¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

En una ocasión salimos con una pareja swinger, con la cual se había creado una gran amistad, fuimos a una discoteca en Cali, que no es swinger, bailamos, charlamos, nos reimos, la esposa del amigo, le dijo a mi esposa que quería ponerme un reto...

Mi esposa le pregunto: y cuál es el reto?

Ella le contesto: Quiero que Sergio me haga venir, haciéndome sexo oral.

Mi esposa me miro y me dijo: Sergio hay tiene su reto, para que saque su casta.

Todos nos reímos por el comentario de las damas.

Seguimos bailando, tomando y luego decidimos irnos para un motel que se encuentra cerca a la calle 25.

En ese lugar colocamos música, bailamos eróticamente con la pareja contraría, el baile erótico, nos llevo a los besos y a las caricias más profundas.

Yo me concentré en Mary, ya que ella me había retado... Mi esposa se veía poseída en los brazos del esposo de Mary.

De soslayo miraba a mi esposa, ella besaba a Robert con pasión. Daba la impresión que fuesen pareja, esa mezcla de celos con pasión, son lo que hacen que el swinger sea una cosa loca.

Mary y yo también nos besamos con mucha pasión, hasta que, poco a poco, fui bajando a su hermoso triángulo de venus... Mi boca y mi lengua parecían una extensión de su vagina.

Ella se estremecía cada vez más, hasta que hubo un momento que me cogió por los brazos, me beso en la boca, cogió mi verga y se lo introdujo en su ano. Estaba tan excitada que la verga entro lentamente, sin problema.

Su excitación fue tan alta, que me aruño la espalda. Sentí que tenía un orgasmo bastante fuerte. Y me dijo que llenara el culo de leche y así lo hice.

Cuando mire a Robert, este se bloqueó, no fue capaz de seguir con mi esposa. Aunque ella le decía que se calmara, él estaba bastante ofuscado. 

Él manifestó que en 18 años de casados, nunca habían tenido sexo anal. No supe qué decir...

Fue la última vez que nos vimos...

El tema swinger es de una gran responsabilidad y madurez. Que se debe hablar en pareja, sin tapujos, ni moralismos. Donde el machismo no tiene cabida.

Esa fue una de tantas experiencias...


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ