¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Y ahora es el turno de gozar de ella..!!

Increíblemente, con todo lo que había pasado, no habíamos cuadrado el momento de estar en una cama, pero sabíamos que llegaría, solo era cuestión de cuadrar bien las horas y el día, pero, seguiría explorando su cuerpo..

Pasaron poquitos días después de nuestro ultimo encuentro, no me la sacaba de la cabeza, y quería hacer lo que mas me encanta, sexo oral a ese coño tan dulce y húmedo…

Nuevamente, buscamos la forma de encontrarnos, pero tenia que ser lo mas escondido posible de toda perturbación, y como era pandemia, sí que había sitios perfectos para esas ocasiones.

Pero, llego un fin de semana, y ella estaba invitada a una fiesta de la empresa, donde yo no estuve por ser nuevo, así que le ,… le dije que quería verla, así sea después de su fiesta matinal (era un cumpleaños de niños} y así quedamos, que al terminar veríamos como nos encontrábamos. Era un sábado en la tarde.

Yo salí a hacer alguito de dinero extra mientras ella salía de su reunión, y a eso de las 3p.m efectivamente se desocupaba, de seguro que mis nervios eran enormes, la vería por primera vez en una situación fuera del tema laboral, y no sabia con cuanto tiempo contaría.

Llegue a donde se encontraba, despampanante, con un vestido de color verde que en la blancura de su piel resaltaba su nácar tersura, esas piernas que me encantan, y sugestivamente el escote de su pecho se veía delicioso.

No tendré mucho tiempo, hay complicaciones en casa, debo comprar una medicina y llevarla, así que acompáñame a esa gestión exclamo ella. Mis ganas se enfriaron, (momentáneamente), pues ella me dijo “mientras me acompañas miramos que va sucediendo”, Huy, que rico como me lo planteo.

Pásate para mi carro un momento le dije, y así sucedió, yo estaba re arrecho, mi verga raspaba mi sudadera, pero no se hasta donde seria lo que en esos instantes pasara. (Quiero aclarar, que a mí, el morbo de verdad me excita, incluso muchas veces lo disfruto mas que el sexo), entonces, ya en el carro, empezamos a besarnos, y yo parecía en realidad un pulpo, aunque a ella para nada le molestaba, Dios, corrí su vestido y su pecho delicioso estaba calientito, (ella venia sabrosita después de los tequilas que se había bajado en la reunión). Es demasiado sensible en los pezones y los lamia muy sutilmente, Madre, que gemidos tan deliciosos sacaba, mi mano estaba por encima de su panty, quería sentir como se empapaba y ciertamente, fue así, baje mi pantaloneta y ella solo acariciaba mi verga, no llego a estar en su boca, pues una llamada familiar daño ese instante.

Tocaba llevar la medicina a casa, entonces como estábamos cerca de su casa le dije que la acompañaría a buscarla en las farmacias donde creíamos se podía encontrar, pero le propuse con cara de maloso, “Quítate ese panty”, y maneja, déjame ver que me invento en el camino.

Ella me miro asombrada, pero ya empezaba a conocerla y vi que la idea no le cayo mal, así que así fue, lo más increíble era ver como ya estaba empapado su interior, y esos juguitos lubricantes pegados en él, tenían ese olor particular de sexo que a mí, me vuelve loco. Nos fuimos a buscar la medicina en su auto.

Ella conducía y yo a su lado, pero mi mano esta en su pierna, y conversábamos de como estuvo esa fiesta, yo subía mi mano lo mas arriba a su entrepierna y ella gemía, “Que haces, vas a hacer que me estrelle”.., esa no era la idea, pero si pegarle una calentura del hp..!!, y que se viniera todas las veces que me fuese posible.

Llegamos a la primera droguería, y empezábamos a buscar el medicamento, no lo había, así que llamo a su familiar y nos fuimos a otra droguería, pero mientras estábamos buscando, la apretaba contra mi en los corredores, hacia que sintiera mi verga contra su abdomen, o de espalda la colocaba en medio de sus dos nalgas para que su culo la palpara. Esos tequilas si que fueron mágicos, sentía como se calentaba de a pocos..

Vamos a la otra droguería, y nos dispusimos a montarnos en su vehículo.

Ella entra primero, y yo al ratito por el otro lado. Enciende el vehículo y le digo: Espera, quiero sentir que tan mojada estas. Se acomoda, mueve un poco su asiento hacia atrás y abre sus piernas para que pueda palparla, pero, que gran sorpresa me lleve, su “clítoris” era una piedra, estaba fuera de su capullo, pues sentía su mini glande fuera de la cobertura y, me encanto, y ni que decir del lago que había dentro de sus labios…

Empieza ella a gemir, y me dijo, “dime cosas fuertes”, ………pero viene lo interesante…….

Un tipo llega con un carro y se parquea justo al lado de nosotros, pasa por el frente del vehículo y vi que se pillo como estaba ella , entra a la droguería y sale rápido, pero, de venida si miraba con sumo detalle el frente del vehículo, a ella no pareció importarle, y a mi me dio mucho morbo ver que ella descaradamente se entregaba al placer sin importar que pasase. El hombre aborda su vehículo y se queda al lado de nosotros sin quitar la mirada. Podría jurar que hasta se masturbaba.

El orgasmo de ella llego, su frase preferida es decirme lo hp que soy, y lo grosero, lo cual es todo un halago, pensé que su capullo se recogería, pero eso nunca paso, al contrario, mas sensible quedaba y mas humedad emanaba de su coño, quería yo ser la silla para recibirlo todo.

El hombre al ver que ella termino, encendió el vehículo y se fue….

Vamos al otro local, ella me dijo, déjame y me recupero, este fue muy fuerte y mis piernas me tiemblan demasiado.

Totalmente, yo también quería recuperarme, pues mi mano debía moverse de una forma que fuese deliciosa para ella, también se me canso.

Al ratito, salimos a la otra droguería, y puse mi mano en su pierna, que gemido tan profundo me regalo, y le dije, ven, hagamos algo, ve manejando y yo te voy acariciando. (benditos los carros automáticos)..

Ella no paraba de gemir, que haces, me traes mal, chocaremos, etc…, peo nunca fue así, se que fueron muchas sus venidas, toco secar la silla,..

Nunca me había sentido así, me dijo, que locura..!!!

Me dejo en mi auto, y se fue a su casa, yo me vine por pedacitos con cada excitación suya, yo también estaba empapado, y ni decir el olor tan delicios en mis manos.

Fue el mejor sábado de años en mi vida, y solo el principio de muchísimos más, porque cada encuentro, aun hoy, saco algo nuevo, descubrimos algo nuevo que nos gusta..

Y esto seguirá...!!!, ella quiere saber que opinan de todas nuestras locuras..!!!


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ