¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Hace algún tiempo me estaba quedando en casa de una amiga, necesitaba algo de paz y tranquilidad lejos de mi casa y ella fue un refugio durante un tiempo. Era una casa algo sencilla y las risas nunca faltaban, siempre despertaba buenas miradas, pero nunca nadie me llamo la atención.

Una tarde de sábado lo vi por primera vez, un nuevo vecino estaba llegando a la calle, era un tipo corpulento con cara de pocos amigos, ni siquiera me dedicó una mirada al llegar y eso me llamo la atención. Pasaron varios días y no tuvimos el mínimo contacto, lo veía pasar, pero el simplemente me dedicaba una mirada indiferente.

Me encantaba ese hombre, en una ocasión coincidimos en la tienda y él llegaba de su trabajo, tenía un olor fuerte, a hombre, pero sin ser sucio, pude sentir como mi chocho pedía por él, le dedique una sonrisa y el me respondió débilmente siguiendo su camino, me apresure a seguir su camino y el redujo un poco su paso, eso me emocionó.

- ¿comprando para la cena vecino? Le dije con algo de pena.

-Para el desayuno vecina, hoy pediré algo porque vengo muy cansado.

- ¿y su esposa vecino?

-Vivo solo.

Esa respuesta me tomo desprevenida, solo lo había visto a él, pero creí que vivían más personas en esa casa, la respuesta fue emocionante, tenia que charlar un poco mas con el pero antes de que pudiese hacerlo tomó ventaja y me dejó sola en la calle.

Pasaron varios días que se volvieron semanas y podía ver como varias mujeres entraban a la casa, claramente era soltero, pero no entendía la razón por la cual yo no era una de esas mujeres. Faltaba poco para irme de la casa de mi amiga así que decidí ser atrevida, note como todas las mujeres iban a horas tardías, también note como el prefería pasar los fines de semana solo.

El sábado en la noche, espere a que toda la calle estuviese acostada, casi a media noche salí de la casa de mi amiga con la excusa de ir a tomar algo antes de regresar a mi ciudad, di una vuelta y al regresar con el cuidado de que la calle estuviese sola llegue hasta su casa, con apenas un hilo de voz le llame y el respondió de inmediato, su cara fue confusa y me invito a pasar. Mentí diciendo que me habían dejado afuera y no tenia donde dormir, el se ofreció amablemente a prestarme su cama y el dormiría en la sala.

Me sentía algo frustrada, ya las luces estaban apagadas, yo estaba acostada boca abajo con el culo al aire y el en la sala sin siquiera saber que me estaba masturbando por él. El olor de su cama era fuerte, era el aroma de ese macho que quería que me empotrara, comencé a gemir cada vez mas fuerte hasta que supongo que me escucho, o quien sabe si estuvo viéndome todo el tiempo.

Pude sentir como el peso de sus fuertes piernas se colocó alrededor de las mías, sus manos tomaron uno de mis brazos y el cuello sin dejarme subir la cabeza, había empezado, pude escuchar como me susurraba al oído, porque empezaste sin mí, lo siguiente que pude sentir fue como su verga resbalaba de mi culo a mi vagina, dios, estuvo a punto de entrar en mi ano, pero de no ser porque soy virgen por ahí su enorme verga se habría deslizado en mí recto.

Me embestía con fuerza, me dominaba con toda su energía, era simplemente un objeto de placer para este tipo y me encantaba, me acostó boca arriba y me chupaba las tetas mientras me la seguía metiendo con fuerza, el sabia como y donde tocarme, me hacía sentir una puta. Lo vi subir su boca hasta la mía y me metió la lengua tan adentro que me ahogaba, estaba tomando todo de mi y quería que tomara más.

Me subio sobre el y crei que tendría algo de control pero no fue asi, desde mi espalda agarro una de mis nalgas con sus manos enormes, uno de sus dedos se metio en mi ano abriéndolo fuerte pero delicioso, su otra mano paso a mi cuello desde atrás, me clavaba, lo hacia durisimo, controlaba mi movimiento y lo empujaba todo en mí, su pelvis pegada a la mía me estimulaba el clítoris, su delicioso pene golpeaba mi vientre rosando mi punto g, el tipo era un maestro que me hizo llegar en el orgasmo mas fuerte que he sentido en mi vida, comencé a gritar pero el me tapo la boca y comenzó a abrazarme con su mano libre mientras me daba mas duro, me hizo venir hasta que se aburrió, me puso en 4 y empujando un poco su glande en mi ano se vino dentro de mi culo sin partirlo.

Caí dormida hasta que lo escuché levantarse, me dijo que iba a hacer algo de desayunar, pero le dije que tenia que irme a donde mi amiga, era bastante temprano así que todos seguían durmiendo, el me pregunto por como iba a entrar y entre risas le dije que tenia llaves. Llegue sin que nadie se diera cuenta y la noche siguiente quise repetir, pero otra de sus amigas llego, sentí mucha envidia y me regrese a mi ciudad al día siguiente en la mañana, pero nunca olvidare lo rico que me comió ese hombre.Sigueme en mi insta como salomemonic.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ