¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Para efectos normativos de la página de guía cereza, voy a decir que tenía 18 añitos en ese entonces, pero en realidad tenía algo menos.

Gracias a mi talla siempre aparenté más edad de la que en realidad tenía.

Ya a los 15 años, por ejemplo, tenía tetas ya bien desarrolladas y la mirada de los adultos siempre se posaban disimuladamente en mis tetas, algunos no tan disimulados.

Era un diciembre y a fin de año nos reuníamos toda la familia en la finca del abuelo, mi familia numerosa entre primos, primas, hermanos, cuñados, cuñadas, tías y por supuestos mis tíos todos sumábamos unas 26 personas.

Algunos empezaron a llegar desde el 22 de diciembre y poco a poco la familia iba llegando conforme pasaban los días, la estadía estaba planeada para 10 días.

Mi tío Carlos, el hermano menor de mi papá, a quien todos le decíamos Papo, según la familia por que de niño le decían que era muy guapo y él a media lengua decía que se llamaba “Papo”.

Y es que es muy bello físicamente, mi tío Papo tenía en ese momento unos 35 años, bien cuidado, pecho y piernas velludas y brazos gruesos y hacia ejercicio en el gym.

Papo estaba recién casado y su antipática esposa a ninguna de las primas nos caía bien, era medio amargada y contrastaba con la personalidad alegre,jovial y servicial de Papo.

Llevaba varios años sin verlo, pues él vive en el exterior creo que la última vez yo tendría unos 7 u 8 años.

Cuando Papo me vio me abrazo y me dijo:

-Uy Any la última vez que te vi eras una bebita, mírate ahora estas hecha toda una señorita.

Yo coqueta y descarada le respondí:

-Ya no soy bebita, y mientras me despedía con un beso, para dejarlos llegar, le dije de cerca y pasito:

-“Ni Señorita”

Papo se reía y me volvió a abrazar, jajaja.

Mientras me hablaba no podía dejar de mirar mis tetas, pues yo estaba en vestido de baño cuando llegaron.

Los días pasaban y la familia seguía llegando, nos manteníamos en la piscina, en bikinis, short, sandalias, camisetas, pantalonetas etc..

La víspera de Navidad estábamos los primos y primas jugando en la piscina, el tío Papo se metió, su pecho marcado y velludo era difícil de pasar desapercibido.

Comenzamos a jugar a los caballitos, la idea era tumbarnos, mi caballo era mi tio Papo, me trepé en su espalda y comenzó el juego...

Yo tenía el mejor ejemplar para montar era el más fuerte. jajaj.

Yo en vestido de baño de dos piezas me abrazaba a Papo y él me sujetaba por ahora de mis rodillas (de parte de atrás), yo estaba totalmente broceada y me había aplicado una gran cantidad de aceite bronceador en mi pecho y en general en todo el cuerpo.

Me gustaba la sensación de sentir resbalar mi pecho en su espalda, no sé si él lo sentía, pero yo pegaba mis tetas aceitadas a su espalda, el agua nos daba al cuello, no porque fuera onda la piscina, sino porque “mi caballito” se agachaba, así que nadie afuera se percataba de lo que pasaría más tarde debajo del agua.

Jugábamos fuertecito, Papo me tiraba y mi cuerpo resbaloso por el aceite era difícil de sujetar, sus manos se resbalaban al sujetar mi cintura.

Ya no me sujetaba por detrás de las rodillas, ahora lo hacía por mis muslos y al resbalarse llegaba disimuladamente a mis nalgas.

Yo no me aguanté y debajo del agua me subí disimuladamente una copa de mi brasier y le puse la teta apretando su espalda, mientras lo abrazaba del cuello y seguíamos jugando, pero Papo ya no me tiraba, cuidaba de que no nos fueran a tumbar.

Papo caminaba conmigo despacito en el centro de la piscina, mientras ya sin disimular me sujetaba de mis nalgas, yo percatándome de ello, en un momento me corrí mi tanga del vestido y me lo metí todo en la raya del culo.

Cuando Papo volvió a agarrarme de las nalgas ahora no encontró la tela del vestido de baño, en cambio se topó con unas nalgas desnudas, aceitadas y resbalosas.

Yo aún trepada en su espalda abrazaba su cintura con mis piernas y con los talones de mis pies comenzaba a tocar su verga que entonces la sentía despierta.

Poco a poco la piscina iba quedando sola, los más chicos estaban saliendo y solo quedaron un par de primos pequeños que querían seguir jugando, le seguíamos la corriente jugando, pero Papo ya tenía sus dedos dentro de mis resbalosas nalgas.

Papo entonces dijo: cambio de caballito!! y me bajo y se puso atrás mío, los chicos también se cambiaron, pero mi tio era más grande que yo así que disimuló solo subiendo una pierna y con espadas de espuma seguíamos jugando con los más pequeños, en esa posición mi tío rozaba su verga con mi culo, y yo ya no quería jugar con los pequeños pero era la única forma de seguir disimulando y permanecer en la piscina sin levantar sospecha.

Papo me sujetaba por mi abdomen y con el dedo del corazón lo metía suavemente y en círculo en mi ombligo,movía y hundía su dedo dentro de mi ombligo.

Al ver que yo no ponía resistencia y dejaba que sus manos juguetearan libremente con mi ombligo, mi tío comenzaba a bajar su mano abierta y trataba de meter el dedo meñique en mi tanga por delante, yo no ponía resistencia y Papo bajaba un poco más y yo me empinaba y subía mi pelvis un poco invitándolo a seguir, bajó entonces más su mano abierta pero solo metió su dedo meñique entre mi panty hasta que sentí la yema de su dedo tocar el comienzo de la rayita de mi cuquita.

Ya era tarde y los peques ya no querían jugar y nos estaban llamando para comer o fotos o no se qué cosa.

Frustrados nos dirigimos a la escalera de la piscina, esta, de pronto era la última oportunidad, con mi tío excitado, nos dirigimos lentamente con mis primitos a la escalera de aluminio para ayudarlos a subir, ya sin ningún recato mi tio metió TODA su mano en mi tanga y me apretó fuertemente mi cuca y me sobaba la rayita de mi cuca mientras yo ayudaba a subir a mis primitos, solo tenía esos segundos, entonces por cada escalón subido yo los bajaba dos, jajaja.

Mi tio aprovecho en forma descarada ese par de minutos, su mano daba la vuelta desde mi cuca hasta mi culo, yo solo abría mis piernas mientras trataba de subir jugando a mis primitos, dejándolos caer para ganar más segundos.

los niños ya estaban por fuera y Papo me ayudaba a subir y sin ningún pudor mi tio me metió su mano en una teta y la masajeaba mientras muy lentamente yo trataba de subir.

Que rico se sentía ser deseada por un adulto.

La noche avanzaba y nuestras miradas se cruzaban, yo trataba de quedar sola en el exterior de la casa para que él se arrimara, pero había mucha gente era imposible encontrar un espacio sin personas.

Llegó la noche buena, cena, baile, pólvora, regalos y trago para los adultos, yo solo podía tomar “ vino espumoso de manzana”.

Yo solo pensaba en las caricias de mi tio, después de media noche los primos mayorcitos quedaron en las mesas de la piscina yo estaba allá y Papo se sentó con nosotros, poco a poco la familia se iba a sus habitaciones.

Habíamos pocos primos, así que recordé que los loros habían tenido crías y los invité a verlos , la jaula estaba atrás de la casa y frente a la gran jaula quedaba un cuarto pequeño con un catre y la mesa de planchar, utilizado para colocar las sabanas y la ropa limpia y sin planchar.

Fuimos los que quedamos en la piscina a ver los polluelos y yo caminaba abrazada de mi tio, levantaron la manta de la jaula para ver los loritos pero estaban en su nido oculto, entonces los primos decidieron ya entrar e irse a dormir,mis primos entraron y mi tio me hizo señas que me quedara viendo la jaula.

Mi tio se cercioró que todos hayan entrado a la casa y llegó al pequeño cuarto oscuro, abrió la vieja puerta de madera y me invitó a pasar con la mirada, yo di un último vistazo a la casa para verificar que nadie se habia devuelto y apure el paso para entrar al cuarto.

Papo cerró la puerta y quedamos con la penumbra de la luna, sin mediar palabras mi tio me besó , yo sin mucha experiencia me dejaba llevar, me levantó la falda y bajo mis pantys yo solo me dejaba llevar, mientras me besaba y manoseaba mis nalgas y me metía el dedo en mi cuca lentamente.

No teníamos mucho tiempo, así que solo subió mi blusa y desabrochó mi brasier sin quitármelo , me chupo mis tetas mientras me manoseaba mi culo , me tiro sobre la montaña de ropa que estaba en el pequeño catre y aun que no era virgen nunca me habían hecho sexo oral, por primera vez sentía una lengua en mi cuca, mi tio me “desvirgó oralmente”, era delicioso, agradezco a mi tio haber sido tan bueno conmigo, chupaba y chupaba mi lubricada cuquita ,no estaba arrepentida Papo era el hombre indicado, fue tierno.

Mientras me chupaba mi cuquita escuché como se desabotonaba su pantalón, confieso que estaba asustada pero no arrepentida, yo solo me dejaba llevar.

Papo se paró a mi lado y acercó su monumental verga a mi cara y aunque ya había mamado antes, temía no cumplir las expectativas de mi tio, puse todo de mi parte y con mi única guía que eran las películas porno traté de metérmelo lo que más podía, solo chupaba mientras mi tio lo movía lentamente, no quería parecer novata, así que tragaba los líquidos de mi tio, en ese momento pensaba que tal si mi tio quiere venirse en mi boca!!?, era mi mayor temor, pero si eso era lo que él quería, yo estaba dispuesta a recibirlo, no quería que mi tio pensara que estuvo con una niñita y se arrepintiera.

Y llegó el momento y nuevamente se ubicó en mis pies y me levantó la falda y con su verga en la mano comenzó a buscar mi estrecha cuquita, excitada le abrí mas mis piernas y comenzó a penetrarme muy suavemente, cuando ya lo tenía adentro comenzó a follarme muy suavemente y mientras tomaba mi cara con sus manos comenzó a besarme, una, dos, tres embestidas lentas, los nervios estaban desapareciendo y la excitación crecía, en cada embestida Papo llegaba más al fondo pero llegó un momento en que su verga me lastimaba y Papo lo entendió, así que como experto que era mi tio tomó la medida de hasta donde embestirme.

Tio Papo fue bueno conmigo solo me penetró hasta donde yo podía aguantar, entonces comenzó a follarme más rápido mis tetas se movían y sonaban en cada embestida, el dolor se convirtió en placer, no sé qué prenda tomé en la oscuridad y me la metí a la boca para no gritar, aunque no era virgen si sentí que era la primera vez que estaba con un hombre de verdad, sentí un orgasmo prolongado de uno o dos minutos, entonces Papo sacó su verga húmeda y comenzó a masturbarse frente a mí, cuando se vino, derramó toda su leche caliente encima de mi cuca como crema chantilly sobre una dona.

Teníamos poco tiempo antes que nos empezaran a extrañar, mientras yo me vestía mi tio seguía manoseándome, el aún no se había subido sus pantalones entonces me dijo:

-Debes despedirte de tu amiguito.

Su verga flácida, húmeda y gruesa esperaba su despedida, yo solo hacia lo que él me decía, entonces sentada en el catre se la limpie mamando y mientras se la limpiaba mi tio me acariciaba mi cara y me decía:

-Eres una niña buena, verdad?

-Umjum, Yo solo asentaba con mi cabeza mientras seguia mamando para limpiarla.

-Vas a seguir siendo buena con tio Papo?

-Umjum, seguía asentando mi cabeza sin sacar su verga de mi boca.

-Te vas a seguir dejando consentir de tu tio Papo?

-Umjum,

-Vas a guardar el secretito del tio Papo verdad?

-Umjum,

Una vez limpia su verga mi tio me dijo que le subiera el bóxer, yo le subí el bóxer, el pantalón, le acomode su camisa y le abroche el pantalón y la correa, pensé que eso era lo que se hacía, además a los adultos hay que obedecerles me habían enseñado.

Salimos cuidadosamente yo por un lado y mi tio por el otro.

Pensar que en las ultimas vacaciones mi tio me regaló una cocinita y una barbie de Navidad, hoy estaba recibiendo una verga, leche y orgasmos.

Durante los siguientes días nos manoseábamos en la piscina y una vez fuimos al pueblo en carro por víveres, se la mamé en el carro, en el pueblo me abrazaba y caminábamos cogidos de la mano, me sentía grande.

Las vacaciones se acabaron rápido y no pasó nada más, fue el primer regalo de mi tio, pero no el ultimo.

FIN

PD: Si quieren saber lo que paso con mi tio en las siguientes vacaciones , dejen un me gusta sus comentarios con respecto a mi experiencia.

que opinan de las relaciones incestuosas?, hice mal estar con tio Papo?


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ