¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Romperé un poco el hilo de mis experiencias sexuales en salas de “masajes”, pues hablare de esa costumbre tan deliciosa que es la masturbación, no hablare desde hechos científicos, pero si hablare de mi experiencia.

Adquirí el hábito de masturbarme siendo pequeño, tenía 10 u 11 años, lo descubrí accidentalmente mientras me follaba literalmente mi almohada, un día amanecí con mi zona genital sobre ella y en esa erección matutina, empecé a moverme de abajo hacia arriba, frotando mi verga contra la almohada y después de unos minutos sentí esa deliciosa descarga de placer que se genera al alcanzar el clímax.

Sin embargo y por cuestiones culturales empecé a creer que lo que hacía estaba mal, eran tiempos sin Internet y sin computadoras en casa y los celulares eran artilugios de lujo que eran única y exclusivamente para hacer y recibir llamadas. En mi casa no había televisión por cable y tampoco revistas para adultos, sí, antes el porno más accesible era en revistas. Sin embargo, en mi casa si había revistas de farándula y ese tipo de cosas, fue ahí donde vi la primer teta que desee sexualmente.

Era una imagen de una página completa, más precisamente se trataba de una publicidad de un perfume, la imagen era en una playa, una pareja de dorsos desnudos, una chica sentada sobre un hombre como si lo cabalgara, mientras el la apretaba por la cintura, ella era una chica de tez canela por el sol, cabello lacio negro que se deslizaba por su espalda hasta derramarse en su coxis, sus tetas medianas y “aperadas” sólo se lograba observa una, ya que los modelos estaban de lado, pero se podía ver perfectamente esta teta desnuda y libre con un hermoso y pequeño pezón de color oscuro, mientras que el hombre enterraba su cara entre ese lindo par de teticas disfrutando de su olor.

Todos los días miraba esa imagen y me pajeaba cada dos o tres días en mi almohada, imaginándome esa hermosa chica de tetas al sol. En mi casa había suscripción al periódico el colombiano, y en sus páginas ocasionalmente aparecían noticias con imágenes de modelos famosas en ropa interior o también publicidad de la reconocida Leonysa, pero lo que más me gustaba era que a finales de año llegaba junto con el periódico, una revista del almacén que fía porque confía, y allí mi parte favorita era la sección de ropa interior femenina, creo que fue gracias a esas revistas que nació en mi la fijación sexual por lolitas adolescentes, esas eran las imágenes más llamativas en los catálogos. Estas revistas se convirtieron en inspiración de muchas de mis pajas.

Como mencioné, la moralidad infundada me hacía creer que desear sexualmente esas chicas y darme placer a partir de esas imágenes era malo, por eso durante temporadas me cohibía de ese placer, entonces pasaba largos periodos de ayuno sexual. Fue así como llegó mi incomoda primera vez, llevaba más de mes y medio sin masturbarme, estaba muy deseoso y cargado, una amiguita me invitó a su casa, por hoy no daré detalles de ella, yo la deseaba mucho y sumando mi larga abstinencia de no tener placer sexual, el deseo se multiplicaba. Cuando llegue ella me empezó a besar, se me puso dura y sentí que ya me iba a venir, tanto así que la tuve que retirar, tomé aire, la tire en la cama y la empecé a desnudar, sin besar ni acariciar, para evitar mucha excitación, cuando la desnude yo procedí a quitarme también la ropa, saque el preservativos me lo puse y la empecé a penetrar, realmente no alcance a entrar profundamente en ella, solo dos empujones y mi verga explotó, disimule, afortunadamente la luz estaba apagada, me retire de ella y me fui al baño, el preservativo pesado en su punta por la cantidad de líquido seminal expulsado, me vestí y le dije que no podía y me fui.

Desde entonces me masturbo a diario, muy ocasionalmente he llegado a hacerlo hasta cuatro veces al día, pero a veces hago el experimento de no pajearme por un mes, y es contraproducente, si paso mas de 15 días sin jalarme cariñosamente mi pene, cuando lo hago, en cuestión de dos o tres minutos estoy eyaculando, cuando me pajeo a diario puedo masturbarme sin cansarme y disfrutando de mi verga hasta por mas de una hora, y lo mismo pasa a la hora de tener sexo, a mayor período de abstinencia, cuando penetro una mujer me vengo rápidamente.

Es por eso que para mí es necesario la masturbación diría, es la forma de lograr tener relaciones sexuales prolongadas y duraderas, pasar toda una noche haciéndolo sin parar y logrando eyacular tanto semen como para hacer un lindo facial en una chica o nada de semen que hasta me han reclamado por no venirme a la hora de terminar.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ