¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Su voz me producía orgasmos cuando la escuchaba

Nuestra relación comenzó por teléfono. Yo era praticante en un medio de comunicación y ella era la directora de mercadeo de un canal filial. llevaba cerca de un mes en mis prácticas cuándo mi jefe me pidio que llamara a "Karen", ´le me pidió ser muy amable con ella. 

Por la forma como mi jefe me la describió la imaginaba seca, fría, desalmada; sin embargo, su voz me hizo imaginar a una mujer muy distinta. el tema de trabajo trascendio muy rápido y ella me comenzó a preguntar cuanto llevaba de practicante, como m sentía, etc. La conversación fluyó muy bien y al final se habia logrado el obetivo de trabajar articuladamente con ella y su equipo y el de mi oficina.

Mi jefe me llamo como a la hora y medijo que por solucitud de Karen yo era el enlace entre ella y nosotros y se sorprendió por la soluictud expresa de ella. Entre risas me preguntó que  había hecho y yo solo le dije que había sido muy amable con ella. "sigue haciendolo así, la necesitamos muy dócil", fue lo único que me recomendó.

Yo comencé a ser el enlace pero ella tambien me dijo que solo hablaría conmigo; comenzamos a hablar muy bien, el tema laboral era fácil con ella y se sacaba rápido. Luego comenzabamos a hablar de nuestros gustos musicales, de cine, de libros. Resultó que era una cinéfila como yo y teniamos gustos similares. Con lo días dejamos de hablar de trabajo y comenzamos a hablar de más cosas personales.

Así duramos varias semanas hasta que comenzamos a hablar los fines de semana. Un día me llamo por la noche de un sábado. Eran las 9 o 9:30 y yo no habia salido de rumba. estaba en mi apartamento viendo televisión. Comenzamos como siempre a hablar como nos había ido en el día, peor esta vez  los dos queriamos ir mas alla. Le pregunté que hacía y me contó que estaba empijamada. Comenzamos a jugar con que como era, que se tenia frio y le dije que me gustaria estar alla para quitarselo. Ella me dijo que quería que se lo quitará y comenzamos a tener sexo telefónico. me edescribió que tenia una pijama de seda, short y top color curuba. y comenzó a tocarse como yo le pedía. mi pene estaba duro y ella me indicaba como  estaba encima mío como sus tetas rebotaban sobre mi cuerpo. duramos así uno minutos y cada uno llegó en sus cama. De ahí en adelante el trabajo se fue para el carajo. solo hablabamos de que traia ella puesto. Su vóz me producía orgasmos cuando la escuchaba gemir imaginandome dentro de ella. Decidimos que era ya hora de vernos en persona. nos encontramos en un lugar en Bogotá, en chapinero que se llama Devachan. No sabíamos ni como eramos. Yo estaba nervisoso y ella luego me confesó que ella también. Cuanod llegó me gustó, no era un barbie, era una mujer normal, de 1,60 tal vez, un poco trozuda con unos senos grandes y deliciosos. Se había llevado una blusa blanca un poco transparente para dejar ver un delicioso brasier de encaje, que tambien dejaba entrever unso pezones rosados.

Llevaba una faldanegra y unas botas negras. escogimos un lugar con cojines para quedar cerca. Nos vimos y el impulso fue mutuo; comenzamos abesarnos desde la puerta. primero como dos amantes timidos y luego como si nos quisieramos comer sobre la mesa. Yo le puso un cojin sobre sus piernas y meti mimano debajo de la falda. me di cuenta que no tenía ropa interior. sentí que el corazón se me salía por la boca de la excitación. nos tomamos un par de cocteles y nos fuimos a un motel en chapinero. ya no aguantabamos mas las ganas. 

Entramos y ella traia un cd de bosa stone. A mi no me importaba que pusiera mientras me diera ese coño que ya sabía que estaba mojada y chorreando. Le subi la falda y me quite el pantalón. mi pene estaba muy duro y mojado y ella tambiene staba muy mojada. entro delicioso. Sentí como ella gimió al primer envión. luego lo saque y masturbe su clitorís con la cabeza de mi pene. Ví como se hinchó y se puso rojo del placer. me pidio que me lo comiera y comence a darle lenguetazos. Peor yo queria estar dentro de ella. Queria llenarla se semen. Se hizo encima mío y comenzó a restregarse contra mi pene. sentía su gallo como rozaba mis vellos pubicos. Me pidio al oido que llegara y asi lo hice. Nos seguimos besando y lo hicimos una vez más.  

No eramos novios, solo amantes. y su apartamento se convirtió en nuestro espacio de sexo y lujuria... pero esa es ora historia.  


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ