¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

La prima se llamaba Maria y todos le decian así porque era la prima lejana en no sé que grado de una familia amiga de la nuestra.  

La prima Maria me gustaba, tenía una cara bonita, una boca y labios muy tentadores, y un cuerpo muy armonioso: delgada pero con buenas curvas.   Yo en esa época estaba soltero y tenía un carrito Fiat con el que me daba gusto saliendo.

Un dia la invité a comer un helado y luego mientras caminabamos en el parque de San Antonio me le acerqué y le robé un beso: besaba riquísimo.   A mi me estaba empezando a gustar mucho y ya estaba montado en la película de ponerme de noviecito con ella.    Luego nos subimos al carro y la fui a llevar a su casa pero antes la seguí besando bastante y luego cuando la arrechera empezó a subir le empecé a acariciar las tetas por encima des escote y aunque al principio se dejó, luego me quitó y se alejó, en mi opinión de mala forma.     

Es normal que en la primera cita me diga que no y ponga distancias, pero la forma como lo hizo fue un poco brusca y me dijo algo como :"qué te pasa, yo no soy así, etc"

Confieso que eso me dió un poco de malgenio, sobre todo por la forma de decirlo, pero igual la llevé a su casa y la dejé ahí.   La intenté besar por última vez y aunque se dejó, ya no era lo mismo.   

Todo eso me dió como mala espina y pensé: "esa vuelta se cayó" aunque también pensaba "será que se me fue la mano? de pronto es muy recatada".   Dejé pasar unos dias y la volví a llamar para invitarla a salir pero me sacó el cuerpo y entonces ahi me dije que ya paila, nada que hacer.

Me quedé con un mal sabor de boca porque de veras la pelada me gustaba y estaba bastante rica, pero bueno, así es la vida.   

No volví a tener noticias de ella hasta un día, como 3 o 4 meses después, que llegué a mi casa y ella estaba ahí sentada en la sala, la saludé y se me hizo rarísimo pero seguí derecho para mi cuarto.   Al rato mi papá nos llamó a toda la familia y nos contó en su habitación que la prima lo había llamado llorando contándole sus problemas:   había quedado embarazada, el papá del niño le hizo la voladora, y la familia la había echado de la casa.   

Mi papá con lo buena persona que es accedió a darle hospedaje por un tiempo mientras ella conseguía que hacer.No niego que por una parte me dió rabia saber que estaba embarazada, pero por otra me daba alegría de la desgracia ajena, algo así como: "ahhh claro, conmigo no te dejabas ni tocar una teta y te las dabas de muy recatada, no?"

El caso es que empezó a vivir en nuestra casa, dormía en el sofá y pues yo tenía muy poco contacto con ella, salía a estudiar por la mañana y volvía por la noche y estaba bastante ocupado.

Luego de un tiempo, un viernes estaba tomando unas cervezas con unos amigos de la U y llegué como a media noche a casa y todo el mundo ya dormía; abrí la puerta despacio para no hacer ruido y al cerrarla escuché la voz de la prima detrás mío:

– Hola, ya llegaste

– Si, qué haces despierta?

– Estoy viendo una pelicula, no tengo sueño, me quieres acompañar?

– Bueno, porqué no?

Yo estaba un poco ebrio y me senté al lado de ella a ver la película y al cabo de unos minutos ella puso su cabeza en mi hombro y me dijo: "tengo frio".   Yo traje la cobija que ella tenía doblada al lado del sofa y la extendí para cubrirnos con ella.   Los minutos pasaban y ella se me arrunchaba más y más y ahí yo con el calor de una mujer joven y bonita al lado mío y con el alcohol en la cabeza empecé a tener ideas como ya se podrán imaginar.

La abracé y le dije, ven acércate para que no tengas frio; y ella feliz se me pegaba más, mientras yo le acariciaba la espalda y la cabeza con mis manos y el corazón me empezaba a palpitar muy fuerte.   Yo pensaba, "será que si lo intento?" y pues pudo más la arrechera que la timidez y a los 5 minutos le tomé la cabeza con las manos y la empecé a besar, que por cierto besaba riquísimo.

Yo no sé si fueron las circunstancias o la situación pero en cosa de 2 minutos ella empezó a suspirar y a gemir y eso me puso arrecho como un burro loco.   Obviamente hice lo que siempre había deseado y le empecé a acariciar los senos por encima de la blusa y descubrí que tenía un secreto muy bien guardado: las tenía grandes, jugosas y duras como me gustan las tetas a mi.    En cuestión de segundos le abría la blusa, le quité el brasier y empecé a besarlas y acariciarlas suavemente, eran pesadas y suaves y olian riquísimo: a hembra joven.

Luego empecé a lamer sus pezones y me di cuenta tal vez porqué ella no habia querido que le acariciara los senos en la primera cita:   eran su punto débil; empezó a gemir y a respirar mas fuerta y se me sentó encima mientras frotaba su entrepierna contra mi verga que para ese entonces ya estaba para partir panela.    Yo no podía creer lo que estaba pasando: realmente me iba a comer esa mujer que me gustaba tanto?

Mientras yo le chupaba las tetas ella bajó la mano y me empezó a apretar la verga con algo de rudeza, yo era muy joven y para mi siempre era un momento mágico la primera vez que una mujer me acariciaba la verga, yo no lo podía creer; y menos lo podía creer cuando de un brinco se quitó de encima mío y se puso de rodillas frente al sofá, me bajó los pantalones y boxer y se metió mi verga en la boca no con dulzura sino con ansiedad; estaba arrechisima.

A mi obvio ya me habian mamado la verga antes pero nunca con esa intensidad, con esa mezcla de deseo y desesperacion; yo estaba estupefacto de pensar que esa mujer tan linda, que hace unos meses solo me habia dado un beso y no se habia dejado ni tocar las tetas; que en las semanas q habia vivido en mi casa a duras penas nos dábamos el saludo; estuviera con las hermosas tetas al aire, de rodillas ante mi y chupándome le verga como si fuera la última verga de Cali.

Ella tenía un shortcito que se quitó ella sola y luego de unos minutos se puso de pie y me dejó observar su bonito cuerpo:   de caleña joven (tendría la misma edad que yo pero ahora que hago memoria era 1 o 2 años mayor), buenas piernas, buen culo, abdomen plano (todavía no se le notaba el embarazo) y unas tetas duras y de buen tamaño sin ser enormes.

Se acercó hacia mi y se volió a sentar sobre mi, desnuda, y mientras nos besábamos ella misma se insertó mi verga en su cuca despacito pero de un solo tirón hacia adentro, al tiempo que dejaba escapar un mugido como de animal herido; yo solo sentia el placer que siente uno cuando mete la verga por primera vez en una cuca:   estaba apretadísima, mojadísima y, lo que siempre me marcó, caliente; no qué caliente, digo ARDIENTE.

Yo a mis 20 años habia estado con unas 7 u 8 mujeres, pero ninguna tenía la cuca tan caliente como ella a la penetración; por muchos años pensé que era algo relacionado con su embarazo, las hormonas probablemente, pero tiempo después me volví a comer una embarazada y no era el caso.   La caliente era la prima: tenía la cuca mas ardiente que he probado en toda mi vida.

Cuando yo escuché su mugido me asusté porque pensé: "mierda, hemos hecho mucha bulla y mis papás se van a despertar, entonces me quedé quiero y le dije shhhhh, espera; yo tenía el corazón palpitando a millón (y la verga también dentro de su cuca) y trataba de escuchar a ver si alguien se levantaba, pero afortunadamente con el ruido del televisor parece que nadie se dió cuenta de nada.Luego de unos minutos empecé de nuevo a chuparte los pezones y con las manos libres a apretarle las nalgas, ella lo tomó como el visto bueno y empezó a cabalgarme lentamente pero profundamente mientras gemia suavemente y yo trataba de callarla besándola.   Era una sensación deliciosa y afortunadamente yo estaba un poco ebrio porque si no me hubiera venido en cuestión de minutos con lo delicioso que estaba.

Con mi última noviecita siempre habiamos usado condón, entonces la sensación de meterla a pelo en esa cuquita tan caliente me tenía loco.   Ella empezó a moverse más rápido y me decia, muerdeme los senos, me voy a venir; a lo que yo obviamente obedecí mientras sentía como su cuca se mojaba más y ella se movía ya de forma errática con su orgasmo, respirando fuertemente.

Después de unos instantes me preguntó "te viniste también?, y yo le dije, no, todavía, no! y ella con cara de sorprendida me miraba y me decía "no puede ser que aguantes, tanto!"   Yo normalmente era para que me hubiera venido hacía rato, pero tal vez la adrenalina de la situación o el hecho de estar un poco ebrio me hacían poder aguantar y disfrutar: normalmente a esa edad uno sufre pero porque no quiere eyacular todavía, pero yo estaba en ese estado que podía haber durado ahí todo el tiempo que quisiera.

Ella seguía mirándome sorprendida y como pidiendome autorización para seguir: yo seguí chupandole los senos lo cual me daba mucho placer y ella lo tomó como una señal para seguirme cabalgando, pero en cosa de 30 segundos volvió a decirme: "no puede ser, me voy a venir otra vez, qué es estoooooooooooo" al tiempo que cabalgaba frenética sobre mi, frotándose de arriba abajo y de adelante hacía atrás; yo sentia mi verga dura como un riel penetrandola lo más posible y en cuestión de unos segundos sentí su cuca palpitando y sus fluidos bajando por mi verga y testiculos e incluso mojándome un poco las piernas.   

En ese momento no lo supe pero yo creo que tuvo un mini squirt.     Volvío a venirse mugiendo como un animal herido y luego quedó derrengada encima mio (yo estaba sentado en el sofá) y recuerdo que le temblaban las piernas mientras me decía al oído "que rico, que rico, papacito, me hiciste venir 2 veces, esto nunca me había pasado, que rico, que rico"

Yo obviamente seguía con mi verga durísima dentro de ella y sintiéndome como el dios del sexo a mis cortos 20 años con tremenda hembra caliente y arrecha sobre mi.    Ella retomaba su aliento mientras me besaba con ternura y no paraba de repetirme "que rico, que rico papacito".  

Luego de unos minutos, recuperó su aliento, abrió los ojos, me miró con cara de perrito regañado y me preguntó: "también te viniste?" y yo le dije "no, todavía, no".  Abrió aun más los ojos y me decía, pero no es posible, duras muchisimo! Cómo haces!    

La verdad es que como ya les conté, ni yo mismo sabía porque tenía ese desempeño esa noche, pero lo que si sabía es que después de darle 2 orgasmos y de que me mirara con cara de actor porno; después de que unos meses atrás no se había dejado ni tocar una teta por encima de la ropa; después de que me hubiera rechazado otra invitación a salir, y sobre todo después de haberse quedado embarazada de otro (despué de que yo la queria como mi noviecita), no iba a dejarla ir así tan tranquilamente.

Pero veo que la historia ya está un poco larga, si les interesa la continuaré…


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ