¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Recuerdo, como si fuera ayer, aquello que sucedió entre aquella mujer que se tenía que reportar con su marido a través de fotos y yo, un hombre que de noche en noche tenía que escuchar como la pareja de al lado culeaban y yo me masturbaba.

Aun era muy temprano, como las 5 de la tarde, estabamos en la cocina, yo tomándome el tinto que ella me había preparado, y esperando la respuesta de ella, a aquello que sin temor alguno le había compartido, que estaba muy buena y que me había imaginado muchas noches que era yo quien me la comía. Ella solo me dijo que  yo también le gustaba, y que le parecpia un hombre muy atractivo (y he de confesar que lo soy) pero que fue un error el haber aceptado la propuesta de su esposo, el venirse para medellín e intentar recuperar su matrimonio, que le desesperaba enviar fotos cada rato. Yo no repliqué nada, solo tomaba el tinto y la miraba, y de un momento inesperado, ella se me acercó, y sin esperarlo me dio un beso, y yo, sin dudarlo se lo correspondí, nos besamos un buen rato (yo besando a aquella morena hermosa de cabello largo, y de inmediato se me paró), y sonó el teléfono, el de ella; ella se apartó, contestó, y tomó un par de fotos (Esa maricada me tenía con una rabiecita), las envío junto con un audio, :"amor, estoy sola en la casa". Al ella terminar el audio, me le acerqué, la volví a besar, y sin dudarlo le mandé mi mano a su rica vagina, (ella tenía un chicle apretadito), y mientras la besaba y le metía mi mano, ella solo decía : "qué rico", y también me metió una mano en mi pantalón, (ya tenía mi verga muy parada y mojada), y mientras ella me tocaba la verga, me bajé el pantalón, y le dije que se arrodillara, ella, sin decir nada se arrodilló, y me la mamó, me hizo una chimba de oral, pero sobre todo, el verla como se metía mi verga en su voca y ver ese chimba de cabello que le llegaba hasta media nalga solo me hizo sentir un placer profundo. Me la mamó de una manera que el solo recordar y escribir me la hace parar. 

Al rato, ella se paró, se bajó lo lo que tenía puesto y me dijo que le hiciera el oral, estábamos en la cocina, ella se sentó en el polló  de la cocina, abrió las piernas y yo disfruté de un grandioso ora, me encantó esa vagina mojada, una vagina casi perfecta, me gustó aquel sabor, y pasado un rato del oral, le dije que nos fuéramos para la pieza de ella, que me la quería comer allí; Ella solo se bajó de la cocina, y se fue a la habitación, se puso en cuatro en la cama y yo, sin duda alguna la penetré despacio, y al momento, ella me dijo, casi gritando que se lo metiera duro, que no se lo habían metido así, y no lo dudé, se lo metí con todas mis fuerzas, y he de confesar que me vine pronto, me vine en aquella vagina sublime, morena de aquella mujer que quería recuperar su matrimonio.

Ella, al sentir que me había venido, se sentó y me lo mamó, y al rato, me dijo: "Gracias, lo tenemos que repetir, pero tienes que durar más", yo solo le dije que así sería.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ