¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

El domingo me escribió John diciendo que iban a estar solo en la casa, que si iba a caer y de una me alisté y salí. Llegué a la casa de ellos y estaban haciendo el almuerzo, arroz, papitas fritas y salchichas, hicieron más y también me dieron. La vuelta estaba todo normal, yo estaba con ganas de culiar pero ellos eran serios, hablábamos mierda, nos reíamos pero nada de la vuelta. Pareciera que no fueran maricones o que nunca hubiéramos culiado. Yo hasta me asaré.

Comimos, lavamos los platos, organizamos la cocina, ellos estaban en pantaloneta y se les veían esos culos muy ricos. No fuimos para la pieza de John y ahí sí de una John se me tiró a chuparme trompa y a pasarme las manos por la espalda y el culo, yo hice lo mismo, nos tocamos con morbo.

Samuel: sí que están arrechas este par de locas.

Y se nos unió y nos chupamos la boca entre los tres, nos tocábamos los culos, ósea cada uno tenia dos culos en las manos. Nos empezamos a empelotar y hicimos agachar a Samuel y lo pusimos a mamar las dos vergas.

John: eso mariconcita, chupe la verga de dos machos, pruebe lo que le vamos a meter por ese culo.

Samuel: que chimba mamar estas vergas.

Él mamaba una chimba y nosotros nos chupábamos la boca y nos tocábamos el culo y también le cogíamos la cabeza a Samuel y le hundíamos la verga hasta que se sintiera ahogado, mientras chupaba una, pajiaba la otra. Que pelao pa’si sabia mamar, eso nos chupaba las güevas y hasta sonaba cuando las sacaba de la boca. Una chimba verle a ese pelao la boca chorriando babas con esos ojos lloroso.

Yo: chupe perrita, mámese con ganas estas vergas.

John: mirale esa cara de mamona que pone. Seguí chupando perra, que eso es lo que te gusta malparida.

Y me daba cachetadas y le escupía la cara, le pegaba con el chimbo en la cara. John y yo nos dábamos los picos, nos apretábamos el culo, esas vergas estaban a mil, durísimas.

En esas se paró Samuel y me fui a sentar a la cama y ahí empiezan los dos chuparme la verga, se turnaban apara metérsela en la boca, uno me chupaba el chimbo y el otro las güevas. Que morbo ver a esos dos hermanos pegados chupándome la verga.

Les dije que se acomodaran para poder tocarles el culo, y quedaron en 4 uno al frente del otro y con eso culos a mi alcance, y les empecé a tocar esos ricos culos y a darles nalgadas.

Yo: que mariconas tan ricas, chúpenme la verga perritas.

Samuel: si le gusta como se la estamos mamando?

Yo: claro mi amor, sigan así.

John: una chimba de verga parce, para esta perra.

En esas se para y saca de un cajón una tanguita roja de esas de hilo dental y se la puso.

Samuel: mírela pues como es de perra.

John: pille pues cómo es parce, para que vea cómo es una perra.

Que chimba gonorrea ver a ese man todo macho con esa tanguita, la parte de adelante se le estiraba hasta la punta del chimbo y por los lados se le veía la verga y las güevas, no era mucho lo que tapaba pero igual eso me arrechó bastante. Luego se dio la vuelta y se veía mucho más chimba, ese man con esa espalda de macho toda rayada por el ejercicio y ese culo todo chimba con esas tangas. Yo le di una palmada en ese culo y Samuel le dio otra.

Yo: como te ves de rica maldita perra.

Y me tiré a chuparle trompa con más ganas y a tocarle ese culo sintiéndole esas tanguitas. Samuel también empezó a tocarle ese culo y a darnos los picos los tres al mismo tiempo.

Yo: parce, me calentaste con esa tanguita.

John: le gustó marica? Pille!

Y saco otra igual y se la pasó a Samuel y de una se la puso, le quedó igual, solo le tapaba la punta el chimbo, el pelao se voltio y que chimba de como se le veía ese culo.

Yo: uy gonorrea, que chimba de culito.

Yo me tiré a acariciarlo y le empecé a besar el cuello, esos manes todos machos con esas tanguitas me volvieron loco. Severas mariconas. En esas veo a John en 4 en la cama mostrándome ese culo y Samuel también hizo lo mismo. Que chimbaa gonorrea de dos manes ahí parando el culo con esas tanguitas de mariconas.

John: venga pues parce que somos sus perras, háganos lo que quiera.

Samuel: estos culos son para usted, cójalos de cuenta suya.

Yo de una me les fui a darles lengua, una chimba de morbo, le corrí con las manos el hilo y a darles lengua.

Yo: estos culos van a ser míos.

Samuel: ya son suyos, somos sus perras.

John: siii hágale marica, pónganos a ver estrellas.

Yo: quién es el macho de estos culos

Samuel: usted mi amor.

Yo: quienes son mis perras.

Y les daba duro esos culos.

John: nosotros somos tus perras.

Yo: cuál nosotros malparida? Nosotras! Pa’eso tienen estas tanguitas.

John: siii nosotras somos tus perras mi amor.

Yo: y vos qué? decí algo maricona.

Samuel: somos tus perras mariconas, abranos el culo como una chocha.

Eso se oía todo chimba, esos manes todos nea con voz de machos diciendo que eran unas perras. Que arrechera.

Y así en 4 también les cogí esos chimbos se los empecé a chupar, esos manes estaban pero arrechos como un hijueputa. Les daba nalgadas, les escupía ese jopo, les mordía esas nalgas, mientras le daba lengua a uno al otro le daba dedo, eso gemían una chimba, de serio eran unas perras. Ellos se besaban con un hambre toda chimba.

En esas se para John se quita la tanguita.

John: vea! Póngasela para que vea lo que se siente ser bien perra.

Samuel: vuélvase una perra como nosotros.

Yo del morbo y la emoción me la puse y me toqué el culo con ese hilito, John me voltio y me puse en 4 junto a Samuel. El marica este me empezó a dar lengua.

John: ahora sí maricona, quien es la perra.

Y me daba nalgadas.

Yo: yo, yo soy una perra. Chúpame el culo marica, que chimba.

John: y quién es el macho aquí.

Yo: usted es mi macho.

Samuel: no papi, es el macho de las dos.

Y Samuel se acomodó en 4 poniéndome el culo en la cara, así yo quedé chupándole el culo a él y John a mí. Que chimba ver ese pelaito con esa tanguita negra en ese culito blanquito y lampiño. Con las manos le abría ese culito y le metía la lengua todo lo que pudiera. Que chimba como gemía, al igual que yo con la lengua del parcero en el culo.

Yo: que chimba de culo tenés gonorrea. Culito de perra.

Samuel: hágale parce, cómame el culo que lo tengo caliente.

John: y vos también tenés un culo muy bueno, está es bueno para darle verga como hijueputa.

Yo: entonces métamela parce, quiero chimbo como un hijueputa, que yo le recibo todo lo que quiera mi amor.

El man me empezó a dar dedo y ya tenia como tres dedos, no sé pero yo ya sentía ese jopo todo abierto. Los dos hermanos se pararon y yo me quedé en 4 y siento que John me mete la verga por el culo y yo todavía con la tanga puesta, uuuu ahí si que me sentí con una perra con esa tanga puesta y ese chimbo en el culo, y el parcero martillándome y diciéndome cochinadas. Que morbo tan gonorrea.

Samuel también con la tanguita negra pues se me paró en frente y me metió ese chimbo en la boca, y empecé a mamar con una arrechera remalparida. Una chimba ver a esos dos hermanos cogidos de las manos y dándosen picos.

Samuel: que zorra tan buena la que nos estamos comiendo. Metele duro esa verga, partile ese culo que a ella le gusta, véala como se mueve y como gime.

John: que culo mas chimba, me va a hacer venir.

Yo: deme maricón, no se venga todavía, aguante pues si es tan macho y deme chimbo todo el día.

Yo voltie a Samuel y le di lengua por el culo y me despegué de John para irme a clavar a Samuel, y empuje a John para que me chupara la verga.

Yo: venga pues y me chupa la verga que se la voy a meter a la perra de tu hermanita. Déjamela bien babiada.

John me la chupó y me la escupió.

John: clávesela a esta perra que le gusta el chimbo como un hijueputa.

Y se la fui metiendo suave, el man se estaba quejado pero el hermano le cogió la cara.

John: aguante mariconcito, que a usted le gusta que le den verga, no se queje, sea la perra que tanto me gusta.

Y le escupía la cara, le lamía las babas y le daba cachetadas. Samuel se quejaba del dolor pero luego se relajo y ahí si le empecé a dar verga, se la metí hasta el fondo y serrucharle ese culo.

Samuel: que rico parce, deme verga, métemela duro parce.

Entonces la empecé a sacar del todo y se le mandaba de una, John aprovechaba cuando la sacaba para darle un chupón a la verga, que chimba porque la lubricaba y le entraba mejor a Samuel. Podía ver como entraba y salía por ese jopo todo abierto, eso ya no era un culo, ya ese era una chocha. Eso fue mucho darle verga a ese bebé, hasta que me vine, una parte le quedó dentro del culo y la otra se la tiré en ese jopo. Una chimba de venida, le di su buen cocao de leche.

Samuel: me preñaste maricón. Ahora me toca a mí abrirle ese culo.

Yo: hágale métame esa verga.

Me acosté boca arriba, abrí los pies y levanté las rodillas y se puso a darme lengua por el culo, y mientras eso John se sentó en mi cara para yo le diera lengua por ese culo, que chimba de morbo, yo dándole lengua al parcero y el hermanito dándome lengua a mí.

Después voy sintiendo como me va metiendo la verga, lento pero se me va yendo pa’entro mientras le voy chupando el culo, las güevas y el chimbo a John. Eso solo se escuchaba los picos que ellos se daban y el tas tas de la martillada que me estaba dando. que morbo tan gonorrea.

John se paró y se puso detrás del hermanito y de una se le fue a clavarlo, el man, Samuel, paró un momentico para que John se la metiera y después se empezó a mover, que cara de loco y de placer la que ponía ese bebé. Esa carita colorada y sudada, se veía hermoso el mariquita este.

John: eso, mueva ese culo perra sarnosa, como se siente mi amor?

Y le cogió la cara para chuparle la boca a Samuel.

Samuel: que rico mi amor, deme verga papi, ábrame el culo.

Eso se veía una chimaba ver esos dos hermanos ahí dándose clavo y besándose con una chimba de sensualidad y con el chimbo de ese pelao dentro del culo.

Samuel: espere que no me quiero venir todavía.

Y se salió de como estábamos y empujo a al hermano mayor a la cama, el man se puso boca abajo y Samuel se le fue a darle legua por ese culo, una chimba de escena, John acostado boca abajo y con las manos abriéndose las nalgas y samuel en 4 chupándole el culo. en ese morbo tan hijueputa no sabía ni que hacer, clavarle ese culo a Samuel o chuparle también el culo a John o ponerlo a mamar. Me fui y puse a mamar a John.

Yo: chupe pues perra malparida. No pues que tan macho? Hágale zorra hijueputa chupe como la perra que es.

Samuel: eso, ponga a mamar a esta perra.

Y le daba nalgadas todo duro. Yo me animé y le di una palmada sueve en la cara.

John: qué le pasa pirobo?

Yo: ya! ya! sueve marica.

John riéndose me dijo: no marica que qué le pasa? Así no se les pega a las perras, deme más duro marica, escúpame la cara.

Samuel: severa perra, eso dele duro a este maricón, que sepa quién manda aquí.

Escuchar eso me arrechó más y ahí sí que lo empecé a tratar como a una perra. Eso le dije de todo, le escupí esa cara, le pagaba con la mano y con el chimbo, ese man se volvió toda una zorra, con una cara y voz de hombre pero toda una sunga. Pa’esas el hermanito ya le estaba martillando ese culo entonces le metía también el chimbo a la boca a Samuel y le chupaba la boca. ver a esos dos culiando fue una chimba, ese pelaito dándole al hermano mayor como todo un machito. Le estuvo dando chimbo hasta que se cansó.

Samuel: venga y cómasele el culo a esta maricona.

Yo me fui y le dije que se volteara y le levante una pierna, se lo hundí y eso se le fue de una, y lo empecé a serruchar como un hijueputa. Mientras le chupaba la boca Samuel nos puso a mamar a los dos al mismo tiempo, y en esas se vino y la leche nos cayó en la cara y en la boca pero seguimos besándonos y comiéndonos la leche de Samuel. Él también agachó la cabeza y nos besamos los tres pero no le tocó leche porque ya nos la habíamos tragado nosotros.

Yo apuré la clavada y me vine otra vez dentro del culo de John.

Yo: ahora sí malparida ya las preñe a las dos, ahora sus mis hembras.

John: si papi, soy tu perra.

Samuel: no, somos tus perras mi amor. Aquí tiene dos culos para que se coma todos los días y chimbo también le damos. Y se rieron los dos.

John: ey yo no me he venido todavía, quién me va a poner el culo?

Yo: venga y me preña a mí. Que usted tiene un chimbo muy bueno.

Me le puse en 4 en la cama y ese man me dio como a rata en balde, me cogió de la cintura y tas tas tas y yo a gemir como una perra. El man no duro mucho y sentí que se vino dentro del culo, eso pego un suspiro todo miedoso cuando me sentí con el culo lleno de leche.

Nos acostamos los tres en la cama, nos besamos y nos acariciamos y descansamos un rose.

Yo: uy marica, cómo será la culiadera de ustedes dos cuando se quedan solos.

John: ah marica, hay que aprovechar, eso hemos culiado en todas partes, en el baño, la sala, la cocina, hasta una vez en el patio y casi nos pillan.

Yo: ey me invitan que culiar con ustedes es una chimba, ey parce hagamos una orgía.

Samuel: que chimba parce y tenemos a quién invitar.

Yo: hágale cuadremos.

John: uy marica pero hay que esperar a que nos recuperemos porque mañana voy a amanecer con el culo adolorido y las bolas sin leche.

Descansamos, nos vestimos y les di los picos antes de irme.

.

.

Ey gracias a todos los que me escriben al interno y al correo [email protected] sigan escribiendo que es lo que me motiva a escribir estas historias. Tengo muchas más por escribir pa’que pasen bueno leyendo.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ