¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

CONFESIONES DE UN DADDYSUGAR A EN CUARENTENA. Parte 1

“Las babys Sugar avivando la llama del amor “

En días pasados escribí un post sobre las babys Sugar en cuarentena y como tal vez la estarán pasando a raíz de esta pandemia. He recibido innumerables comentarios de parte y parte. Pero fueron las cartas de dos Daddy Sugar que me inspiraron a crear este post según ellos como respuesta y defensa de la preferencia de este tipo de relaciones informales:

Soy Danilo Flores Naranjo,  tengo setenta y cuatro años , veinte cuatro años de casado y dos hermosas hijas , mi nivel económico es bastante solvente , he trabajado en una prestigiosa  firma de abogados por años y la pregunta que  sigue es : si lo tienes todo ¿porque contratas un servicio de una jovencilla como baby Sugar ? . Llegue a este modelo de relaciones por un amigo a quien observábamos en los congresos de la empresa por fuera de la ciudad y negociaciones muy bien acompañado de una joven hasta treinta años menor que este. Carlos no dejaba de vanagloriarse con el rejuvenecimiento que estaba logrando al estar cada día en la cama con la bella joven, nos explicó las reglas del entretenido juego: no enamorarse, una jugosa mensualidad, encuentros programados, cero:  pleitos, escenas de celos, llamadas por fuera de lo pactado, reclamos por olvidos de fechas conmemorativas.

 Lo más importante, una joven, exuberante, hermosa jovencita dispuesta a viajar a cualquier compromiso contigo, a colocarse un baby doll o pequeños conjuntos de lencería que le compras con ilusión, y  ¿qué  decir en las artes amatorias? , solo es pedir que ella os dará , el placer que necesitas , el sexo en el hogar se vuelve una rutina o simplemente no lo hay  por los niños  , las ocupaciones entre la estupenda ama de casa   ,tareas de los chicos y el propio trabajo de tu esposa que al llegar a las  ocho de la noche pensara en todo  menos en colocarse unos ligueros  rojos pasión con unos zapatos negros de tacón alto y menos tendrá cabeza para un masaje tántrico, erótico con un aceite afrodisiaco.

Asi describiendo mi rutina diaria, entre trabajo , regreso a la casa y nuevamente verla con el mismo chongo en la cabeza , el calzón mata pasión   y embadurnada de sus cremas de zanahoria , sábila y berenjena , me dirigí al baño con el celular y  la pagina que Carlos  nos habia dado en nuestra tertulia cervecera de los viernes .Me di de alta y comencé a ver infinidades de chicas de todo tipo  lo único que tenía en común era que no pasaban de los treinta y asi , me cayeron dos muy bien pero fue a la primera que le escribí esa misma noche donde me respondió de inmediato y sin haberlo planeado en una hora por WhatsApp   ya conocía casi todo de ella , asi que no lo dude mas y esa misma noche decidí darle las indicaciones para al día siguiente una cita .   

Creo que llevaba casi treinta años que no me despertaba con tanta ilusión asi que me duche , arregle de tal forma que mi esposa no tuviera mucho recelo en mi cambio de comportamiento como no los habia advertido Carlos , tuve dos juntas y después fui a mi encuentro con ella en un pequeño bar de tapas en el que pedimos ambos una botella de vino chileno y unas tapas de quesos y jamón , ella no pasaba de los veintidós años fue directa y escribió la suma de dinero que necesitaba mensualmente para mantener a su madre , a su hermano , a su padre invalido y hasta la mascota que tenia en casa . No estudiaba porque debía partirse entre dos trabajos y algunas colaboraciones en casa, antes que se lo preguntara expuso que no era su primera vez en la página. Pero si esperaba que fuera la última, su primer intento el caballero quería experimentar relaciones sadomasoquistas asi que obviamente no funcionó, lo abandonó a la segunda cita y su ultimo intento el Daddy Sugar pretendía que mantuvieran relaciones sin preservativo.

Le comenté lo rutinario que se habia convertido mi relación y definitivamente deseaba adrenalina, motivación, variedad y si no tenía tales prácticas excéntricas si me gustaría innovar en el sexo a cambio de su buena compañía, cooperación para innovar mi rutina sexual y algo de acompañamiento en reuniones de negocios por supuesto le ofrecería sin problema alguno la fuerte suma de dinero que demandaba mensualmente para sus problemas económicos. La propuesta de ambas partes estaba dada y fue aceptada. Asi empecé a ser su Daddy Sugar y Viviana mi querida y amante Baby Sugar.

                                                              Continuara …………….


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ