¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

PROBÉ UNA MUJER CASADA

MaríaAndrea, es una mujer de 45años, pero se casó a temprana edad, con un par de hijos, de 1.65aproximadamente, senos grandes y redondos, realmente hermosos, que resaltaban en su blanca piel, denalgas y caderas anchas y firmes,lindas piernas, con cabello largo de color negro y una cara de mujer másjoven. Luego de algunas conversaciones por teléfono, ella me indicó que quería conocerme en personay la verdad me gustaba la idea, así que cuadramos para vernos a inicio de semana.

Ella tenía una empresa de video yfotografía, como independiente no tenía que pedir permiso a nadie y su esposo trabajaba en un banco por lo quetenía el tiempo a su disposición. Nos citamos en chapinero, muy cerca de los moteles, eran las 8 de la mañana cuando me indicó que estaba en el lugar y le indiqué las características de mi vestuario por lo que fue fácil ubicarnos. Nos besamos como dos amigos y pedimos un café, luegohablamos trivialidades, recuerdo le pregunté si había sido infiel alguna vez y me dijo que era la primera vez que se citaba con alguien desconocido, pero que le daba curiosidad sentir nuevas sensaciones y la recomendación de una amiga le quitó cualquier miedo posible, le dije que me sentía honrado por la confianza y que por mí no se preocupara, solo era disfrutar el momento y que los problemas no eran lo mío.

Después de unos cuantos besos le invite a tomar una cerveza pero al reparar en la hora le dije de manera directa que solo sería posible en un lugar privado , me miro algo sorprendida pero con un suspiro profundo me respondió que si solo era para tomar unas cervezas, no había problema

Llegamos al hotel, pagué lo correspondiente, subimos unas escaleras desde allí hasta la puerta de acceso, entramos a la habitación y me acerqué para besarla, lo hicimos suavemente, teníamos tiempo y no había que ser salvajes de forma inmediata, olía muy bien, palpé un poco sus nalgas y me aparté para destapar las cervezas que habíamos pedido . Ella estaba vestida de jean, sweater, realmente como si hubiese ido a su trabajo, nada del otro mundo, por lo que le ayude a quitarse la ropa y la dejé en ropa interior negra, de encajes, muy bonita. Ella hizo lo mismo conmigo, quedé solo en bóxer, ya la situación me tenía caliente, así que se notaba un poco el bulto y vi que sus ojos no perdieron tiempo en observarlo.

Nos besamos nuevamente, olía su cuello, tenía un olor exquisito, de piel suave, poco a poco esos besos eran más apasionados, pintaba muy bien todo, bajé a sus senos y quité su sostén, quedando ante mis sus pezones erectos de maneramaravillosay los llevé a mi boca, se sentía muy bien, sus pezones estaban duros, gemía divino, por lo que la recosté sobre la cama y comencé a lamer desde su cuello hasta sus pezones y seguí bajando hasta su delicada tangade encaje , la cual baje con mis manos hasta desnudar su suave y bien depiladavagina , la recorrí despacio con mi lengua mientras mis manos acariciaba sus nalgas , al sentir abrirse sus labios vaginales gimió fuerte y separo sus piernas para permitirme meter mi cabeza en medio y comenzar a chupar su delicioso y húmedo sexo …su olor y su sabor eran exquisitos , su perfume dedicado me excito al máximo . Empuje mi lengua resbalándola por sus labios hasta chocar en su clítoris, una cresta amplia y recta que se asemejaba a un pene pequeño, lamí y chupe su cresta hasta que escuche su gemido fuerte y sentí temblar su cuerpo con el primer orgasmo. Vinieron dos otras mas, seguidos uno del otro. Descansamos sobre la cama.

Después de tomar aire , , le dije se diera vuelta, así lo hizo, observé su culito brillante, acerqué mi nariz, esa mezcla de flujo, cuidado corporal y lo natural de esa parte, son mezclas que hacen me excite a más no poder, empecé a besarla, mordí sus nalgas, y comencé a saborear suavemente su culito, sus gemidos, eran música para mis oídos, realmente me encantaba la forma que lo hacía, abría sus nalgas para que tuviese más acceso a ellas, hasta que literalmente la cogía con mi lengua, así estuvimos un buen rato, mientras se pajeaba y alcanzaba un orgasmo con mi lengua en su culo.

Ambos sudábamos, yo con mi verga gorda y erecta , súper dura, y ella me dijo es mi turno, y me dijo que vaina tan rica, lo tocó, como quién descubre un juguete nuevo, me hizo acostarme y empezó a chuparlo poco a poco, hasta que subió el ritmo, lo pajeaba mientras me miraba, le decía que era una chica muy traviesa y me decía que se sentía como una puta, por ponerle cachos a su marido pero que eso le gustaba sentir, lo que me encantó y agarré su cabello para que lo tragara, pero se ahogaba en el intento, poniendo saliva espesa, para morbo de ambos. Le dije quería cogerla, se puso en cuatro, y nos centramos en lo nuestro, le daba con todo, era una madura activa y aguantadora, perversa, divina, la nalgueaba, ya en ese momento tenía las nalgas rojas; le dije que se montara encima que quería ver su cuerpo cabalgando sobre mí y vaya que se lució, llegó un punto que no había retorno y le dije acabaría, haciéndolo ambos al mismo tiempo, mientras jalaba su cabello y se lo clavaba hasta el fondo.

Quedamos rendidos, pero luego comencé de nuevo a saborear su culito, sus gemidos aumentaron y ya eran casi gritos , frote un dedo en suentrada lo que la hizo retorcerse en la cama , la penetre hasta el fondo conmi dedo y le dije que quería cogerla por el culo, a lo que accedió, volví a chuparle el ano , su anillo estaba dilatado , frotemi verga poco a poco hasta que se fue comiendo la cabeza, gritaba, pero más de dolor placentero, luego de unos instantes empuje mi verga a lo profundo y ella inicio un movimiento de caderasexquisito , mientras se lo comía ricamente por atrás. Ella podía pasar de ser una mujer tierna a una perversa exquisita y me gustaba esa dualidad, me dijo cógeme duro sin compasión, y no podía decepcionar, así que empecé a darle unas buenas embestidas, se lo clavé literalmente todo, y le dije le llenaría el culo de leche... fue un orgasmo divino.

Pero luego que recobro la fuerza, la coloque boca arriba y le di vergacon ganas hasta que escuche que se venía otra vez, yo sin detenermeseguí empujando mi verga en su interior. Cuadro sintió que me iba a venir me pidió que le echara mi leche en su boca a lo que accedí gustoso, se arrodillo en la alfombra y me chupo la verga masajeando mis bolas hasta que le llene sede semen su boquita hermosa y sus ojos me miraron como fiera satisfecha.

Entramos en elbaño y, otra vez admire su cuerpoen todo su esplendor, de espaldas a mí...!qué culo...¡

La abracé desde atrás apretándola contra mi pecho, giró su cabeza ofreciéndome sus labios y su lengua, que se enredó con la mía en un beso salvaje pero tierno. Mis manos acariciaron su vientre y fueron subiendo hasta que encontré sus pechos firmes, con los pezones erectos, duros; tomé cada uno de ellos con los dedos pulgar e índice y se los fui "amasando" arrancando gemidos que contribuían a elevar nuestra excitación. Mi verga estaba apoyada entre sus nalgas y tan dura que empezaba a doler.

Fui besando su espalda, a lo largo de su columna hasta llegar a sus nalgas a las que le di suaves mordiscos que note, le encanto. Se apoyó con sus manos en el lavabo y así, con su culo frente a mi cara, separé sus nalgas y, sin más, pegué mi boca a su tentador anillo. Lo besé, lo lamí, le daba pequeños soplidos y ya jugado, introduje la lengua y eso la hizo estremecer y lanzar un gemido de gozo. Intensifiqué mis embestidas lingüísticas notando como su ano ya no ofrecía resistencia alguna.

Me fui incorporando haciendo el camino inverso y con el mismo trato hacia su espalda. Cuando intenté hacer que gire para enfrentar nuestros cuerpos, se fue agachando y, pasando una mano por entre sus piernas, agarró mis huevos y los pellizcó, eso hizo que, instintivamente, me echase hacia atrás. Medio riéndose, agarró mi verga y dice:

-No papito, de acá ud.  no se va, después de todo lo que hizo, hay un agujerito que está esperando muy ansioso.

Dicho esto se agachó y comenzó una mamada increíble. Ni ella ni yo dábamos más por lo que, la ice girar quedando su culito y nalgas a mi disposición, una pose por demás hermosa ya que permite, también, acariciar los senos y hasta besar su boca Apoyé delicadamente la cabecita, inflamada y colorada, cubierta de líquido pre seminal, en su deseado anillo y fui penetrándola, lenta y pausadamente yaacostumbrado a mi pene. Un quejido y un “no pares” me animaron a empujar más fuerte hasta que mis huevos hicieron tope contra su cuerpo. Me mantuve quieto unos momentos tratando de aguantar todo lo posible mis ganas de acabar, así pude ir moviéndome en una saca y mete suave que acompañaban los gemidos de ella. Me incliné buscando su boca y en medio de ese fantástico beso, llegó su orgasmo y, sin más resistencia, acabé descargando mi semen en sus intestinos. Quedamos abrazados, empapados de transpiración y extasiados por el momento vivido.

Entramosjuntos a la ducha, Nos bañamos, ya era poco más del mediodía, queríamos seguir, pero su deber llamaba, no se podía levantar sospechas y en el camino acordamos vernos nuevamente.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ