¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Hace una par de meses pude cumplir una de las tantas fantasías que tengo con mi esposa (básicamente se tratan de ella penetrada en lugares diferentes por otro u otros) en esta ocasión quería que se la comieran en nuestra casa y en nuestra cama, así que aprovechando que teníamos la casa sola invite un amigo con el que hacía unos meses habíamos tenido otra aventura que les contare después, el muy acomedido llegó como a las 9 pm en su moto, trajo unas coronas para nosotros y unas smirnof ice para ella, tiene buena experiencia con esa bebida y ella, nos quedamos en la sala viendo una película que ni recuerdo de que se trataba, y creo que el tampoco porque mi esposa al saber que el vendría se dio una ducha, se depilo, y se puso una pijama de short corto y blusa escotada sin brazier ni calzones, yo me senté en un sofá individual y ellos en uno de los dobles, entre un tema y otro el buscaba ver más de los senos de mi esposa y ella se hacía del rogar aunque estaba sentada con una pierna sobre la silla lo que hacía que le tela del short le marcará muy bien los labios de su vagina, poco a poco y con un trago y otro fue dejando la timidez hasta que los vi dándose un beso cada vez más seguido, luego el tocaba su vagina por encima de la ropa y ella, llevada por la calentura que la empezó a invadir, corrió la tela para que le acariciara el clitoris y pudiera meter los dedos mejor, el show era un sueño, mi amigo le nada dedo a mi esposa en nuestra sala mientras se besaban, yo no quería que todo fuera tan rápido así que les pedí dejar el afán para aumentar la ansiedad y calor, pero en una ocasión de fui al baño ella lo llevo a la habitación, se bajó el short, apoyo sus manos contra la pared y levantaba su cola pidiendo que la penetrara, así que yo salí rápido y le puse la condición de que el solo la pentraria 10 veces y debía parar hasta que terminaramos las cervezas y ella su coctel, esto con el fin de que ella se calentara aún más, y por esto el estuvo de acuerdo ya que también sabe que ella con el licor se pone muy caliente y desinhibida, y para el sexo se vuelve toda una puta, así que después de 10 embestidas el se subió la pantaloneta y ella debió vestirse de nuevo, volvimos a la sala y ella con tal de que el se lo metiera de nuevo se tomó dos latas en muy corto tiempo y nosotros de a cerveza, yo debía ir al baño de nuevo pero sabía que en una segunda ocasión ya no podría detenerla, así que resigne y deje que pasara lo que debiera pasar, entre al baño sin afán y al salir estabam en la cocina, nuevamente ella sin short, con la pijama enrollada en el cuello y las tetas al aire, puso las manos contra la pared, el la tomó por la cadera y sin mucho esfuerzo por lo mojado de su vagina la empezó a penetrar, yo me acomode en la sala y cómodamente sentado con una  cerveza en la mano veía como se comían nuevamente mi mujercita pero esta vez en la cocina de nuestra casa, así estuvieron un rato y ella trataba de ahogar un poco sus gemidos, a la vez que el "chapoteo" de su vagina y el golpe de sus nalgas contra la pelvis de su amante, lo podía oír desde donde yo estaba, luego fuimos a la habitación, yo tomé la delantera y le hice en el rincón, ella se puso en cuatro al borde de la cama con la cara hacia mí porque sabe que su expresión de puta mientras tiene sexo me encanta, el se desnudó y nuevamente le metió la verga, esta vez hasta el fondo, lo que le produjo un gemido largo e igual de profundo, la tomó con ambas manos por la cadera y tiraba de su culo hacia el con fuerza, las sacudidas hacían que sus tetas rebotaran y yo no resisti poner mi verga en su boca para que mamara como lo hace cuando esta en ese estado de alicoramiento y calentura, luego me puse boca arriba y ella se subió a cabalgar sobre mi, mientras que el se puso de pie sobre la cama y le acercaba su verga a la cara, ella sabía lo que él quería, así que de inmediato lo tomó con su mano y se lo metió en la boca, lo chupaba y lo metía hasta lo más profundo que su boca aguantaba, le hacía círculos con la lengua como toda una diosa en el arte de mamar vergas, yo podía sentir lo mojada y dilatada que el la había dejado al punto de sentir como sus fluidos escurrían por mi entrepierna, al poco tiempo ella se bajó y se acostó boca abajo, el se posó sobre ella y se abría paso entre sus nalgas para llegar hasta su culo, el que ella misma le ofreció abriendo sus nalgas con las manos, yo anhelaba esa escena donde por fin otro se comía el culo de mi esposa, pero lamentablemente ella no se aguanto su tamaño y llevado su cadera para que le diera por delante mejor, apenas estaba dentro de ella nuevamente el golpe de su pelvis contra las mojadas nalgas de mi esposa y el "chapoteo" de su enlagunada vagina rompía cualquier silencio en la habitación, aumentando cada vez más el ritmo ella subía aún más su culo y pedía que le diera cada vez duro, pedía más y más, el así lo hacía hasta que terminó por descargar todo su semen en lo profundo de ella, no lo sacó hasta quedar sin una gota, luego ella se levantó y fue directo al baño, nosotros solo nos vestimos y esperamos en la sala, ella se dio una ducha y salió en otra pijama porque la primera terminó muy mojada, nos tomamos las latas que quedaba para la sed y el saco su moto, se despido y se fue a su casa, todos contentos. 


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ