¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Camilo estaba ese sábado por la tarde entregado a sus quehaceres cotidianos, le gustaba ayudar a su esposa Marlén en sus labores hogareñas para mitigar en parte el estrés que le producía el trabajo en la oficina y las labores del hogar…estaba contento con su compañera…se complementaban muy bien incluso en el sexo…eso le había facilitado olvidar su primera esposa, era una espina que tenía clavada y que aún le dolía…Débora era una mujer muy joven cuando se casó con él…fue amor a primera vista o mejor aún una atracción física momentánea e impulsiva, sus primeros meses de  matrimonio fueron intensos y apasionados, pero muy pronto esas actividades rutinarias fueron matando el impulso inicial, aparecieron los pequeños disgustos hasta que el día menos pensado ese idilio de película se acabó…Débora se marchó   para España y Camilo se quedó rumiando su primer fracaso amoroso…ya habían pasado muchos años y las heridas seguían sin cicatrizar…bueno pero lo pasado es pasado y ahora Camilo estaba pendiente del cumpleaños de Marlén…cumplía 28 abriles el martes de la semana siguiente pero él se los iba a celebrar ese sábado…había comprado dos botellas de vino de las que le gustaban a Marlén y una botella de whiskey para él…junto con una torta de cumpleaños iba a celebrarle su onomástico…

Serían las tres de la tarde cuando golpearon a la puerta…Camilo extrañado se preguntó quién podría ser pues en su agenda no estaba contemplado ningún compromiso…fue a la puerta y al abrir se quedó paralizado…delante de él estaba Débora…sí exactamente estaba Débora…se quedó sin palabras y estático, ella con una sonrisa lo saludó y le preguntó si podía pasar…Marlén preguntó a lo lejos quién era pero Camilo estaba sin palabras…ella se acercó y vio una mujer en la puerta …Camilo seguía sin articular palabra…Débora se presentó y Marlén la invitó a seguir…era increíble pero entre las dos mujeres había surgido una gran empatía…Camilo las siguió a distancia y al ver que las dos mujeres tomaron asiento se sentó en otro sillón…con aire parsimonioso le presentó a su esposa a Débora…Marlén le estrechó la mano y ambas se sentaron en el sofá principal…Camilo quedó frente a ellas como un espectador que mira una película a la cual ni siquiera fue invitado…Marlén observó que Débora traía una pequeña maleta que descargó cerca del sofá…con una frase interrogativa que tenía una tonalidad de orden Marlén le preguntó a Camilo si no iba a invitar a un café a su invitada… Camilo corrió a la cocina a cumplir la sugerencia de su esposa…al regresar a la sala ya las dos mujeres estaban charlando con una confianza que rayaba en la intimidad…Débora le había manifestado a Marlén que por un problema de conexión aérea debía quedarse en la ciudad por una noche y creía que Camilo le ´podía hacer el favor de dejarla quedar en la casa…Marlén sin consultar siquiera a Camilo le dijo que con mucho gusto y tomándola del brazo le dijo que subiera a la pieza de huéspedes para que se pusiera cómoda… Camilo quedó sorprendido…estaba tan desconcertado que le parecía que estaba viviendo un sueño…mejor una pesadilla…cuando las dos mujeres estaban subiendo por la escalera Camilo las observó detalladamente…Débora había cambiado mucho…no era esa chica inexperta y frágil que había sido su esposa, ahora era una mujer guapa, su cuerpo era escultural, tenía unos senos turgentes y provocativos, no eran parados como los de su esposa pero caían ligeramente sobre su torso y se veían como unos melones provocativos, su trasero era grande y firme con dos nalgas bien marcadas y que marcaban el límite de dos piernas largas y torneadas…definitivamente era una hembra completa…Marlén contrastaba casi en todo, tenía unos senos pequeños, era más bien bajita y su trasero era ligeramente plano, sus nalgas no mostraban esa curva de un culo bien hecho, aunque en ese balance no salía muy afortunada  Marlén tenía otras cualidades…

Marlén acompañó a Débora a la pieza de invitados, le ayudó a descargar  su maleta y entre las dos organizaron la ropa…cuando Débora empezó a desvestirse para ponerse una ropa más cómoda Marlén no pudo ocultar una “envidia sana” por el cuerpo de esa mujer…a medida que se quitaba sus prendas aparecía ante ella el cuerpo de una hembra con todas las de la ley… se arregló su cabellera que la tenía recogida con una moña y la dejó caer sobre sus hombros, se quitó el brasier y sus hermosas tetas se veían tentadoras como dos frutas maduras listas para ser degustadas, su cabello tapaba ligeramente unos pezones de un rojo carmesí y unos pezones grandes descollaban airosos en la areolas oscuras…Débora dio la espalda y se bajó su apretada falda…luego la diminuta tanga cayó al suelo y su descollante trasero quedó frente a los ojos de Marlén…dos portentosas nalgas formaban ese hermoso culo…Marlén suspiró hondo…cuánto diera por tener ese trasero tan provocativo…Débora con ese sexto sentido que tienen las mujeres se sintió observada…mejor dicho escaneada con una mirada lujuriosa …se sintió halagada antes que molesta…sabía que a veces o casi siempre provocaba esa “sana envidia” entre las mujeres que la rodeaban…de un manera impulsiva Marlén se dirigió a Débora y acariciando su cabellera la colmó de elogios y mientras la felicitaba por su sedoso pelo fue bajando su mano por la extensa cabellera hasta llegar a sus senos y de una forma casi descarada rozó los pezones de Débora…luego se retiró como avergonzada y terminando de vestirse salieroEn de la pieza…

Marlén y Débora nuevamente se sentaron en el sofá, Camilo siguió en el mismo sillón frente a ellas…las dos mujeres como si se hubieran conocido hacia muchos años empezaron a charlar animadamente…pasaron de temas generales como las anécdotas de la estadía en un país extranjero…costumbres…anécdotas…en fin el tiempo empezó a pasar…Camilo hizo un paréntesis para anunciar que las iba a invitar a un brindis…era una ocasión digna de conmemorar…aunque el principal motivo era el cumpleaños de Marlén ahora se sumaba la visita de Débora… tres copas de vino frío sellaron esa fecha especial…el delicioso vino fue consumido rápidamente…una tarde calurosa estaba iniciándose y como iban las cosas la noche podría ser más caliente de lo imaginado, Camilo seguía siendo un espectador pasivo…por lo que decidió ir a la cocina a preparar algunos pasabocas, esta ausencia fue aprovechada por las dos mujeres para charlas más íntimas, el plato del día fue Camilo…Marlén quería saber cómo había sido el comportamiento sexual de Camilo con ella…Débora no se ahorró nada y hablando explícitamente le expresó que Camilo le había quedado debiendo es ese aspecto…por su manera de ser un poco conservadora…por faltarle el espíritu de buscar nuevas experiencias…por faltarle verraquera y osadía…Marlén asentía con ligeros movimientos de su cabeza…Débora le comentó que ella era muy pasiva e ignorante en esos aspectos pero que ahora era diferente y estaba orgullosa de haber roto esos esquemas conservadores con  los que había sido criada…le prometió a Marlén enseñarle muchas cosas…cuando Camilo regresó el tema de la charla fue cambiado…para retomar el hilo de la conversación Camilo sirvió más vino…el delicioso licor sirvió para refrescar sus secas gargantas pero además fue el inicio de un peligroso alicoramiento…peligroso en el sentido que el alcohol despierta los más bajos instintos…y todos tenemos aberraciones y parafilias muy escondidas…sólo falta a veces ese detonador oculto para generar una explosión de lujuria…el calor de esa tarde iba en aumento…el picante de la charla lo hizo más candente…Marlén le pidió a Camilo otro brindis…el contenido de alcohol en su torrente sanguíneo empezaba a despertar pasiones y deseos reprimidos…Camilo trajo el vino y sirvió las copas rebosantes…Marlén le pidió a Camilo que se sentara en el sofá y corriéndose un poco lo sentó a su lado…nuevamente las copas fueron degustadas…el calor subía y los ánimos se caldeaban…Marlén rompió el fingido protocolo, se quitó su blusa aduciendo que tenía mucho calor…Camilo vio como su esposa se estaba desnudando y un morboso pensamiento cruzó por su mente…sería que Débora seguiría el comportamiento de Marlén ? tendría la oportunidad de volver a ver esos senos que ahora estaban más impactantes…? Un sudor frío empezó a cubrirle su frente…y Débora no lo defraudó …siguiendo el ejemplo de la anfitriona se quitó el brasier y enseguida esas dos enormes tetas al sentirse liberadas irrumpieron al aire…desafiantes…provocativas…deseables…Camilo no pestañeaba, sus ojos estaban fijos en esos senos que alguna vez pudo tocar, acariciar y chupar…por un momento le faltó el aire y fue a la nevera a buscar otro trago…quedó desilusionado, las dos botellas de vino se habían acabado…desesperado salió a buscar más licor…por un lado porque tenía mucha sed y por otro porque las expectativas pintaban muy bien…quizás con otro tragos los deseos de su exmujer se exteriorizarían con más plenitud y tal vez su mujer no se quedaría atrás…se fue rápido pues ya era tarde y de pronto no sería fácil conseguir del mismo vino.

Apenas salió  Camilo del apartamento  las dos mujeres se miraron intensamente y sin poder contener esa atracción fatal se buscaron con pasión…Marlén empezó a acariciar y tocar los espléndidos senos y descaradamente empezó a chupar esas tetas con fruición , Débora se sintió en el cielo…hacía tiempo no era acariciada de esa manera… sintió cómo su sexo empezaba a humedecerse y un fuego uterino empezó a abrasarla ardientemente…la apartó un poco y quitándole el brasier empezó a acariciar los pequeños senos de Marlén…a pesar de su tamaño eran notorios los pezones grandes y largos…eran como dos pitones salientes que invitaban a chuparlos…los deseos inconscientes empezaban a aflorar…Marlén que nunca había sentido atracción por las mujeres pero ahora estaba como hipnotizada con Débora…estaba deseando desvestir esa mujer…chupar ese coño que lo idealizaba sin verlo…quería también que Débora la acariciara por todas partes…

Ambas estaban pensando lo mismo y sin decir palabras se desnudaron completamente , se abrazaron restregando sus  pezones, fue una reacción violenta, sus manos  acariciaban vigorosamente todo su cuerpo y Débora con más experiencia la llevó a un 69 que le proporcionara la comodidad de acariciarse mutuamente…y así fue…sus bocas quedaron enfrentadas a sus vaginas ávidas de placer…otra vez Marlén quedó impresionada con esa vulva prominente de Débora…sus labios abiertos invitaban a meter dedos, boca y lengua a la lata…pero había otra cosa impresionante  en esa vagina ardiente era su clítoris erecto, largo y rojizo que sobresalía en la parte más septentrional de su hermosa vulva…su boca atraída  por ese hermoso “gallito” fue el blanco de sus deseos lésbicos…Débora empezó a gemir de la pasión…su cuerpo empezó a temblar, su tronco se arqueaba sobre la cama y una serie de espasmos cortos y seguidos la llevaron a un orgasmo intenso…Marlén no hacía sino chupar y lamer el clítoris cada vez más erecto…pero Débora también intensificó sus caricias y Marlén también fue premiada con un intenso orgasmo…las dos quedaron extenuadas…se habían saciado de caricias…pero a esas dos lujuriosas mujeres les faltaba algo…la verga de un hombre…y no estaba lejos…Camilo había regresado con el vino, había entrado sigilosamente previendo que en su ausencia esas dos mujeres explotarían de un momento a otro…no se equivocó pues la escena lésbica que contempló no le había pasado jamás por su mente…cómo explicar que esa mujer que todas las noches lo consentía …que daba muestras de su feminidad … cómo entender que de un momento a otro se convirtiera en una lesbiana intensa que gozaba y disfrutaba del sexo con su ex esposa ? Camilo a pesar de esas divagaciones no era ajeno a que esa escena de sexo sin límites lo excitara intensamente…su verga erecta era la mejor prueba de ello…cuando las dos mujeres se dieron cuenta de su presencia lo llamaron y como si se hubieran puesto de acuerdo lo tendieron en la cama…Marlén dejó que Débora se llevara la mejor presa y mientras desvestía a Camilo y lo besaba en la boca, el cuello, el pecho y le chupaba las tetillas, Débora cogía la verga de Camilo y la llevaba a la boca, la besaba, la chupaba, la acariciaba…se quedaba embelesada mirando ese enorme cilindro de carne que una vez fue solamente suyo…de ese falo adorado que le brindó tantos instantes de placer…después de lamerlo una y otra vez…se sentó a horcajadas sobre la erecta verga y metiéndosela en su vagina emprendió una cabalgata de lujuria…Marlén excitada aprovechando que Camilo estaba boca arriba  también se acaballó sobre su marido colocándole su vagina encima de la boca de Camilo y dándole la cara a Débora…el hombre empezó a mamar esa jugosa vagina…ese trío empezó a funcionar como una máquina de sexo sincronizada …Camilo acostado boca arriba con la vagina de Marlén encima de su boca dándole un intenso sexo oral, Marlén recibiendo caricias sin fin de la boca de su marido mientras se masturbaba frenéticamente con su dedo índice y Débora en una impresionante cabalgata de sexo sobre esa verga erecta de Camilo…fueron minutos de intensa pasión y frenesí que terminó en un triple orgasmo …en el momento del clímax el pequeño apartamento se convirtió   en un pandemónium en donde se entrelazaban gritos, aullidos, imprecaciones y uno que otro hijueputazo…todos vivieron al máximo ese formidable clímax  y cuando la copiosa eyaculación de Camilo inundó la vagina de Débora ella se bajó rápidamente y bajando a Marlén la obligó a que le chupara su vagina inundada y luego en un intenso beso compartieron el pegajoso semen de Camilo…ese beso sellaba una unión entre esas dos apasionadas  mujeres que ahora se convertían en “hermanas de leche”…Camilo también besó a sus compañeras de jornada y compartió el sabor de ese libidinoso beso…sobra decir que al otro día Débora canceló el viaje de regreso…


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ