¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Debutando con las "Masajistas"

Hoy comentaré mi primera vez visitando estas "salas", siempre he sido una persona solitaria, es decir, no he sido como la mayoría que tiene un grupo de amigos con los cuales se lanza en esta aventura de visitar "las niñas", desde que era menor de edad y cuando existian las páginas amarillas, buscaba los anuncios de las masajistas y llamaba solicitando precios, servicios y dirección, en aquellas épocas no era tan común la Internet, en fin, con cada llamada esperaba que me contestara alguna mujer de voz sensual, cariñosa, amable y que fuera bastante hot, la inocencia me hacía creer que allí todo lo hacían por gusto mas que por dinero, ocasionalmente atendían el teléfono chicas y siempre eran mala clase, sin embargo, yo siempre preguntaba si atendían a chicos de 15 años y la respuesta siempre era negativa. Por tanto me toco esperar a tener la mayoría de edad para poder conocer estos lugares.

Pero no me aguante, a los 11 meses de haber cumplido mis 17 fue que salí a que me dieran cariñitos, eran primeros días de diciembre, no se porque finalizando año mi deseo sexual se incrementa, realmente no tenia claro a dónde ir, en esa época era común que hubiera personas volanteando con publicidad de estos sitios, pero me daba  vergüenza recibirla, otro hábito común era pegar la publicidad en postes y teléfonos públicos, mi estrategia fue disimular como si estuviera llamando y así poder mirar la dirección de estos lugares, identifique dos inicialmente, ambos sobre la avenida Girardot, el primero quedaba en la esquina donde está avenida se cruza con la calle Argentina, la fachada del lugar era muy fea y justo ahí pasaban muchos vehículos de transporte de mi sector, me hice frente a la puerta muy disimulado para entrar pero no lo hice, temía que pasara algún conocido en alguno de esos vehículos y me viera ingresando, entonces camine por la avenida Girardot hasta el otro sitio, este quedaba en la esquina en frente del parque del periodista, igual por la avenida Girardot pasaban vehículos públicos de por mi casa, sin embargo, la puerta de entrada a esta sala era por la calle, no por la avenida, ademas en el segundo piso funcionaba un consultorio que tenía que ver con algo de salud y la sala quedaba en el tercer piso, por eso si alguien conocido me veía podía disimular más fácil que estaba haciendo allí. 

Ingrese al sitio, subí las escalas y justo en el segundo piso estaba la recepción del consultorio de salud de un lado y al otro una reja cerrada para poder seguir subiendo hasta el tercer piso, no me lo esperaba y me decepcione, varias personas me vieron y casi me devuelvo, pero la casi ereccion que me estaba dando me animo a tocar el timbre de la reja, se sintió el impulso eléctrico sobre la chapa de la reja, la empuje y subí muy ilusionado hasta el lugar. 

Segunda decepción, me recibió un tipo, mi inocencia y deseo me hacian creer que allí lo recibían a uno hermosa chicas con sonrisa de oreja a oreja y sensual lencería, pero no, este sitio era administrado por un tipo de melena larga y aspecto bien metalero, si alguien conoció a Juanes cuando inició en ekimozys, asi era el administrador excepto por un bello facial tipo candado, el tipo me invitó a entrar y sentarme en un sofá, la salía era amplia y todo estaba lleno de cortinas vino tinto, en la ventanas estas cortinas eran traslúcidas y le daban un tono chevere al lugar, este hombre me ofreció al de tomar y me dijo precios y tiempos, me dijo que me presentaba las chicas disponibles y que si ninguna me gustaba debía cancelar una pequeña suma solo por verlas, accedí, el hombre me invitó a pasar a otra sala aislada por cortinas, me senté e inició el desfile, se presentaron cuatro chicas, no recuerdo bien nombres y me decepcione por tercera vez, esperaba que fueran más amables y sensuales, pero, una me llamó demasiado la atención, la terce chica en presentarse, una lolita mmmmm, deliciosa, de 165 a 168 de alto, delgada pero de cuerpo lindo, cintura pequeña y de guitarra, muslos tonificaditos y piernas largas, cabello largo castaño, carita linda y bastante juvenil, cuando la vi me dije esta es, pero cometi un error de debutante, cuando se me presento y me dio la mano, le pregunté "¿cuantos años tienes?" A lo que ella miró rápidamente y de reojo a la cortina, la cual se movió y nerviosa me contestó "19". Cuando el desfile terminó, regresó el cuasi juanes de ekimozys y me dijo "por cuál se decidió" , le dije que quería con la tercera a lo caul me contestó "lo siento ella la acabaron de reservar y ya esta paga" por lo que dije que no me interesaba ninguna, el hombre procedió a cobrar la cuota por solo ver la chicas y salí de allí, esa fue mi cuarta decepción de novato. Cuando salí de allí camine rehaciendo mis pasos por la avenida Girardot para ir de nuevo al primer sitio donde no me atreví a ingresar en ese recorrido vi a lo lejos que venía un grupo de estudiantes, el uniforme era el del colegio donde hacía un año me había graduado, salian de ceremonia de graduación en ADIDA, y allí estaba Nataly (si no sabes quien es Nataly, debes leer mi anterior relato) hermosa y sexy como siempre, me miro pero no nos saludamos solo nos sostuvimos la mirada por varios segundos, pero verla aumentó mis ganas y hubiera querido partirle ese vizcocho de labios gruesos que yo ya había palpado en la biblioteca donde alfabetizamos, pero verla aumentó mis ganas y solo decidí buscar más sitios, fue así como camine hasta prado, una sala que quedaba por la calle de atrás de lo que fuera Saludcoop del centro, solo tenía ganas y quería debutar, era una casa antigua, fea y también administrada por un tipo, me presento solo dos chicas, estas si salieron en ropa interior, ambas de tez morena, pero no eran de mis gusto, sin embargo, mis ganas de debutar me llevaron a decidir por algúna, elegí la más alta y que me parecía más sexy, pasamos a una habitación de colchoneta en el piso, cuarta decepción, la tipa entró se empeloto, yo debutando no sabía que hacer así que ella me dijo "quitate la ropa" me empelote, ella me la empezó a jalar, cuando estaba medio dura me puso el preservativo, se lo mando a la boca y empezó a chupar, una mala mamada, cuando se puso dura del todo, lo dejó de mamar y me dijo "arriba o abajo?" le dije que yo arriba, hice un misionero y me vine como en 10 minutos después de estar sobre ella, tenía como 35 minutos o 40 minutos más, podía darle otro polvo pero mi decepción era tal que me duche me bañe y salí.

En general mi debut en salas fue malo, no obstante, esa decepción inicial me empujó a seguir buscando la atención que quería en otros lugares, bueno, también me envicie de ver el desfile de chicas cuando se presentan, es por eso que en próximos relatos les contaré como logré disfrutar de otras damas mucho más complacientes. 


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ