¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Nueva etapa, nuevo inicio, nueva universidad y nueva carrera… pero a ella la encontré en un entorno familiar, tenía 20 y estaba en una reunión familiar, la hermana de mi cuñada y su novio ya pasado un buen rato se despedían de todos pues estaban invitados a una fiesta donde una amiga de ella, el novio de ella que era buen amigo mío me dijo, si quieres vamos, yo acepte de una, pues estaba aburrido, al llegar al apartamento el tema parecía animado, buena música y mucha gente joven, al entrar aparece Nidia, bajita un poquito robusta, buenas tetas y una cara linda, se le notaba ya mayorcita, diría unos 30 años, se le notaba que en su juventud había sido un poco loca, tatuajes en varias partes, maquillaje permanente en ojos y labios, madre soltera, en fin, cuando me la presentaron el gusto fue inmediato y aparentemente mutuo, nos incorporamos a la fiesta conocí más personas, pero cada vez que ella me ofrecía un trago o se acercaba a preguntar si estaba bien o quería algo nuestras miradas se cruzaban de una forma picara.

En una de esas me atreví a sacarla a bailar, la charla fue casual, pero continuamos bailando y charlando, lo cual nos hizo sentir muy cómodos, así que fuimos a la cocina por más licor, después a la sala y allí ya la charla fue más personal, la situación sentimental de ella, la mía, en fin, los dos sin pareja oficial, era evidente que nos gustábamos, así que seguimos bailando y tomando juntos, mi amigo me tomaba del pelo con la cercanía que tenía con Nidia esa noche, baile va, traguito viene hasta que me atreví y le di un beso, ella me correspondió, fue como algo de enamorados, entre tierno y caliente, esa noche obviamente no pasó nada, pero quedamos con nuestros respectivos números.

Yo la verdad cuando Salí de ahí pues no me hice muchas ilusiones, ya que ella era una madre soltera ya un poco madurita y pues imagine que yo solo había sido el parche de esa noche, solo nos rumbeamos y ya, sin embargo un par de días después Nidia me llamo, charlamos nuevamente de forma casual y quedamos de vernos de nuevo a tomar un café y así fue, ajustando su agenda se dio casualmente el viernes, estuvimos en el c.c. galerías, cerca de donde yo vivía en esa época, allí estuvimos un buen rato, nos tomamos un café, charlamos y nos conocimos un poco más, la verdad yo no me interese en ese momento por preguntar por su anterior pareja (el papa de su hija) ni nada de eso, ella me propuso que nos tomáramos algo en alguno de los rumbeaderos de esa zona, me dijo “quiero liberarme el estrés de la semana”, bailamos, ella decía que le encantaba como yo bailaba y bebimos media botella de ron, ya con traguitos los besos eran más intensos, ya poco a poco me atreví a acariciarla de manera más sugestiva, ella se mostraba ya excitada y me propuso que fueramos a otro lugar, un poco mas privado, yo en esa época estudiaba y trabajaba y mi presupuesto era limitado, asi que como que la pensé un poco, ella lo noto y me dijo, no te preocupes, yo te invito, tomamos un taxi y fuimos a un hotel que quedaba a unas cuadras de ahí, al lado había una licorera y ella me pidió que comprara mas ron, entramos al hotel y ya en la habitación esa mujer se transformo, se puso super apasionada, sus besos intensos, ya me agarraba el pene por ensima del pantalón, obviamente yo no me quede atrás, le desabroche la blusa y le quite el brasier, dejando al aire esas hermosas tetas, se las besaba y se las chupaba con pasión, ya había entendido su estilo, le gustaba apasionado, fuerte, me decía que desde el momento en que me había visto entrar a su apartamento le había gustado mucho y que durante la semana no me había podido sacar de su mente, “hoy dure todo el día mojada de pensar que te vería nuevamente”, esas palabras me volvieron loco.

Ella destapo la botella de ron y bebimos un trago, no paraba de besarme, yo a esas alturas ya estaba en bóxer y ella en pantys, obviamente por la edad y el ser mamá su cuerpo no era escultural, un poco rellenita, algo de celulitis, pero igual se veía rica, sus tetas hermosas y tenía buen culo, adicionalmente tenía unos lindos ojos verdes y unos labios carnudos y sensuales, yo la acosté en la cama y le quite los pantys, tenía esa cuquita depilada y con un tatuaje justo arriba de la rajita, se veía muy sexy, inicie besándola tiernamente en los senos y fui bajando por su torso, su abdomen y cuando me fui a acercar a su vagina me levanto la cabeza y me dice, que vas a hacer? Yo le respondí, te voy a hacer un oral, a lo que ella simplemente dice, nooo, como se te ocurre, yo nunca he hecho algo así, yo le dije, no te preocupes, el que hace en este caso soy yo, tu solo relájate, me quede un segundo pensativo, la mire y le pregunte, en verdad nunca te han hecho un oral?, jajaja… bueno, ya verás lo rico que la vas a pasar, le abrí bien las piernas, le abrí esa rajita que ya estaba bien mojada y delicadamente le pase la lengua por los labios de abajo a arriba hasta llegar a su clítoris, ella se estremeció y gimió súper rico, yo continúe, lamiendo y eventualmente le chupaba el clítoris, esa mujer no duro ni un minuto, empezó a estremecerse y a retorcerse, sus gemidos eran geniales, alcanzo su primer orgasmo, fue súper intenso, duro unos segundos retorciéndose en la cama, me pidió otro trago de ron y me paso mi trago con su boca, me beso intensamente y me dijo quiero que me la metas, mientras me masturbaba, yo la acomode y empecé a pasarle mi pene ya bien duro por su raja mojadita por el orgasmo que acababa de tener, ella gemía y me decía justo como te imagine, así todo viril y bien rico, yo enfile mi pene y se lo fui metiendo suavemente, a pesar de estar mojada, por lo estrechita que era se sentía apretadito y bien rico, adicionalmente era de esas mujeres que tienen particularmente la entradita como un anillo que controlan y daba apretoncitos cada vez que yo le iba introduciendo el pene, era súper rico, a medida que pasaba el rato yo intensificaba el ritmo, Nidia con su carita me mostraba que disfrutaba mucho las penetradas, pasaron unos minutos a ritmo de embestidas hasta que ella me dice, quiero que me llenes la chocha con tu leche, quiero sentirla bien rico, yo ya estaba que me venía, sin embargo le pregunte, es seguro que yo termine dentro de ti, a lo que ella me responde, tranquilo yo estoy operada y no puedo quedar embarazada, segundos después estaba recibiendo una buena dosis de semen caliente dentro de su vagina, la eyaculación fue explosiva e intensa, ella solo me abrazaba y me decía por dios que rico se siente que llegues dentro de mí, me abrazaba fuerte para que no me saliera ni me le quitara de encima, fue súper delicioso, hacía rato no estaba con nadie ni sentía algo así.

Al rato, después de varios besos, me acosté a su lado, bebimos más ron, charlamos un buen rato, ella me decía que era la primera vez que estaba con alguien menor que ella, que se sentía como adolecente y que le daba miedo enamorarse de mí, obviamente yo no estaba buscando relación seria, así que le dije que no se preocupara, que la pasáramos rico y ya veremos que sucede después, ella lógicamente por su edad tenía más madures que yo, así que no se lo tomaba tan a la ligera, así que me repite, cuando te digo que en verdad me gustas mucho es en serio, además después de cómo nos conectamos de bien sexualmente es evidente que enamorarse no es una opción, yo la mire, le acaricie el rostro y le dije, tu también me gustas mucho, la bese bastante, le acariciaba tiernamente todo el cuerpo, hasta que llegue nuevamente a sus hermosos y grandes seños, le besaba el cuello de forma muy delicada, la fui excitando de nuevo poco a poco, le chupaba de nuevo sus senos, la gire y la puse boca abajo en la cama y des de atrás empecé nuevamente a enfilar mi pene para penetrarla de nuevo, pero en esa posición, ella acostada boca abajo y yo desde atrás, ella empezó a gemir nuevamente, a disfrutar de esa segunda parte de la faena, con cada embestida ella iba soltando gemidos cada vez más fuertes, hasta que sentí que ella simplemente empezó a endurecer sus piernas y ese anillito de la entrada de su vagina se tornó rígido, yo no aguante y le solté la segunda carga de semen, ella quedo un buen rato mordiendo la almohada y con pequeños espasmos, el mirarme con su rostro, el cual estaba rojo, me dijo, nunca había sentido un orgasmo tan intenso, es la primera vez que me penetran en esta posición, pero te sentí súper rico, ves, yo preocupada porque me estoy enamorando de ti y tu lo que haces es darme más motivos, pasamos la noche en el hotel, descansamos y al otro dia la desperté con otro rico oral, lógicamente no la iba a dejar ir sin su buena carga de semen, lo hicimos bien rico de nuevo, nos bañamos juntos y salimos cada uno a su respectiva casa.

Lamentablemente no era mi conveniente establecer una relación con Nidia y no porque no quisiera, realmente me gustaba y no me importaba la diferencia de edad o que fuera madre soltera, de hecho nos seguimos viendo un tiempo, pero su ex marido que era bien toxico se enteró y le empezó a hacer la vida de cuadritos y ella misma tomo la decisión que no nos viéramos más, entendí en ese momento que el hombre era como agresivo y prefería no llevar la situación a algo que ella o su hija pudiesen lamentar.

Varios años después, gracias a las bondades del Facebook, ella me contacto y duramos un tiempo charlando, pero nunca más volvimos a encontrarnos, lo último que me dijo es que en cuanto me vio por el FB, se acordó de los ricos momentos que pasamos juntos, yo ya estaba casi sobre mis 30 y ella obviamente ya llegando a sus 40, realmente la pase muy bien con ella, pero lo que no es pues no será.

Espero les haya gustado este relato, hasta la próxima.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ