¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Mi segunda Madura.

Igual que la primera, esta mujer la conocí por una app de citas en esta ocasión fue por Badoo, ya que Badoo tiene la oportunidad de enviar mensajes sin hacer match ni se amigos en la app.

Un día estaba navegando por esta app y la vi, una cara linda, ojos verdes cabello crespo mono, el cuerpo se veía normal, la saludo y ella correspondió estuvimos más o menos una semana hablando de cosas, hasta que por fin me acepto una invitación a tomar algo, nos encontramos en Cajicá, que para los dos era un punto neutral.

Ese día llegue primero y al rato ella llego, nos presentamos y nos sentamos, empezamos a hablar y pedimos una cerveza cada uno, al principio cada uno a un lado de la mesa, después con confianza me hice al lado de ella y comenzamos a hablar de cosas más calientes, le dije que era hermosa y ella me dijo que yo le parecía simpático, después de un momento le dije que me tenía nervioso, ella sonrió y me dijo que no se me notaba, en tono de chanza le dije es porque no has visto mi entrepierna, ella sin más ni menos miro y vio mi erección y sin medir palabra ni importar quién nos mirara, mando la mano y dijo “uy que es eso tan duro” no les niego eso me éxito aún más, por lo que me acerque y la bese, terminamos nuestras cervezas y ese dia quedo hasta ahí.

Seguimos hablando ya por WhatsApp y hablando solo de sexo, intercambiamos fotos, videos y hasta video llamadas, cada vez que se hablaba alguno de los dos o los dos terminábamos masturbándonos, así paso al tiempo hasta que por fin ella accedió a tener sexo conmigo.

Organizamos todo para un miércoles, temprano, antes de que ella entrara a trabajar, pase la recogí en la casa, lo primero fue un beso apasionado, luego tome dirección al motel al que habíamos decido, llegamos, pagamos nos dieron la habitación, un beso apasionado y yo iba a comenzar a quitarme la ropa, cuando ella me dijo no tu eres mi hombre y yo te la quito, pero espérame me cambio, entro al baño se demoró un poco y salió en una lencería roja divina, de inmediato se acercó y comenzó a quitarme la camisa, besaba mi pecho y fue bajando, safo mi correa desabotono mi pantalón y con cuidado lo bajo, ya mi erección era bastante, luego bajo mi bóxer y mi verga salto enfrente de la cara de ella, me tumbo en la cama y comenzó a darme un sexo oral delicioso, yo quería moverme y ella no me dejaba, llego el punto donde me toco decirle que parara porque si no me iba a hacer venir, ella paro y sin dejarme mover se subió encima mío y con un movimiento rápido introdujo toda mi verga dura en su vagina, que estaba super lavada, comenzó a cabalgar de una manera descomunal, en un momento paro saco mi verga y se masturbaba el clítoris con mi verga, nuevamente se sentó y siguió cabalgando, le pedí que cambiáramos de posición y ella accedió, la tome en cuatro y le di delicioso, ella me dijo que está a punto de venirse, a lo cual le dije que cambiáramos y ella se hiciera debajo para ver cuando llegara, así fue no la había envestido más de dos veces, cuando soltó un gran chorro, así seguimos hasta que le dije que me iba a venir, que donde quería, ella grito préñame que me voy a volver a venir, asi lo hice descargue toda mi leche y al segundo nuevamente un chorro grande salió de su vagina y como en la ocasión anterior ver esa mezcla de líquidos me éxito y me llevo a lamber y saborear mi semen mezclado con su líquido de squirt, fue delicioso, después de eso nos quedamos un rato acostados pero ella debía ir a su casa para arreglarse he ir a trabajar, después repetimos pero eso será para otro relato.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ