¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Obrero con las manos en la Obra - III parte y Fin.

... Regresamos a la oficina como si nada, y yo pensando cómo hacer realidad la fantasía de Marcos, entregármele en mi propia cama.

Pasaron algunos días y entonces en una noche de sexo lujurioso con mi esposo decidí contarle mi atrevida hazaña mientras me hacía sexo oral.

-Sabes quién me está manoseando?

Levantó su cara de mi sexo y excitado me pregunto, Quien!?, algún amiguito?

-No, es nuevo y tú lo conoces, siempre morboseámos con la idea.

- Te comió y no me habías contado?, quién es? me dijo excitado mientras seguía chupando mi cuca.

- No aun no, solo me ha manoseado! Y es de la oficina.

Inmediatamente levanto su cara e incrédulo volvió a preguntarme de frente y oprimiendo mis tetas como obligándome a contarle bajo la presión del pellizco de mis pezones.

-Con el que morboseábamos, le dije mientras levantaba mis rodillas para que siguiera en el sexo oral.

Con voz temblorosa y agitada de la excitación, seguía preguntándome quién?, aun que yo sabía en el fondo que quería escuchar el nombre de Marcos.

-El negro de la bodega, le dije.

-Quien?

Yo sabía que él quería escuchar de mis labios su nombre, entonces le di gusto, y le dije si Marcos el negrote que querías para mí!

-Marcos!!, y te comió?, cuando fue?, que te hizo?, cuando?

Lo quería saber todo mientras como loco seguía chupándome mi cuca en busca de algún olor delator.

-No, el muy atrevido solo me ha manoseado.

-Te ha tocado las tetas?

-Siiiiii, me las manosea cada vez que puede.

-Te ha tocado tu culo?

-Siii, ese negro me lo violó con el dedo.

Mi esposo seguía excitado tratando de meter su cara entre mi cuca de la excitación, seguía preguntándome:

-Y te ha manoseado en forma atrevida?

-Siii, ese negro me manosea sin respeto cuando le da la gana.

-Y tú te dejas?

-Siiiii, ya no lo detengo, no puedo!!, es más fuerte que yo, cada vez que subimos al carro me manda las manos a mis tetas sin pedir permiso, a mi cuca, a mis piernas, a mi culo.

-Y tú que haces?, te gusta?

-Yo no hago nada solo abro mis piernas y si él me dice que me desabroche mi brasier yo me lo desabrocho, a él no le gusta que yo use brasier cuando estamos a solas, una vez me pidió que me quitara mis pantys, porque eso le estorbaba y yo me los quite, él me los pidió y nunca más me los regresó, me mando a casa sin calzones!

-Y se la has mamado?

-Siiiiiiii, hasta lo huevos.

-Y se te viene en dónde?

-Siempre en mi cara y dentro de mi boca.

-Y por qué no te ha comido?

-Quiere comerme, pero tiene una fantasía que es comerme aquí en nuestra cama.

Dicho eso, como loco mi esposo se levantó del pozo y comenzó a penetrarme mientras me amasaba mis tetas, y me preguntaba:

-Y te gustó?, te lo quieres comer?, vas a ser la putita del negro?, quieres que se te venga dentro?, le vas a dar culito?, lo quieres en mi cama?

A todo le contestaba que sí, sí, sí, sí, sí, siiiiiiiiiiii.

-Quieres que cuadre todo para entregarte al negro?, me pregunto mientras seguía fallándome con fuerza o con rabia?

-Le dije siiiii amor quiero ese negro dentro mío y en esta cama.

-Que más quieres?

-Quiero unas tanguitas nuevas para estrenarlas con Marcos, le decía con voz entre cortada y jadeando.

-Que más quieres, que más !!?, me decía mientras su corrida era inminente.

-Quiero que lo organices todo para nosotros y quisiera que tu arregles y tiendas la cama ese día y pongas sabanas limpias y organices la habitación para mi invitado.

Con un largo siiiiiiiii, se vino con un chorro que parecía interminable.

Mi esposo al día siguiente se puso en marcha para los preparativos, comenzó a cuadrar el cronograma de Marcos de la semana siguiente, no había que perder tiempo y le puso una sola tarea en la mañana del miércoles, debe acompañar a doña Ana a visitar un cliente fuera de la ciudad, recogerla en la casa y volverla a traer.

Ese fin de semana antes del miércoles, mi esposo me compró unas lindas y sexys tangas. Él mismo las escogió y pagó, era su tarea y obligación entregarme linda, me sentía nerviosa como una novia esperando su noche de bodas.

Ya Marcos había recibido instrucciones de su jefe para el trabajo y las mías para hacerle su fantasía realidad (y la nuestra).

La noche anterior no le permití a mi esposo tocarme, mi esposo estuvo de acuerdo queríamos que Marcos me disfrutara “virgen”.

La noche anterior solo se masturbo pensando en lo que pasaría la mañana siguiente y mientras mi esposo se masturbaba a mi lado me dijo otra idea que me excito hasta la locura:

-Amor quiero que tengamos a Marcos como nuestro nuevo amigo travieso, que él se meta en el juego, que tal si después de que Marcos te coma yo entro a la habitación como si nada y le contamos todo?

-Ufff, sería como que él ya tuviera permiso conmigo sin remordimientos de conciencia!, le conteste emocionada.

-Exacto, me dijo mi esposo mientras se seguía masturbando y yo me excitaba más con esa idea.

-Pero Marcos, ya con tu permiso también le pertenecería a él, le recordé a mi esposo.

-Exacto, me dijo jadeando.

-Y podría manosearme sin respeto.

-Exacto.

-Y podría pedirte permiso alguna mañana para venir a comerme?

-Sí, y sin pedir permiso también.

-Y tríos?, y sin condón?, y saliditas?, y vacaciones?, y ...?, y...?.......

A todo me decía que sí y yo excitada lo único que apuré fue a recibirle a mi esposo toda explosión de su verga en mi boca y él lo único me que decía mientras se venía:

-Así se la vas a comer a Marcos mañana, verdad?, siiiii.

La Mañana llegó y mi esposo lo tenía planeado todo, no iba a ir a la oficina y dio instrucciones de que a Marcos no se le llamara que iba a estar manejando.

Mientras yo me bañaba, mi esposo cambió las sabanas y fundas de la cama, limpio y organizo su mesa de noche y perfumó la habitación mientras me ponía sobre la cama recién tendida la tanga que él me había comprado para la ocasión.

Convinimos que usara la misma blusa blanca corta de tres botones que había usado la vez pasada, queríamos que terminara el trabajo, esta vez utilizaría una falda corta que en el pasado utilizaba para jugar tenis, pero esta vez sin short solo iba llevar los pantys de encaje que me compraron.

Marcos quedó de arrimar por mí a las 9 am, entonces ya mi esposo estaría esperando muy cerca en una panadería, esperando mis instrucciones.

Sola, perfumada y ansiosa, estaba ya esperando a Marcos y por mensajes de texto mi esposo monitoreaba la situación.

A las 9 y 5 escuche la camioneta estacionar frente a la casa, otra vez esa mezcla de excitación y nervios se apoderaban de mí.

Abrí tímidamente la puerta y Marcos paso rápidamente, ya no era necesario saludos de cortesía ni protocolarios, apenas cerré la puerta me agarró por la cintura y me beso, levanto mi faldita y agarró mis nalgas y las apretó fuerte contra él.

Cogidos de la mano lo lleve a la cocina y ya adentro nuevamente nos besamos y le invite a desayunar, el solo quería jugo a si que entre risas y recordando la anécdota de la vez pasada le serví el jugo y yo un café.

Recordó mi blusa y comentamos del tema, ya sin respeto alguno me desabrochó los botones y me dijo: así te quería ver ese día, mientras abría mi blusa y manoseaba mis tetas (sus tetas de ahora en adelante).

Y yo te quería ver así, y le subí su camiseta ajustada, ya con su torso desnudo y yo con la blusa abierta nos besamos y por primera vez sentí sus marcados pectorales sobre mis pechos desnudos, Marcos hacia lo que le daba la gana conmigo, me pellizcaba los pezones, me nalgueaba, me estrujaba “sus tetas”, si así como leen, SUS TETAS!!.

Ya no habían risas y las palabras sobraban, subimos a la habitación y en las gradas dejé caer mi blusa así que entramos a la habitación ambos con los torsos desnudos.

Marcos me tiró a la cama y caí boca arriba, Marcos puso todo su cuerpo sobre el mío y entre besos y caricias, se deshacía de mi falda y panty.

Me levantó mis muslos y comenzó a chuparme mi cuca y culo yo le coloqué mis piernas sobre su espalda y abracé su cuello, él me abría mi culo desesperadamente para violarlo ahora con la punta de su lengua, mientras con sus manos estrujaba “sus tetas”.

Se puso de pie y se empezó a desbrochar su correa, al ver esas abdominales marcadas yo me abalancé a su jean, quería ser yo la que liberara ese animal que ahora era mío, bajé su pantalón y como un resorte salió su verga apuntando a mi cara yo solo me pegué de su verga como naufrago a una botella de agua, succionaba y masturbaba.

Marcos sabía que me encanta que estrujen mis tetas, así que de mi mesa de noche tome el aceite de bebé y me lo esparció entre mis tetas y comenzó a masturbarse entre ellas, a pesar de tener tetas grandes, su verga era tan grande que llegaba hasta mi cuello en cada embestida de Macos.

Yo con mis brazos extendidos a los lados dejaba que Marcos dominara la situación mientras seguia masturbandose entre sus tetas, al fin y al cabo, ¡eran SUS tetas!!y podía hacer con ellas lo que le diera su puta gana.

Me preguntó de qué lado de la cama duerme mi esposo, yo desorientada por la pregunta le señalé el lado y me obligó a colocarme en ese lado, entonces yo boca arriba y Marcos sobre mí y untados de aceite comenzamos a resbalarnos y nuestros cuerpos se deslizaban en cada movimiento, me colocó mis manos atrás de mi cabeza y quedé a merced de Marcos.

Empezó a juguetear y deslizar su verga en mi cuca sin penetrarme, yo estaba más que lista para recibirlo, yo quería tenerlo dentro, pero él era mi amo en ese momento yo solo me dejaba llevar, solo abría más mis piernas para para invitarlo a poseerme de una vez por todas.

Entonces en una de esas embestidas, conectó su verga con mi cuca, lentamente empezó a ingresar, su verga era grande así que levanté mis piernas y lo abracé con ellas para facilitar la penetración, cuando por fin llego al fondo, sentí entonces que le pertenecía y no solo las tetas eran suyas.

Comenzó a follarme en movimientos suaves pero continuos, mientras me metía su lengua hasta mi garganta y luego al oído me susurraba:

-Te gusta?, eres mi putica ahora, cuando yo quiera te tomo, cuando yo quiera te manoseo, cuando yo quiera te voy a culiar.

Poco a poco comenzó a aumentar la velocidad de embestida, parecía un pistón!, levanto su torso apoyado en sus brazos y el pistón tomó velocidad de crucero, en cada embestida el golpe se hacía más sonoro, el sudor mezclado con el aceite hacía difícil sujetar y apretar su ancha espalda mis brazos y piernas constantemente se resbalaban.

Mis gemidos y el golpeteo de nuestros sexos se debieron escuchar por toda la casa, a punto de estallar me susurro donde lo quieres recibir?, yo no quería que lo sacara estaba demasiado excitada para que lo sacara, además recordé una frase de graduación para un cornudo: ”Solo te graduarás de cornudo, cuando tu esposa se deje penetrar sin condón y la llenen de leche”.

Entonces era buen momento para graduar a mi esposo con tesis laureada , como cornudo! Y mientras sentía mi segundo orgasmo lo abrace con las pocas fuerzas que me quedaban con mis brazos y piernas y con voz fuerte le dije, ADENTRO, LO QUIERO TODO ADENTROOOO!!!.

Y en un solo grito sentí como me llenaba de su leche, era la graduación de mi esposo como CORNUDO y mi bautizo como la PUTA PERSONAL de Marcos, dos grados en una sola ceremonia, jajaja.

Desnudos, cansados, sudados pero satisfechos nos acomodamos boca arriba abrazados, cada uno en su lado, yo en mi lado de siempre de la cama y Marcos en el que había conquistado y se lo había ganado, el lado derecho de mi cama, el que seguramente mi esposo debería compartir con Marcos de ahora en adelante.

Teníamos toda la mañana para nosotros, nos duchamos, Marcos se quedó en toalla mientras yo en bata le subía un jugo.

Mientras Marcos hacia una llamada yo le escribía a mi esposo diciéndole que oficialmente era cornudo, él sabía lo que eso quería decir, sin condón y todo adentro.

Mi esposo sobreexcitado dijo listo, ya voy!!, entonces puse en marcha el final del plan, me quite la bata y me senté apoyando mi espalda en el espaldar de la cama mientras con mis tetas al aire (perdón, con las tetas de Marcos), los dos desnudos conversábamos de lo que será nuestra relación de ahora en adelante, total discreción.

No pasaron 10 minutos y mi esposo abrió la puerta de la casa, la cara de susto de Marcos era de risa, se paró y quería saltar por la ventana, jajaja!, lo detuve y lo calme.

-Tranquilo, no pasa nada, arrópate y quédate en la cama.

Amooor?, grito desde las abajo mi esposo.

Holaaa Cariño estoy arriba!!, le dije.

Marcos se quedó petrificado mientras escuchaba los pasos de su patrón acercarse.

No le dio tiempo de pararse nuevamente cuando mi esposo abrió la puerta de la habitación y se acercó muy normalito a mí, se agacho y me dio un beso largo mientras me apretaba una teta.

Yo le retiré su mano de mi teta y le dije, nooooo amor que pena con la visita!!.

-Uyy verdad, que pena, solo venía a recoger unos documentos y entregarte esta blusa que la encontré en las gradas.

Yo sentada con las tetas al aire me reía mientras le entregaba la blusa a Marcos, jajaja.

-Es que Marcos es muy desordenado le dije a mi esposo riéndome.

-Hola Marcos, le dijo sonriendo mi esposo y estirándole la mano para saludarlo.

Marcos no entendía lo que pasaba solo le dio la mano y le dijo:

-Ingeniero que pena con usted es que yo ...

Mi esposo lo interrumpió y le dijo:

-jajajaja, Tranquilo Marcos, como te fue?

Y mientras mi esposo sentado a mi lado me apretaba una teta le preguntaba a Marcos:

-Que tal las tetas de mi esposa?, te gustan?,

-Ufff, Claro doña Ana es una mujer muy linda, dijo Marcos.

Mi esposo me quito la sabana que solo cubría mis piernas y me dio la vuelta poniéndole mi culo frente a Marcos.

-Y que tal este culo?, le dijo mi esposo mientras me lo nalgueaba.

- No te parece muy grande para uno solo? ,Y muy egoísta de mi parte no compartirlo?.

Yo me dejaba voltear, manosear y exponer de mi esposo, me sentía como si me estuvieran ofreciendo, vendiendo y eso me excitaba.

Mi esposo sentado en la cama tomo la mano de Marcos y la puso en mi culo y lo hizo recorrer mis nalgas.

-Qué te parece el culo de tu puta?

-Tiene una puta muy rica, le dijo Marcos ya más tranquilo y sonriendo.

TENEMOS!, le dijo mi esposo, no lo olvides TENEMOS!

Si eres discreto y la tratas con cariño te la puedo compartir.

Mi esposo me dio un beso, se paró y le dijo a Marcos:

-Tomate la tarde, yo cuadro todo en la oficina,

-Amor esta noche me cuentas, me dijo

Y mientras cerraba la puerta de la habitación nos dijo: diviértanse!

Macos no lo podía creer lo que acababa de suceder, me pedía explicaciones incredulo.

Como estuvimos todo el día en casa, poco a poco le explicaba el juego.

Estuvimos todo el día desnudos en bata, Marcos con la bata de mi esposo, almorzamos, nos volvimos a comer, nos volvimos a bañar,bailamos desnudos, descansamos en la tina y cerca de las 5 de la tarde se fue.

Durante todo el día me escribía con mi esposo y le daba detalles de lo que pasaba, al igual que con Marcos.

Marcos siempre respeto el pacto de discreción total y respeto dentro de la empresa, pero a solas si me trataba como a su puta.

Nuestros encuentros ya no solo fueron en mi casa, con Marcos pasaron muchas cosas:

  • - Siguieron los encuentros en mi casa.

ü  -Encuentros en moteles.

ü  -Manoseadas en el carro

ü  -Alguna noche algo prendido paso a mi casa y borrachito me comió en la cocina mientras mi esposo cuidaba que los niños no se despertaran.

ü  -Trio con mi esposo, lo ponía a masturbar a Marcos y escurrir sus jugos en mi boca.

ü  -Daba instrucciones a mi esposo de como enviarme a la oficina para que me llevara en el carro a “visitar clientes”.

ü  -Alguna vez mi esposo nos pagó una estadía un fds en una finca.

ü  -Llegue alguna noche con leche de Marcos en mi cuca, para ser limpiado por mi esposo.

ü  -Marcos dejaba semen en la sabana de nuestra cama

Marcos recibió una oferta laboral de un familiar fuera del país difícil de rechazar, para la despedida nos fuimos para armenia a una finca todo un puente.

Cada vez la comunicación con Marcos fue mas espaciada mientras estaba en el exterior.

Solo queda el recuerdo de una amistad lujuriosa.

FIN.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ