¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Holi bebés, cómo están?

Llevaba ufff, demasiado tiempo sin publicar, pero bueno aquí regreso con una experiencia que fue muy deliciosa para mí.

Les voy a hacer un breve resumen de cómo conocí al man y luego procedo a contar la historia.

Lo conocí iniciando diciembre, en una salida que hice con una compañera del trabajo y una amiga de ella, fuimos a bailar a una discoteca en la 70, aquí en Medellín y cerca de donde estábamos, estaba el esposo de mi compañera, junto con un amigo en la fiesta de la empresa de él, cuando salieron de la fiesta, llegaron donde estábamos nosotras y ahí lo conocí, un man muy lindo, nos presentaron, me tiraba el lance y me bailaba delicioso, pero yo x, nada que ver en el momento, me hacía la difícil. En fin, ahí quedó la cosa, no volví a saber de él. 

Ahora sí, a lo que vine.

El pasado 30 de diciembre, quedé con mi compañera de salir nuevamente a bailar, únicamente íbamos a ir ella, la amiga de la otra vez y yo, pero la amiga se echó para atrás y mi compañera me dijo que si no había problema en que fueran el esposo y unos amigos de él, yo le dije que no, que no había lío.

Nos encontramos como a eso de las 9 pm en Bello y ahí estaba también el niño de la otra noche, me sorprendí pero me gustó verlo (realmente es muy lindo) Llegamos a la discoteca, pedimos Ron y Aguardiente y empezamos a tomar y a bailar, era evidente la química que había entre ambos, me tocaba sutilmente la espalda y bailando me apretaba de la cintura de una manera como queriendo hacerme suya y eso me empezaba a excitar, me daba aguardiente más seguido y me preguntaba que si tenía miedo a lo que yo le respondía "miedo de qué" y él me decía, "de lo que pueda pasar" yo le respondía que no, con una mirada y sonrisa pícara.

En medio del baile no aguantamos y nos empezamos a besar, bailando reggaeton me rayaba delicioso, podía sentir el paquete que tenía ya todo duro, me encantaba eso. 

Como a las 2 AM dejamos la discoteca, yo me iba a ir para mi casa, pero mi compañera y el esposo estaban haciendo ánimo a que nos fuéramos para la casa de ellos, y bueno, yo accedí, el muchacho también fue, en medio del camino, íbamos él y yo solos en el Uber, nos íbamos besando y me metía los dedos a la boca, yo sólo los chupaba y besaba y podía sentir como temblaba, no sé si nervioso o con ganas de llegar rápido a la casa de mi compañera. En fin.

Llegamos y ella de una me prestó pijama, nos organizó cama y nos dijo que ahí íbamos a dormir y yo "ok" me vestí y me acosté y al lado mío él.

Empezó a besarme y a meter la mano entre la pijama, yo lentamente abría mis piernas para que pudiera tocar sin dificultad y pudiera sentir lo mojada que me tenía. Me quitó la pijama y se desnudó él también, me empezó a besar los senos y a jugar con mis pezones con su lengua sin quitar la mano de mi vagina en la que ya tenía dos dedos a dentro, yo apenas lo agarraba del cabello haciéndole saber que me gustaba lo que hacía. Paró un momento y me puso a chupar, yo estaba feliz pegada de semejante paquete que tenía y hasta las bolas le chupaba, me agarraba del cabello y me la metía toda hasta hacerme atragantar, después de eso me puso en 4 , me agarró fuerte de la cintura y empezó a penetrarme de una manera que ufff, me acuerdo y me dan ganas de repetirlo, no podíamos hacer mucho ruido así que me tapaba la boca, me puso en posición misionero y sentía como entraba todo y me encantaba, luego yo encima de él, empecé a cabalgar como si llevara tiempo sin probar un pene y ese hombre apenas se ponía las manos en la cara y hacía gestos como si se fuera a venir, pasamos un rato así y me volvió a poner en 4 , me lamía toda, me metía los dedos para ir dilatando el ano y cuando menos pensé, fue que sentí como me penetraba por detrás, fue tan delicioso que yo no puse resistencia, ni sentí dolor de lo excitada que estaba con él y así fue un rato hasta que lo sacó y me puso a chupar otra vez, puso la cabeza del pene en mi lengua y ahí se vino, yo bien juiciosa me lo tragué todo (le sabía delicioso, a diferencia de otros) y terminé de limpiarlo todo con mi lengua. Quedamos muertos y ahora sí a dormir.

Después de eso, me abrazaba y me apapacha para que no sintiera frío.. Jaja, fue hasta lo más de lindo.

Al otro día, nos levantamos, mi compañera y el esposo al parecer no se dieron cuenta de nada (pero demás que sospecharon, porque pues, él y yo solos en una cama) y bueno, cogimos carro de regreso a nuestras casas y hasta el día de hoy, no he vuelto a saber de él... Muero de ganas de repetir, pero no quiero pasar pena buscándolo.

Y bueno, perdonen lo extenso, las faltas de ortografía si las hay, quería compartirles mi experiencia de fin de año.    Besitosss ?


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ