¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Sebastián el adolescente sobrino de mi esposo - II Parte y FIN

... ya sabía que Sebas me deseaba y la idea de tomar el rol dominante me gustaba, ser su profesora en materia de sexo

La luz de la habitación estaba apagada y cuando salió Sebas apagó la luz del baño y me encontró sobre la cama solo con el baby doll .

Sebas me miro incrédulo, me entrego mis tangas después de olerlas, dejó caer su toalla y veo su verga gruesa y larga, rosadita y afeitadita y estaba tan parada que literalmente tocaba su ombligo. De su verga lo halé hacia mí como si fuera la correa de un cachorro, así lo veía yo, como un cachorrito que quería ser amantado por mamá.

Se posó sobre mí y nos comenzamos a besar, tocaba mis tetas incrédulo y tímidamente, comenzó entonces a besar mis tetas, en realidad le estaba dando picos a mis pezones, esa sería su primera lección: aprender a mamar!

Apreté mi teta y se la dirigí a su boca y le dije ábrela lo que más puedas y juega con tu lengua sobre mi pezón, Sebas obedecía mis instrucciones, poco a poco yo soltaba mi teta y mi alumno la tomaba con su mano, ya sentía que verdaderamente me la estaba chupando, con mi mano acariciaba su cabeza dándole confianza y aprobando su primera lección, Sebas ahora alternaba de teta mientras las apretaba.

Ahora era mi turno de mamar, voltee boca arriba a mi cachorro y recorriendo su pecho con mi lengua fui bajando hasta su empinada verga que estaba lubricando exageradamente, exprimí sus líquidos pre seminales y me mojó toda la mano, mirándolo directamente a los ojos empecé a chuparme mis dedos llenos de su espesa baba transparente, cada vez que apretaba su verga salía más y más liquido, sentía que se me estaba derramando entre mis dedos y estaba desperdiciando ese néctar de mi cachorro, entonces me abalancé a su verga para beberlo directamente del envase.

Su verga era gruesa y tiesa como una piedra, parecía un bate de lo rígido, cada ciertas mamadas la sacaba de mi boca y golpeteaba mi lengua y mi cara con ese riel que parecía de mármol, su verga era del tamaño de mi cara y me gustaba que me cacheteara con ella.

Ya era hora de sentirlo adentro, pero como yo era la profesora, fui yo quien se sentó en ese mástil, en esa posición sentí su verga atravesar mi cuerpo hasta la garganta, empecé entonces a moverme en círculos para que su verga hiciera estragos en mi interior, el dolor se transformaba en placer y mientras con los dedos entrelazados y sus brazos hacia arriba de la cama lo tenía crucificado yo le daba de chupar teta a mi cachorro hambriento.

En esa posición seguí moviéndome descontroládamente, que rica sensación de pervertida sexual “abusando” de un bebé!!

Ya estábamos en punto de no retorno y comencé a realizar sentones cada vez más fuertes, sentí entonces como su verga se expandía en cada expulsión de su leche dentro de mí, yo aceleré el ritmo y mientras sentía un delicioso orgasmo, apretaba mis tetas contra su cara,

Exhaustos y felices, Sebas había pasado su primer examen.

Ese día mi alumno no llegó a la primera hora de clases, mientras tanto yo descansaba dichosa preparando la clase para el día siguiente.

Esa misma noche le conté a mi esposo lo que había pasado y detalle a detalle recreamos la misma escena ahora con él.

A la mañana siguiente, Sebas con más confianza salía del baño ya sin toalla directo a la cama, jugueteábamos solo un rato y lo despachaba a la U, lo último que quería era que perdiera clases, así que apuraba en las tardes a llegar más temprano, a veces en las mañanas a veces en las tardes pero yo quería pervertirlo también en alguna noche.

Una noche le dije a mi esposo que quería pasarme a la cama de Sebas, entonces aceptó con la condición de que quería escuchar afuera.

Así fue, descalza fui hasta el cuarto de Sebas y sin pedir permiso me metí entre sus cobijas, Sebas se despertó asustado mientras yo me quitaba la blusa del pijama, con mis tetas expuestas en su cara, mi alumno ya sabía qué hacer.

-Tranquilo tu tío tiene sueño pesado.

No tardo mucho y ya estaba encima mío, yo jadeaba un poco fuerte para que mi esposo escuchara desde afuera que su sobrino me estaba haciendo suya y lo estaba disfrutando.

Recuerdo cuando regrese a mi cama, esa noche fue la primera vez que mi esposo limpiaba mi cuca con sexo oral, el olor de otra verga dentro de mí lo excitó sobremanera y en ese tiempo no entendíamos porqué nos parecía tan excitante, solo nos dejamos llevar y mientras mi esposo se acercaba cada vez más a mi cuca, yo sentía algo de vergüenza saber que se iba a encontrar con leche de un amante, pero a medida que me chupaba , sentí como mi esposo se excitaba en forma desesperada buscando más y más leche caliente, eso también me excitó a mí y abrí ahora sin pudor mis piernas y con mis manos abrí más mi cuca para facilitarle la limpieza de los estragos que su sobrino había dejado.

Al día siguiente no hablamos del tema, casi que lo evitábamos, mientras Sebas, mi alumno aventajado, seguía aprendiendo con rapidez, ganaba confianza y en las mañanas me trataba como a su mujer.

Un par de semanas después, mi esposo no se aguantó y me insinuó que si quería otra vez acompañar esta noche a Sebastián a su cuarto que lo había visto muy tensionado por los exámenes finales.

-Si quieres vas y relajas a Sebas, pero yo te espero acá, me dijo mientras me tocaba la cuca.

Yo excitada, le dije listo y vengo te relajo a ti.

Con un beso profundo me despedí y antes de salir del cuarto me dijo en voz baja, déjalo que se venga dentro de tu cuca.

Ufff!, me excité sobremanera porque eso, inconscientemente, quería hacer, traerle toda la leche de Sebastián servida en mi cuca y me devolví a besarlo y le pregunte:

-Quieres que se me venga adentro?

-Sí, todo adentro.

-Pero es que tu sobrino se viene mucho y me deja llena

-No importa, me decía mientras me seguía besando

-No quiero ensuciar las sabanas con su leche.

-No te preocupes, eso no va a pasar yo me encargo de eso, me dijo excitado.

Con voz de bebita sexy le pregunté:

-Y quien va a limpiar a bebé?

-Papi va a limpiar a su bebé.

Excitada a mas no poder me volví a meter a la cama de Sebastián solo esperaba la hora de que se me viniera dentro de mí.

No deje bajar a Sebas de mí, hasta no estar segura que todo me lo había entregado.

Cuando llegué a mi cuarto mi esposo me estaba esperando desnudo, yo me tiré boca arriba y el me besaba y lamia de mi cuerpo el sudor que minutos antes su sobrino me había impregnado.

Sin tardar mucho llegó a lo que venía: a limpiar, limpiar y limpiar el morbo que nos producía esa situación era muy alto.

Un orgasmo con Sebas y dos con mi esposo la misma noche me sentía bien atendida.

Sebastián estaba a punto de terminar semestre y eso significaba que pronto se iría a vacaciones y lo más probable que regresaría para el segundo semestre a un apartamento de estudiantes.

Así que con mi esposo planeamos la despedida, aunque no iba a ser la primera vez que planeábamos un trio, si era la primera vez que lo íbamos a compartir en nuestra cama.

Recuerdo que teníamos un Blue Ray, era lo máximo en ese momento y alquilamos películas y varias veces las veíamos en la habitación, pero esta vez mi esposo alquiló una de porno.

Roncito frio, pasabocas y películas era el plan perfecto para organizar la despedida. Empezamos con una película de terror y ya con traguitos mi esposo sin decir que iba a poner, colocó la de porno (tríos).

Yo en short holgado y unas tangas y blusa de tiras sin brasier y mi esposo solo en bóxer, mi esposo y yo en cama y Sebastián al lado mío sentado en una mecedora, la película comenzó con una escena en una habitación en cuya cama había una pareja y se les unía un chico!

Mientras avanzaba la película yo me quite el short y por debajo de la sabana se lo tire al piso a Sebas, en la oscuridad del cuarto sebas lo recogió , seguía avanzando la película y yo le daba la espalda a Sebas poniéndole mi culo al frente de él, mi esposo sabiendo lo que pasaba (era el plan), recogió la sabana que me cubría haciéndose el que se dormía arrastrando la sabana y dejándome mi culo descubierto para Sebas, Sebas ya con confianza acariciaba mis nalgas y trataba de meterme el dedo por mi cuca.

La película avanzaba , yo abracé a mi esposo “dormido” que me estaba dando la espalda, entoncessaqué ahora si todo mi culo a merced de Sebas, mi alumno no se atrevía a más, solo acariciaba mis nalgas, entonces me tocó ayudarlo y comencé a bajarme mis tangas, Sebas ahora me ayudaba a quitármelas suavemente, fue entonces cuando sentí los labios de mi aprendiz besar mis nalgas, ese era mi alumno, no esperaba menos de él , yo volví a elevar mi culo y sebas comenzó a meterme la lengua entre mis nalgas.

Yo suavemente comencé a masturbar a mi esposo, esa era la señal que indicaba que Sebas estaba atacando y era hora de invitarlo a la cama.

Mi esposo volteo la cara y nos empezamos a besar, Sebas no se percataba de lo que estaba pasando por que tenía su cara entre mis nalgas , yo seguía masturbando y besando a mi esposo , entonces me incliné más y comencé a mamársela a mi esposo, cuando me desacomodé , Sebastián se dio cuenta de lo que estaba pasando y se detuvo ya no me acariciaba mas, entonces mientras yo seguía mamando le hice señales con mi mano para que subiera a la cama, me dejó por un par de segundos con la mano estirada, hasta que tímidamente la tomó y subió a nuestra cama, mi esposo se dio la vuelta y me quitó la blusa mientras yo seguíamamando y arrastrando más mi culo hacia Sebastián.

Sebas “en cucharita” conmigo comenzó a tocarme las tetas, nadie decía nada, solo se escuchaba los jadeos de la película y ahora la respiración acelerada de los tres.

No eran necesarias las palabras cada uno tomaba de mi lo que les deba la gana, sin palabras los dos me turnaban, yo ya conociendo sus gustos me acomodaba a sus caprichos.

Esa noche me dieron por todos lados, ¡literalmente se turnaban y rotaban cada orificio de mí!!

Los dos convinieron venirse al mismo tiempo en mi cara, yo los recibí con gusto.

Terminamos felices y mientras me duchaba, mis dos hombres terminaban con un brindis la noche, cuando salí del baño solo estaba Sebastián en mi cama, mi esposo se fue a dormir al cuarto de Sebas.

Me había prestado toda la noche a Sebastián, fue la primera vez, pero no la última.

FIN

PD: Solo a peticion de mis seguidores podria contar las travesuras que siguieron con el bebé


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ