¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

El anuncio era claro “MADURA BUSCA MADUROPARA ENCUENTROS CASUALES “Y además en un aparte agregaba que le gustaba mucho recibir lengua…eso me entusiasmo y me hizo enviar un mensaje de aceptación…

Me puse muy contento cuando recibí la respuesta en mi correo electrónico… un número de celular y un mensaje de llamarla en la noche.

Ana María , así se llamaba ella , me conto que nunca había tenido una cita a ciegas y menos para algo tan íntimo como su gusto por recibir sexo oral …finalmente acordamos vernos en un barde un centro comercial en Bogotá.

Era una cita a ciegas, y como no sabía ni cómo era físicamente, recordé que me dijo que llevaría un gorro de lana azul para que pudieraidentificarla…

La vi desde mi sitio en el rincón del bar, Tenía unos 55 años, medía aproximadamente 1,65 cm de complexión ancha, pelo y ojos castaños y un estupendo par de tetasy muy caderona.

No era lo que se podía llamar una modelo pero sitenía “mucho para despertar morbo”.

Se sentó y de inmediato llego la mesera, pidió una cerveza de las mismas que yo estaba tomando y comenzamos a charlar alegremente y de pronto me dijo, bueno no estas nada mal… te ves más joven de lo que dices, agradecí y por supuesto le devolví sus comentario con uno igual – tu no estas para nada mal tampoco, estas muy bien para tu edad -

La agarre fuerte por los brazos con firmeza y sin mediar palabra acerque su cara y la bese en la boca. Ella respondió abriendo su boca y dejándome jugar con mi lengua en ella….la escuche gemir al sentir mi lengua en la suya

-Ufffffff que deliciosa lengua tienes, creo que voy a disfrutar de este encuentro más de lo que imaginaba -  me dijo

Sentí que entreabrió sus piernas y yo aproveche para dejar subir mi mano por sus muslos hasta tocar, de manera disimulada, su entrepierna, pude sentir la tela de una tanga suave…

Ella me dijo al odio, tócame y siente lo que vas a chupar y lamer

No me hice del rogar y corrí la tela hasta sentir la piel delicada perfectamente depilada, sus labios vaginales húmedos pero muy suaves al tacto y una amplia vagina terminada en una cresta gruesa y amplia, al sentir mi dedo en su clítoris ella mordió mi oreja.

No sentamos de manera correcta nuevamente y unos minutos después salimos del bar

Salimos y tomamos un taxi hasta una residencia cercana y luego subimos en el ascensor hasta una habitación y luego de entrar cerré la puerta…

Ella se sentó en la cama y yo después de quitarme la chaqueta y la corbata, me arrodille frente a ella y mis manos comenzaron a acariciar sus piernas mientras subían buscando bajo su falda hasta tocar su ropa interior, separe sus piernas y acerque mi cara a su sexo, olí sus lindas tangas y el aroma a mujer excitada me excito también.

Frote mi nariz contra su sexo y ella abrió al máximo sus piernas mientras se quitaba la blusa , dejando al descubierto un lindo sostén de encaje el cual también se quitó dejando libres su par de tetas y comenzó a frotarlas con sus manos mientras yo atendía su vagina. Con mis dedos retire la tela hacia un lado y con la punta de mi lengua recorrí los labios de su vagina lentamente sintiendo como su cuerpo se estremeció, empuje la punta de mi lengua un poco para entreabrir sus labios y recorrí su cueva desde abajo hasta arriba con calma y disfrutando su sabor y su aroma a mujerbien aseada y perfumada

Ahora mis dedos separaron sus labios y yo lamí suavemente presionando sus paredes con mi lengua completa…abriendo su raja con la presión de mi lengua y luego deslice mi lengua por su vulva mojada ya a estas alturas, mi lengua recorrió su clítoris que casi de inmediato se puso erecto, moví mi lengua de arriba hasta abajo y luego lamí sus labios vaginales hasta sentir su primer orgasmo. Sus jugos inundaron mi boca pero no me detuve allí…

Acerque mi cara de nuevo pero esta vez ella se bajó sus tangas y yo se las quite por completo, se recostó en la cama y atrapo mi cabeza entre sus piernas para evitar que yo pudiera escapar mientras le lamia su delicias vagina, volví a repasar su cueva con la punta de mi lengua y sus paredes vaginales, hundí mi lengua hasta lo más profundo de su rica raja moviéndola en círculos hasta que sentí la presión de sus manos en mi cabeza y recibí en mi boca su segundo orgasmo. Me detuve un minuto para disfrutar de sus gemidos y sus movimientos de placer.

Ahora volví a meter mi cara entre sus piernas y entonces atrape sus labios vaginales entre los míos y sin aviso previo succione lo que hizo que su cuerpo se retorciera de manera increíble y ella intentara metertoda mi cabeza dentro de su vagina …sus gemidos ya eran casi gritos de placer. Empuje mis lengua hasta su clítoris y luego de sentir su erección agarre el clítoris entre mi boca succionando despaciopero con fuerza , tirando de él y sintiendo todo el cuerpo de la mujer temblar y casi d inmediato vino su tercer orgasmo , mientras ella se corría yo lamia su cueva sin detenerme , y su cuerpo temblaba completamente.

Con uno de mis dedos recorrí el hilo húmedo que salía de su raja hasta llegar a la entrada de su hoyo del ano y ella al sentir mi dedo en su culito se revolvió en la cama gimiendo de gusto. Sin violencia alguna le recorrí su ano por la orilla sintiendo primero como se apartaba y luego como se dilato…lo recorrí en círculo pequeños hasta que se abrió solo y me permitió frotarlo y deslizar mi dedo hasta el fondo… Atrape su clítoris entre mis dientes y sin morder apreté su erecta cresta saboreando sus jugos y su dureza…allí llego su cuarto orgasmo. Entonces me detuve para descansar y tomar aire.

Nos desnudamos completamente, nos besamos y empecéa chuparle las tetas, mientras le acariciaba su vagina. Cada vez que tocaba suclítoris, se revolvía como una culebra y suspiraba de gusto.

Sin que sediera cuenta, fui bajando lentamente por su vientre hasta llegar a su raja de nuevo. Me coloqueentre sus piernas y fui sobando y besando sus piernas, lleguea sustobillos y después subí de nuevo, esta vez lamiendo todo el largo de sus piernas. Eso la calentó mucho. A continuación medirigía sus caderas, las acaricie y bese, y mecoloquede nuevo entre sus piernas, las abrí un poco más, bese los muslos por dentro y por fuera y empecé a lamer su raja. Aquello era una locuras, se estaba volviendo loca de gusto, y cuando empecé a succionar su clítoris nuevamente, fue demasiado, comenzó a correrse sin parar. Intenté apartar mi cara, pero sus manos en mi cabeza me lo impidieronydejeque se corriera. Yo metragaba todo lo que salía, su cuerpo temblaba pero quería más, lonotey lapuse sobre la orilla de la cama, sus piernas colgando sobre mi hombrosy arrodillado ante su raja excitada y abierta de nuevo sela lamía, con fuerza y desesperación, hasta que lemetí mi lengua hasta el fondo de su vulva . Esta vez la sentía más profundo, su sexo apretaba milengua, sentía de nuevo que se venía otro orgasmo y comenzó a gritarme:

– ¡Más… más…!

Cogíacon ambas manos mi cabeza y la hundíaen su sexo mientras secorría sobre mirostro. Luego, como pudo, se recostó y me coloquea su lado, ella mebeso y lamio mirostro, limpiando sus propios fluidos, que tenían un sabor muy fuerte.

Cuando me recuperé, me dijo que me tumbara en la cama. Agarro mivergay empezó a pajearme despacito. Me acariciaba los huevos y poco a poco bajo sucabeza hasta metérsela en la boca. Yo apenassolté un suspiro tremendo, se diocuenta que aquello me encantaba. Siguió chupando y lamiendo, con una mano me masturbaba y con la boca subía y bajaba a lo largo de miverga. De pronto acelere y le dije:

-Cariño, voy a venirme.

Me dijo que lo hiciera. Le solté un lecherazo que al principio, la agarro de sorpresa, pero conforme iba notando mischorros, fue tragando y cuando acabe, melimpio la verga con su lengua, despacito y con cariño.

Nos quedamos los dos tumbados en la cama, estábamos agotados. Nos tapamos y quedamos profundamente dormidos un buen rato, después nos vestimos y salimos.

Aquella fue nuestra primera cita y no hace falta decir que a partir de aquel día, cada vez que nos encontrábamos, yo la dejaba cansada de darle tanta lengua y ella mechupaba la verga.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ