¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

lo tenia claro mi supervisor me quería hacer la vuelta, a persar de ser muy recatada con todo debo confensar que ese hombre me inspira todos los malos pemsamientos juntos. no te niego que cuando lo veo pasar frente a mi, no pierdo oportunidad de mirar su miembro en su pantalon, puedo ver que es grande, y cuando digo grande, no estoy exagerando. 

no te voy a mentir en ocasiones llego a mi casa, me meto a la ducha y de solo recordar aquella verga grande y gruesa atrapada en esos pantalones bien ajustados al cuerpo, mis manos empiezan un recorrido rapido y descarado a mi vagina, que para ese momento está babosita, llena de fluidos y con un calor que se puede sentir hasta el útero. 

me convierto en una perra arrecha, que enloquecida de lujruria frota su clitoris como una desesperada, me fascina meterme los dedos tan adentro y tan duro imaginando que es su verga golpeando las paredes de mi palpitante cuca. uffffff me encanta masturabarme pensando en aquel macho, me enloquece la idea de darle pequeñas palmadas a mis carnosos labios vaginales, no son fuertes pero si logran prenderme y hacen que tenga una sensación de placer, ardor y ganas de meterme lo primero que tengo a la mano.

soy su puta imaginaria, me masturbo tan fuerte hasta que como una gran explosión mis fluidos salen de mi ser con una gran fuerza, me encanta masturbarme sentada en la taza del baño y ver como los chorros de liquido empapan el espejo. y despues casi como imaginando que él me lo ordena lamo todos y cada uno de mis dedos, saboreando la ljujuria que ese hombre enciende en mi. 

solo de pensar en este semental, sumado al hecho de que es mi supervisor hace que mi entrepierna se caliente y mi clitoris empieza a palpitar.  cuanto deseo junto y aunque él mira sin reparo mis abultadas tetas yo deseo que su gran mazo de carne, rompa mis ser, que penetre mi culo sin omitir fuerza alguna, que pueda sentir como mi virginal culito es reventado con tan majestuosa verga, no veo la hora de que este hombre me haga suya y rompa mi culo, que al final quede adolorida con el culo bien abierto, y cansada, ojala llena de su caliente y espesa leche. pero feliz de servirle a mi quiero supervisor.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ