¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Este es mi primer relato en Guía, sin embargo, espero que no sea el único

gracias por leer y espero les guste. 

Mi gusto por las niñas trans comenzó ya desde hace varios años, comencé como creo que todos comenzamos, buscando y viendo videos e imaginando si pudiese llegar a detenerme siendo esclavo de la lujuria y el deseo cuando por fin decidiera cumplir mi fantasía.

Todos tenemos gustos y pasiones viscerales que nos vuelven locos. Impulsado por estos instintos, comencé a sentir el más fuerte deseo por experimentar y probar que explotaba en mí el placer absoluto. Comencé consiguiendo lencería y algunos juguetes que cada vez que los usaba, sentía como esas ganas desenfrenadas se calmaban, aunque para mi mala fortuna no por mucho tiempo.

Disfrutaba ver como esas hermosas mujeres con vergas descomunales hacían gemir de placer y dominaban a sus pasivos como autenticas tiranas, me encantaba la idea de pensar que algún día yo podría estar en esa escena embriagado de lujuria e incansables ganas de ser sometido. Sin embargo, como lo es la naturaleza humana, no siempre deseamos lo mismo, por ello también me perdía en la imaginación anhelando dominar y someter a mi voluntad a una chica trans, haciéndola tragarse mi verga hasta el fondo, poniéndole una jaula de castidad, lamiendo su ano para que poco a poco se dilate y embestirla salvajemente penetrándola hasta el fondo hasta que ya no pudiésemos más y quedemos sumidos en el más profundo éxtasis.

Estos eran los pensamientos que inundaban mi mente constantemente y por los que por fin un día, tome la decisión de hacer realidad mi fantasía.

Fue un día como cualquier otro, (Aunque no lo sería para mí) mientras comenzaba a caer la noche y la oscuridad cobijaba la ciudad, despertaba en mí el anhelo de satisfacer el deseo que explotaba en mi interior. Así que, como ya era usual en estos casos decidí que al llegar a casa me asearía y quizá con uno o dos videos calmaría mis ansias (no podía estar más equivocado). Rápidamente salí y con muchas ganas llegue a prepararme, me duche y rasure e hice la respectiva ducha para disfrutar al máximo, busque algún video que me llamara la atención sin obtener éxito en los primeros minutos, pero de repente apareció ante mí el video de una hermosa trans que a mi parecer se veía muy natural, pero extremadamente sexi, justo como me enloquecen. Comencé a imaginar como seria chupar esas ricas tetas y ese delicioso culo no obstante lo que más me excitaba era esa gran verga (no tanto) que parecía estallar cada vez que la acariciaba.

El video era corto, por lo que quede con ganas de ver más de esta espléndida trans, vi en los comentarios que alguien ya había preguntado por su nombre y para suerte mía, le habían respondido. Sin pensarlo ni un instante abrí el navegador, busque su nombre y que gran sorpresa me lleve cuando lo primero que vi es que tenía un anuncio en mileroticos y ¡no solo eso! Si no que además estaba en Bogotá, no muy lejos de mi ubicación según su anuncio. En ese momento sentí como el deseo me invadía cada vez más fuerte y viendo las fotos de su anuncio confirme y decidí que ese día no seria como cualquier otro.

Guarde su número y le escribí, rápidamente me respondió con un audio indicándome todos los detalles de sus servicios, con solo escucharla me puso la verga a reventar y la mente a volar. Le pregunté por su ubicación exacta y me dijo que la llamara cuando estuviera afuera para recibirme. Tuve un momento de indecisión que se esfumó rápidamente y sin pensarlo ya estaba sobre mi moto con rumbo a su ubicación, donde me esperaba mi primera experiencia y por fin cumpliría mi deseo.    ---------->>>> Continuara "Parte 2"

Gracias Por leerme ;)


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ