¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Quiero contar mi experiencia en el primer trío HMH:

Viajé a Medellín por trabajo hace 2 meses y llamé a un primo que vive allá. Hacía rato no lo veía, quedamos de vernos en un bar en el Lleras para tomar algo, la sorpresa mía fue cuando lo vi llegar con su esposa, una linda paisa: 1.68, un cuerpo muy bello y trabajado, piel blanca de porcelana, pelo liso negro y ojos verdes que me encantan, yo la había visto pocas veces aquí en Btá.

Llegaron a mi mesa, pedimos cerveza y ella cóctel, empezamos a contae anécdotas de la infancia y ella igual, por momentos sentía que ella me miraba diferente y a veces sentía como su rodilla rozaba mi pantalón, me parecía raro pero excitante, era difícil no mirar su escote que por ratos dejaba ver algo más o en sus piernas que con ese vestido corto se le veían muy insinuantes y provocativas, estaba perfecta esa noche, muy linda y sensual, ella obviamente notaba que yo la miraba y cuando cruzábamos miradas me sonreía de manera pícara, yo pensaba: será que mi primo no nota que me está coqueteando?

Cuando llevábamos como 1 hora en el bar él fue al baño entonces ella empezó a tocarme la pierna, obvio me gustó pero pensaba en él. Le dije: Qué haces? Si llega y se da cuenta? Ella me respondió: tranquilo, él está de acuerdo. Y yo: en serio? - Sí, es mi fantasía, yo ya le cumplí a él su trío MHM, me lo debe, cuando supe que iban a verse le dije que era la oportunidad, que mejor que contigo, alguien conocido, sano, educado y que me gusta, ese acento de uds me encanta!! Mientras decía eso puso mi mano en su pierna, la empecé a acariciar y apretar, esas ricas piernas invitaban a todo, con su otra mano se tocaba un poco.

Cuando él volvió ella me dijo que la invitara a bailar, él asintió, empezamos a bailar bien pegados, ella me acariciaba la nuca y yo con mis manos en su cinturita, las fui bajando hasta sus nalgas, empezamos a besarnos, esa mujer olía exquisito y besaba igual, no supe leer la mirada de mi primo, pero ya ni modos, lo estábamos disfrutando mucho, duramos un buen rato en el bar, ella cada vez quería que la tocara más, él tambiénla tocaba y besaba, llegué por debajo de su falda hasta su vagina y alcancé a sentir lo humeda que estaba, en ese momento ella mandó la mano a mi pene erecto, se emocionó y le dijo a él: uy amor lo tiene durisimo!! Luego de tanto juego, besos y manoseo Él dijo: entonces primo, nos vamos para el apto? Yo le dije que si.

Tomamos un taxi y allí fue igual, él se sentó adelante y yo con su hermosa esposa en la parte de atrás, la toque y me tocó todo. Cuando llegamos al edificio empecé a pensar cómo iba a ser, había hecho tríos MHM pero no un HMH y pensaba que tal vez me fuera a sentir intimidado por la presencia de otro hombre en la habitación y sobretodo que era mi primo.

En el ascensor ella solo me restregaba sus redondas nalgas en mi pene mientras lo besaba a él, entramos al apto, él lo puso a media luz empezamos a besarnos con ella, luego lo besaba a él pero nunca quitaba la mano de mi pene, yo tocaba sus senos y su vagina, me encantaba como la tenía de mojada, estaba super excitada, ella se volteó y empezó a quitarme la camisa, él extendió el sofacama y se sentó en un sillón - Quiero verlos, dijo.

Yo más caliente que estaba seguí disfrutando de esa belleza de mujer que tenía en frente, la besaba, le tocaba sus senos, le quité despacio su vestido, incluso rozar su espalda era una delicia para mi, ella desapuntó mi pantalón y empezó hacerme un oral Inició solo con su lengua en la punta de mi pene, yo estaba humedo también y a ella le gustaba lamer ese fruto mojado mientras me miraba profundamente a los ojos, esos ojazos verdes mirándome los recuerdo con mucho morbo, luego empezó a introducir todo mi pene en su boca y Lo chupaba con bastante gusto, luego a golpearse la cara con él, cómo lo disfrutaba!! Se puso de pié para besarme, en ese momento le quite el bra y me di un gusto tremendo besando y lamiendo sus senos, ella gemía bastante. Él frotaba su pene encima del pantalón y a ratos tocaba sus nalgas mientras le preguntaba: Esto es lo que querías amor? Ella le decía: Ay si! Que rico!! Así lo quería. Cada vez la temperatura subía más y las palabras pasaban de "amor" a: "así querías sentirte como una perra no?" Ella le respondía que si y me decía que la hiciera sentir como su puta, como su perra. En ese momento la alcé y la tumbé en el sofacama le quité sus tangas y oh sorpresa! Su vagina es del tipo que me encanta, aquellas que parecen una flor a punto de abrir y que parecen un par de alas que quieren abrazarte y te invitan a entrar era simplemente un manjar completo, húmedo y excitante. Empecé a besar y morder su muslos, a ratos gritaba un poco, fui subiendo hasta llegar a su vagina la chupaba como un niño a un helado, estimulaba su clítoris con mi lengua, mis dedos dentro de su vagina y otro más por detrás mi otra mano apretaba uno de sus senos, ella gemía cada vez más duro, así duré unos minutos hasta que soltó un: Hijueputa me vengo!!! Empezó a retorcerse y sentí como soltó su orgasmo y yo ahí recibiéndolo con placer, después de eso lo llamó a él, empezó a chuparselo mientras agarraba el mío con la otra mano, chupaba uno y otro, nunca dejaba a ninguno de los dos suelto, estaba extasiada de tener dos penes bien duros y dispuestos a su disposición.

Al rato se puso en cuatro para que la penetrara lo cual hice con gusto por supuesto! Al tiempo ella jugaba con su pene y sus bolas lo golpeaba contra su cara, él le daba algunas cachetadas y yo nalgadas, tambien usaba sus jugos vaginales para mojar mi dedo pulgar y meterlo en su ano, supuse que iba a querer una doble penetración así que quise prepararla para eso, pero no ocurrió solo quiso cambiar, esta vez me hacia oral a mi y él la penetraba pero esta vez ella encima de él cabalgando (Dios como se movía!!!) Y yo de pie al lado.

Así se turnó un par de veces más cambiando cada vez a una pose distinta, en ese lapso noté que se vino una vez más, era fácil detectarlo por su "hijueputa que delicia!!" realmente estaba muy muy excitada, hasta que al final cambiamos a la pose que creo fue la que más le gustó: tumbada de espaldas, descolgando su cabeza hacia atrás para chuparselo a él mientras yo encima de ella la penetraba con fuerza Sus piernas en mis hombros y poder verla tan golosa de esos dos penes me arrechó muchísimo, hasta que ahí casi ahogada por la pose en la que estaba tuvo su tercer orgasmo, ella sudaba y gemía mucho. Pidió entonces que le diéramos toda nuestra leche, yo me vine primero dentro suyo Luego él en su boca, como lo saboreaba, también chupó un poco del mío, creo que su fantasía estaba cumplida, daba gusto verla con semen en su cara, cuello y vagina. Descansamos un rato, luego ella se aseó un poco y al rato de nuevo a la acción.

Por favor comenten, tal vez me anime a contar lo que pasó después o aún mejor lo que pasó al otro día 


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ