire su verga; bueno, no es muy grande, las del tipo punta de lapiz, saliendo de su selva de pelos; de tamaño normal, menos mal pense, -pero...- fui a contra argumentar y me interrumpio, -pongase en cuatro, hagale pues yo le meto el chimbo-, obedecí, respire profundo y me coloque en cuatro hay en el suelo; cuando vi que el se hizo detras, me escupio el ano, -oiga, ¡el lubricante!-, exclame -cual lubricante mijo; los maricas de ahora si son muy delicados, eso es como antes, salivita, e ir metiendole el chimbo suavecito pa sacarle la mierda después-,  - hay no; hay jueputa vida...- fui a responder cuando empezó a penetrarme, despacio; muy despacio mientras seguia escupiendome el ano y el culo; me quede quieto con el ardor y algo de dolor, pense, me va a reventar el culo; obvio, no queria que me desgarrara, él seguia entrando, fue eterno, -hay, no, no parce, saquelo, use lubricante, así sea vaselina-, le decia, -venga mijo que usted es todo un berraco, ya casi estoy dentro, ya casi mi reina-, y al final, quedo adentro de mi; respire, me dio una nalgada, pero no empezo el mete saca, me volvio a nalguear, yo adolorido pregunte, -¿ya?, no me va a clavar-, - estoy esperando a que usted mijo, como mi reina, mamasota hermosa le pase el primer dolorcito-, y si, espero diciendome morbosidades, mi talón de Aquiles, el morbo, me calente un poco, -deme pues chimbo parce-, le dije a los pocos minutos; se agarro bien de mis caderas, y empezó a embestirme; sentia mucho ardor, pero el morbo me pudo mas, empece a masturbarme con la derecha mientras me sostenia con la izquierda, el gemia como loco, vi que trataba de darme a lo bestia, si; trataba; pero lo disfrute; se vino increiblemente rapido, sin que yo siquiera me moviera para hacerlo botar, obviamente, no alcance a venirme otra vez, terminamos; entre a su sanitario para limpiarme la leche, me vesti, tome el dinero y me fui.

Llegue a mi casa y me asee, me bañe varias veces; y ya en la madrugada alcance a dormir algo; a media mañana; tocaron mi puerta, era Stiven, se habia escapado del colegio para venir a hablar conmigo. Entro; y ni bien, alcanzamos a hablar, queria quitarme a Rafael y a Ignacio de encima; así, que como descontroladamente, lo bese, y bese y desnude.

Stiven trato de resistirse; - es que siempre es cuando tu quieres y como tu quieres- me dijo; -¿cómo quieres?- respondí, me lanzo a la cama, se subio encima de mi y me beso todo el pecho, nunca lo habia hecho, le senti delicioso, fue bajando, me lamio el abdomen; me hizo oral; mientras se aplicaba de mi lubricante, - te quiero preñar- le dije viedolo chupar; -preñame Sensei- me dijo, y se puso unas orejitas de gato, mientras se fue sentando lentamente en mi verga, empezó a darme sentones muy tiernos y morbosos, se retorcia sobre mi entrequejandose, respiraba entrecortado, se dejaba caer de frente, me besaba y jugueteaba. Estuvimos así por ahi una hora; no hace falta decir que me vine varias veces en su ano, mientras el jugaba a tomarse mi leche. todo entre "te amos, te quiero follar por siempre, y sus palabras en japones, como arigato sensei, gomenasai", y asi.

Hablamos, un rato desnudos, yo seguia con morbo, y el también, pero yo estaba flacido, y él no; terminamos confesandonos, el me dijo que estuvo con Yeison después, yo le confese lo de Ignacio, y lo de Rafael, pero le dije que habia sido días antes; quedamos en explorar más juntos; -Sensei, te quiero penetrar-. 

Me coloque en cuatro en mi cama, aunque mi ano estaba adolorido, queria que Stiven lo disfrutará; - Dame con todo, como cuando yo te clavo-, Stiven me aplico lubricante, se coloco y pum; como cuando yo lo penetre a él la primera vez; me zampo toda su verga de una, - Haaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa-, el dolor fue mucho, crei que me habia roto el ano, ya que me habia quedado maltrecho de lo de la noche; pero queria quitarme lo de esa noche anterior, queria que fuera Stiven, -¿Estas bien?- me dijo preocupado, -Sigue, sigue, dame con todo- le rogue mandandole un beso; el siguió, rompiendome el orto; yo feliz, a pesar de estar con el ano muy adolorido, empecé a sentir muy rico; y empecé a movermele para que disfrutara más; sus bolas chocaban contra mis bolas, ambos gemiamos, Stiven se vino.

Aún no terminaba, me voltió boca arriba, y me siguió dando, como en misionero; pero ya mas romantico; su verga no es tan grande como la mia, por lo que apenas me lograba penetrar en esa posición, un descanso para mi culo, y una bendición para mi libido; siguió así por ahi diez minutos más, entre besos. Se vino otra vez, sacando su verga de mi ano; dejando caer su leche en mis testiculos; nos habiamos reconciliado.

Bueno. De antemano, muchas gracias por su lectura, y nada; estamos buscando algún complice para pasarla rico; no queremos a ninguno de los que nos colocaron problema, sino alguien nuevo. Dejenme su comentario, y si les parecio largo, recuerden que me gusta ser detallado, por lo cual mis relatos son largos. Buenas nocehs y buenas pajas.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ