¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Estando en aquella sala, me quedé mudo por un momento, cuando Eduardo, así se llamaba mi nuevo amigo, me dijo que por dónde quería empezar. No paso tanto tiempo cuando interrumpió mi lapsus invitandome a conocer su apartamento, precisando que me relajará que no pensará en cómo se iba a dar todo. Le hice caso, me levanté del sofá y entramos al baño, era un baño espacioso con una división con un vidrio grueso, transparente, que dejaba ver desde fuera el cuerpo de la persona que se bañara en él. Había una buena colección de fragancias y lociones. Un espejo grande ocupaba gran parte de una pared. Seguidamente pasamos a un cuarto  contiguo, que era como un cuarto de estudio. Me acerque a una biblioteca donde había una gran colección de libros de sexo, con títulos como el Kamasutra, como hacerle sexo oral a un hombre, posiciones sexuales gay. Quedé sorprendido de tanta literatura. También se encontraba un computador, una impresora y algunos afiches de hombres musculosos. Después me dijo, quiero mostrarte mi habitación. Ingresamos a un cuarto amplio con espejos en las paredes y el techo, como en algunas residencias. Me dijo que tenía esos espejos porque no quería perderse ningún momento cuando tenía una relación. Un mueble Cerca a la cama  tenía dildos de diferentes tamaños y grosores, bolitas de esas que se meten en el culo, lubricante anal y un aceite para masajes. Un gran televisor empotrado en la pared y un clóset lleno de ropa.Me indicó que me sentará en la cama, que era amplia y parecía como de agua. Me senté y me moví un poco, el colchón subía y bajaba suavemente. También había una silla, una especie como de puff.Esta era la silla para tener sexo sentado. Una barra de sonido para escuchar musica. Eduardo se sentó en aquella silla y me dijo: no te preocupes por lo que pueda pasar entre los dos, sé que no eres homosexual, reconozco uno cuando lo veo y tú no eres uno. Pero si veo que tienes una pulsion sexual muy fuerte. Te voy a dar la oportunidad de experimentar el verdadero sexo entre hombres, pero te voy a colocar algunas condiciones: primero si vamos a tener sexo todo tiene que ser al natural, para poder sentir el sabor de tu semen, tragarme tu leche y que tú tragues la mía, lamer tu culo, besarnos. Para eso debes tomarte una prueba de VIH, te daré la dirección de un amigo para que vayas donde él a tomartela. En segundo lugar siempre nos bañarnos antes de cualquier cosa, perfumandonos, el aseo es fundamental para poder desplegar todo tu potencial sexual. En tercer lugar no hay límite alguno para lo que vayamos a hacer. Vamos a besarnos, acariciarnos, jugar con todos los juguetes que ves, me vas a penetrar como yo a ti, en fin, sin limitaciones. Y por último debes sacar un tiempo mínimo de dos horas para nuestros encuentros, nada de afanes. Si estás de acuerdo con estás condiciones podemos empezar la próxima semana, recuerda que si te arrepientes no habrán segundas oportunidades, así que piénsalo muy bien. Después de escuchar estás palabras nos despedimos pero salí de allí con muchas indecisiones, preguntas, emociones. Lo que pasó después será el tema del próximo relato.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ