¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Les resumo, para el mes de octubre del año 2010, por cosas del destino, nos hicimos amigos en Facebook, era un hombre muy atractivo y demasiado joven, aparentemente con una familia feliz, un día X comentó una foto mía e iniciamos una mini conversación que llevó a que nos agregáramos a Messenger, lo que está obsoleto hoy en día. 

De ahí en adelante, está escrito en otros dos relatos, pero les cuento que después de esos días, y de haber cumplido nuestra fantasía, nos enviábamos fotos, videos, manteníamos unas conversaciones, que ¡Dios mío! Eran de locos, nos veíamos con frecuencia en el mismo motel que la primera vez y nos entregábamos el uno al otro hasta decir no más, hasta diciembre del año 2015, que inicié una relación formal con un hombre (actualmente es mi pareja y padre de mi hija) en nuestros planes seguía continuar con los encuentros prohibidos y realmente nunca llegamos a tocar el tema del amor (era ilógico si quiera pensar en eso, pues él jamás iba a dejar su esposa, familia, por una culicagada), pues teníamos claro que era una relación netamente sexual, es más, durante esos años nunca nos llegamos a decir un "te quiero". 

Mi pareja por cosas de la vida, se enteró de la existencia de él y por obvias razones, para evitarle un problema en su hogar, tuve que alejarme y cortar toda comunicación con él. Fue de lo más difícil que tuve que hacer en la vida, pues era quien me satisfacía completamente... 

Así pasó el tiempo, y ocasionalmente nos escribíamos por e-mail, para saber cómo estábamos y cuándo tratábamos de concretar para vernos, algo pasaba. No se nos daba. 

En el año 2017 estuve fuera del país con mi pareja y mi hija, y aunque tenía todavía tenía el contacto de él en e-mail, dejamos de escribirnos, de vez en cuando lo stalkeaba en redes sociales, para saber de él y de ahí en adelante me di cuenta, de que lo que tanto temía, había ocurrido, estaba enamorada, pero después de descubrirlo no se lo hice saber, pues estaba lejos y no sabía cuándo iba a regresar. Así quedó todo. 

En noviembre del año 2019 regresamos, pero no le había dado la noticia a él todavía, pues le estaba dando prioridad a estar con mi familia, Hasta que en febrero del año pasado (2020) decidí hablarle, le envié un correo, diciéndole que quería saber cómo estaba, sin mentirles, no pasó ni 10 minutos cuando ya tenía respuesta de él en mi bandeja de entrada, les juro que la felicidad que me dio, fue tanta, que el corazón se me quería salir del pecho. Volvimos a agregarnos a WhatsApp y hablamos como si nunca hubiéramos dejado de vernos, me pidió una foto, le envié un selfie, recibí muchos alagos de su parte y fui retribuida de la misma manera con la foto, lo vi tan hermoso, incluso más que siempre. Me decía que me había extrañado todo ese tiempo, que siempre he ocupado un lugar muy especial en su corazón y que siempre iba a estar presente en su vida, pues le di la fortuna de haber sido mi primer fantasía. 

Inmediatamente cuadramos para vernos y a los 10 días nos encontramos. Me recogió en una estación del Metro, cuando me vio, se bajó rápido del carro y se abalanzó sobre mí con un beso y un abrazo que jamás en la vida me había dado, yo le correspondía de la misma manera, pues en mí ya no solamente había deseo por él, sino también amor, ambos temblábamos, no sé si de la felicidad, nervios por el reencuentro, pero fue muy lindo, me subí al carro y nos dirigimos al lugar testigo de nuestra pasión. Los nervios que sentí ese día, eran los mismos que los de la primera vez. En el camino, realmente poco hablamos, pero nuestras miradas lo decían todo, en cada oportunidad que tenía, me tomaba la mano, me sonreía y me daba un beso. 

Por fin llegamos al motel, el camino se me había hecho largo, pero iba feliz. 

Entramos a la habitación y de una me plantó un beso super intenso que hizo que mi respiración se acelerara, despacio empezamos a desvestirnos mutuamente, podía sentir sobre su pantalón, su pene erecto, me tenía en ropa interior ya, el seguía con el pantalón a lo que de una tomé la iniciativa se lo bajé junto con el bóxer, me encontré con un pene erecto, durísimo, con las venas bien marcadas y húmedo, sin pensarlo, me puse de rodillas y lo llevé a mi boca, extrañaba tanto su sabor, que se lo hice saber con la mamada que le di, él apenas se inclinada hacia atrás, me tomaba del cabello y me decía "mami, te extrañé tanto" , empujando con fuerza su pene dentro de mi boca, "nadie nunca me lo ha mamado tan delicioso como tú, ahora que volviste a mí, no te dejaré ir" me decía y eso me excitaba más. Me hizo parar, me dijo "espera mi amor, me vas a hacer venir rápido, yo también quiero besarla". 

Me terminó de quitar la ropa interior, yo estaba hecha un mar en mi entrepierna, me tumbó en la cama, y empezó a lamer mi vagina, cual niño con su helado favorito, metía sus dedos y veía cómo se los chupaba, todos llenos de mi humedad, me decía "La tienes tan deliciosa mi amor, qué falta me hacía tenerte en mi boca" 

Seguía chupando mi vagina con los dedos dentro hasta que me hizo venir, yo era tratando de separar su cabeza de mi entrepierna, pero no me dejaba, fue tan intenso el orgasmo, que aún me acuerdo y me mojo un poco. 

Ese día, no tuvimos sexo duro como antes. 

Con delicadeza se puso sobre mí, abrió mis piernas y lentamente fue penetrándome, me susurraba al oído que nunca había dejado de pensar en mí y que en cada oportunidad se masturbaba con las fotos y videos que le había enviado en aquel tiempo, él sentía cómo me hacía mojar, y con mucha delicadeza seguía hundiéndose en mí, yo me sentía la mujer más feliz del mundo, por primera vez, ese hombre no me había follado, me había había hecho el amor. 

Después de un rato, se puso boca arriba, ya era mi turno de estar sobre él, no sé cómo hice pero aguanté las ganas de moverme rápido, y lo hacía despacio, quería que ese momento nunca acabara, él tocaba mis senos, metía sus dedos a mi boca y yo seguía con mis movimientos despacio, hasta que le dije "amor me vengo, me voy a venir" era como si nos hubiéramos puesto de acuerdo, porque también me dijo que no aguantaba más, que se iba a venir. 

Lo hice primero yo, cuando estaba a medio orgasmo pude sentir como su pene descargaba todo su semen dentro de mí, eso hizo que mi orgasmo fuera más intenso. Fue algo completamente indescriptible. 

Aún con su pene dentro de mí, me incliné hacia él para quedar abrazados, y así de la nada me dijo "Te quiero, siempre lo he hecho y siempre te voy a querer en mi vida" Yo no supe que decirle, únicamente le respondí con un beso apasionado, pudo sentir como cambió mi respiración y mis latidos al escucharle decir eso. 

Hicimos el amor una vez más ese día, luego nos organizamos y me llevó hasta la esquina de la casa mis papás. 

De todas las veces incontables que hemos estado juntos, literal puedo asegurar, que ese día, fue de los más fascinantes de mi vida. 

Espero les haya gustado y que lo disfruten tanto como yo recordando cada momento de ese día. Y perdón lo extenso de la historia, pero quería contarlo, ya que en realidad a nadie más puedo hacerlo, sólo me queda este medio de manera anónima. 

Muchas gracias. 


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ