Guía Cereza
Publica tu Experiencia

Relatos & Experiencias

Relato #32 Una salida de mejores Amigas

Esta es una noche de esas que no se borran de la cabeza. Mi esposa y Alexandra habian quedado de salir con varias amigas mas a jugar bolos y fui yo el que hizo moñona.


Me quede en casa. Luego de ver peliculas y de que nuestr@ hij@ se durmiera me bañe y me sente a trabajar un rato.

Pasadas las 11 llegaron ellas dos. Alexandra ya habia pedido el favor de quedarse en nuestra casa despues de la reunion y ya le teniamos listo el sofacama del estudio. Su hij@ iba a quedarse donde los abuelos asi que estaba libre de dormir donde quisiera.


Estaban realmente mas que listas. Mi esposa se tambaleaba de un lado a otro y Alexandra estaba igual aunque entre las dos se compensaban. Estaban muertas de la risa cuando llegaron y no querian terminar aun la noche pues lo primero que llegaron a hacer fue a destapar unas cervezas. Nos sentamos los tres en la sala a hablar y a contarme todo lo que habian hecho.

Mi esposa se levanto al baño agarrandose de las paredes y Alexandra y yo fuimos a la cocina a destapar otras tres. Estaba con un pantalon negro pegado al cuerpo y un saco verde. Su culo se veia monumental. La mire y no pude evitar decirle lo bien que se le veia el pantalon. Ella salio de la nevera y se acerco a mi con una mirada completamente erotica. Me abrazo y me dio un beso esquineado para despues decirme al oido "pues para que usted me lo quite". Le respondi agarrandole el culo con muchas ganas. Salimos a la sala y un rato despues llego mi esposa. Se habia cambiado y ya estaba en pijama. Era una batola gris. En ese momento fue Alexandra la que entro al baño, iba agarrandose de las paredes. Mi esposa estaba lista. Sentados me miro y me dio un beso. Me tomo de la mano y la llevo hasta su vagina. Su tanga estaba muy apretadita y se sentia como su cuquita se partia. Estaba deliciosa y mis dedos frotaban sin problema su clitoris. En cuestion de segundos su tanga se humedecio completamente y en mi oido gemia suavemente. Ella metio su mano en mi pijama y me saco el pene. Se agacho y lo lamio completo. Se lo metio a la boca y lo empezo a chupar. Jugaba con su lengua en mi glande mientras apretaba mi tronco con sus labios. Yo la agarraba del pelo y la empujaba para que se lo metiera hasta el fondo. Paso un buen rato hasta que abri mis ojos y vi a alexandra mirandonos desde el pasillo. Me sonreia mientras miraba y se mordia los labios. Me agache un poco y le dije a mi esposa que Alexandra habia llegado. Ella se saco mi pene de la boca y mientras me lo masajeaba masturbandome la miro y como quien ofrece un bocado de algo, le mostro mi pene y le pregunto con una gran sonrisa si queria. Ella le correspondió la sonrisa y camino directo a nosotros. Por supuesto yo estaba mas que feliz de ver lo que estaba pasando. Alexandra llego y sin esperar se arrodillo ante mi y llevo mi pene a su boca, mi esposa se levanto y me empezo a besar. Alexandra lamio mi pene desde los testiculos hasta la punta. Jugo con su lengua y luego chupo sin piedad. Mi esposa y yo estabamos en una batalla de lenguas sin igual. Cambiaron. Mi esposa volvio a agacharse y me lo volvio a mamar mientras alexandra se levanto y nos besamos con mucha pasion. Mi esposa chupaba sin parar y aqui fue cuando empezo lo mejor. Alexandra se arrodillo de nuevo. Mi esposa tenia el glande en la boca mientras que alexandra comenzo a lamer y chupar la base junto con mis testiculos para luego cambiar. Ahora era mi esposa la que lamia mis bolas mientras alexandra concentraba su lengua en mi glande. De pronto mi esposa empezo a subir lamiendo mi tronco hasta llegar tambien al glande. Las dos estaban concentradas en el. Nunca habia sentido algo tan increible. Las dos me lamian el glande y no solo podia disfrutar de sus dos lenguas y labios pegados a el sino que podia ver como sus lenguas se cruzaban y encontraban. No puedo negar que estaba a punto de venirme asi que decidí correrme un poco. Muy lentamente saque mi pene de sus bocas y las dos sin siquiera pensarlo siguieron en un beso profundo y apasionado. Me quede mirandolas un rato. No paraban ni para respirar. Estaban las dos mejores amigas frente a mi besandose de una forma increible.

Me logre levantar y asi mismo las hice levantarse. Estaba una frente a la otra besandose y moviendo sus manos de un lado a otro tocandose. Me quite la pijama y mi pene estaba que no soportaba lo duro que estaba. Me acerque por detras a mi esposa y hale las tiras de la batola. Su pijama cayo al suelo dejandola solo en el hilo dental. Me agache y fui bajando su hilo viendo como salia de sus nalgas hasta que llego al suelo. Estaba totalmente humedo. Incluso de entre sus piernas cayo una gota espesa que recogí con mis dedos y me lleve a la boca. Me levante y por la espalda la manosee a todo dar. Sus tetas, su culo y su vagina estaban totalmente dispuestas. Las manos de alexandra a veces dejaban la piel de mi esposa para tocarme a mi y me agarraba el pene con fuerza. Di la vuelta y llegue detras de alexandra. Ellas seguian besandose como si no existiera nada mas. Alexandra tenia una pijama de dos piezas. Una blusa de tiras y un short. Le levante la blusa y se la logre quitar. Despegaron sus labios solo un segundo para quitar la blusa pero inmediatamente siguieron besandose. Me agache para quitarle el short y asi mismo el cachetero que tenia. Su culo salto ante mi. Gigante como siempre. Meti mano por entre sus piernas y su vagina estaba igual de humeda a la de mi esposa. Facilmente podria meterle todos los dedos que quisiera. Pero su culo me llamaba. No aguante mas y hundi mi cara en ellos. Con mis manos abri de par en par sus nalgas y logre tener su ano a mi disposicion. Se lo lami y chupe mientras escuchaba como sus gemidos salian en la boca de mi esposa.


Me levante. Abrace a alexandra y esta vez era mi esposa la que me agarraba el pene y lo frotaba. Entonces ella me tomo de la mano y me comenzo a llevar hacia el lado de ellas. Me tomo de la nuca y me acerco a ellas. Nuestras lenguas se unieron. Nos dimos un beso de tres. Y ahi mi esposa comenzo a bajar de nuevo dejándonos a Alexandra y a mi besándonos. Senti su boca calientica chupando mi pene, lamiendolo y disfrutandolo, con una mano le agarro el culo a alexandra y jugo con él metiendo los dedos y rozando su vagina.

Hice que mi esposa se levantara y les dije que fueramos adentro. Mi esposa nos tomo de la mano y nos llevo. Cerramos la puerta.


Cuando estuvimos al lado de la cama, las volvi a acercar y de nuevo se pegaron en un beso intenso mientras yo pasaba mi mano por sus cuerpos agarrando sus culos y sus tetas. Pero luego me hice a un lado. Me sente en un sillon a verlas. No existia nada ni nadie. Alexandra hizo que mi esposa se acostara y fue bajando besando su cuello, sus tetas, su ombligo, su vagina. Se quedo ahi, mi esposa gemia increiblemente. Alexandra lamia y metia su lengua y sus dedos en ella. Estaba disfrutando esa vagina como nunca. Era la segunda vez que se comia la vagina de mi esposa (relato #29) y lo hacia como si no hubiera un mañana. Mi esposa se retorcía de placer. Entones levanto su rostro y me busco con los ojos. Al verme me dijo que se lo metiera a la boca porque si no iba a gritar.

Me levante y fui hacia ella. Me acerque y al ver mi pene se lanzo a chuparlo. Era tanta la intensidad de sus chupadas que tenia que sacarselo para no venirme y se lo restregue en la cara tanto como podia.

Me despegue de ella y me dirigí para atras de alexandra. Su culo seguia dispuesto. Asi que me arrodille y lo lami hasta el fondo. Ella trasmitio su excitacion a mi esposa. Las dos gemían pero mi esposa estaba a todo dar. Entonces me levante y tome a alexandra de la cadera. La hice levantarse y la subi a la cama girandola. Guiandolas hice que se acostara sobre mi esposa. Abrio sus piernas y la cabeza de mi esposa quedo en su vagina asi como la suya quedo en la de mi esposa. Las dos empezaron a lamer la vagina de la otra con tanta pasion que senti que se me iba a salir todo. Me agarre el pene con fuerza para no hacerlo.


Mi esposa lamia y chupaba el clitoris de Alexandra que estaba absolutamente humeda. Podia ver como mi esposa saboreaba toda su humedad mientras soltaba gemidos descontrolados al igual que alexandra. Por su parte alexandra jugaba con el clitoris de mi esposa y se enjugaba la boca con la humedad de mi esposa. Yo no podia estar mas extasiado. Mi esposa y su mejor amiga estaba enfrascadas en un 69 intenso. Yo sabia que esto iba a costar que su amistad de nuevo se distanciara tal cual paso la ultima vez, pero en el momento no me importo. Estaba disfrutando el espectaculo más intenso, sensual y erotico del mundo. Y de ser solo un espectador pase a participar. Alexandra me miro "deme... Deme duro por favor" me dijo. Me levante de nuevo del sofa y di la vuelta. Quede tras alexandra. Podia ver la cabeza de mi esposa entre sus piernas. En este caso era alexandra la que estaba en 4 mientras mi esposa estaba debajo de ella. Me acerque y mi esposa dejo de lamerla para chuparme el pene. Luego lo solto y yo me acomode. Penetre a Alexandra muy despacio, dandole a mi esposa la posibilidad de lamer el clitoris de ella y mi testiculos. Se sentia increible. Poco a poco fui aumentando la intensidad hasta que el culo golpeaba con mi abdomen dando aplausos a cada penetrada. Y todo se volvio un ciclo, mientras yo bombeaba a alexandra con fuerza ella hacia mas presion en la vagina de mi esposa que los transformaba en mi esposa a unas lamidas y chupadas de testiculos mas fuertes. Yo seguia sin creerlo. Empece a sentir que me venia asi que saque mi pene de una. Ella siguieron y se giraron quedando acostadas de lado. Aprovecharon para no solo lamerse sino empezaron a meterse los dedos y no lo hacian suavemente. Yo podia ver como por la fuerza con que se metian los dedos golpeaban sus vaginas. Estaban totalmente extaciadas y ya iban varios orgasmos pero continuaban. Decidieron tomar un respiro y se separaron. Las dos estaban tendidas en la cama. Mi esposa me miro y me dijo "ven Dame .. quiero tu pipi". Ya descansado fui hacia ella. Me acoste encima y le meti mi pene con fuerza. La penetre con ganas y sus gemidos se intensificaron. Alexandra que estaba al lado me cogia el culo. Se giro y acosto en el mismo sentido que mi esposa entonces yo me levante quedando de rodillas y levante las piernas de mi esposa hasta que sus pies quedaron en mi cabeza. La segui penetrando, mientras alexandra termino abrazandola y de nuevo empezaron a besarse. Podia ver como las tetas de mi esposa bailaban de un lado a otro a medida que yo la penetraba y asi mismo veia como sus lenguas se unían en sus bocas. De nuevo me quite de encima y las dos se abrazaron fuertemente. Se tocaban las tetas, se las chupaban y llevaban sus manos hasta sus vaginas y se masturbaron mutuamente. Yo me hice detras de mi esposa que estaba tan humeda que mi pene resbalada entre sus nalgas lo cual ella aprovecho para apretarmelo entre ellas y masturbarme con su culo. Yo le agarraba las tetas. Estábamos en un sanduche delicioso. Mi esposa se giro quedando de frente a mi y nos besamos. Su boca sabia a vagina deliciosa. Nos besamos y manoseamos mientras alexandra la seguia masturbando y besando el cuello. Mi esposa levanto una pierna y nos acomodamos para poder penetrarla. Mi pene entro sin ningun lio aunque en esa posicion no entra mucho, pero era los suficiente para tener a mi esposa feliz. Alexandra empezo a bajar besando su espalda hasta llegar a su culo y sin preguntar ni dudar, abrio sus nalgas y metio su cara en ellas. Mi esposa empezo a gemir enloquecida mientras sentia como la lengua de alexandra lamia todo su ano. Yo era el que hacia los movimientos de penetracion. Ella solo se dejo llevar y hacer lo que quisiéramos. Alexandra pasaba su mano entre las piernas de mi esposa y apretaba mis testiculos. Nos detuvimos de nuevo. Le dije a mi esposa que se sentara en mi cara. Yo me acoste boca arriba. Mi esposa abrio sus piernas y se sento sobre mi. Alexandra por su parte se sento sobre mi pene. Me comenzo a cabalgar con fuerza y saltando mientras mi esposa movia su pelvis haciendo que su vagina se rosara con mi nariz y mi boca. Las dos estaban sentadas de frente y de nuevo se besaron. No fue mucho lo que aguante le dije a alexandra que me iba a venir y ella se quito de encima dejando que mi esposa se acostara sobre mi y en un 69 y abrazo mi pene con su boca dejándome llenarla de semen. Hacia mucho no me venia con tanta intensidad. Mi esposa se levanto y se dejo rodar a la cama quedando boca arriba. Lo que alexandra Aprovecho para darle un beso apasionado tipo spiderman y luego seguir bajando por sus tetas hasta su vagina y de nuevo quedar en un 69 perfecto. Se recostaron de lado para quedar mas comodas y asi poder tambien jugar con sus dedos. Se lamieron y besaron de tal forma que no paraban de mojarse hasta que un rato despues las dos intensificaron sus metidas de dedo que en un gemido eterno se vinieron y lamieron para venirse cada una en la boca de la otra. Yo podia ver como bebian su propio elixir. Terminaron tendidas una al lado de la otra. Finalmente nos acomodamos los 3 en la cama. Me sentia como un rey teniendo a mi esposa y a la mejor amiga una cada lado.


Sin embargo esto no terminaba aun.

Hablamos un rato y una de las frases que se me quedo grabada fue entre alexandra y mi esposa donde le decia que no sabia si se estaban cagando la amistad a lo que mi esposa asintió. Imagino que todo fue porque la anterior vez (relato #29) ellas dejaron de salir y de hablar un buen tiempo. Alexandra dijo en ese momento "no quiero que esta noche se acabe" a lo que mi esposa respondio diciendo "yo tampoco". Alexandra me empezo a masajear el pene mientras lamia y besaba mi tetilla. Absolutamente excitante y delicioso. De sentir y pensar en hacer otro trio esa misma noche mi pene se puso absolutamente duro. Ella me soltaba el pene para acariciar a mi esposa. Yo veia como le pasaba la mano por su piel y volvia a mi pene. Depronto se levanto se acerco a mi cara donde nos empezamos a besar profundamente. Su lengua jugaba con mi boca. Mi esposa que en ese momento de encontraba apoyando su cabeza en mi brazo no se inmutaba. Alexandra se acerco a su boca y la empezo a besar pero ella no respondio. Se habia quedado dormida. Por mas que alexandra la movió y la beso, ella no respondía, habia quedado profunda en un par de minutos. Nos miramos consternados pero con una sonrisa. "No puedo creer que se haya quedado dormida tan rapido" me dijo. Yo le sonrei y me acerque a sus labios para darle un beso. Luego le dije "creo que nos va a tocar seguir a nosotros solos". Ella sonrio y asintió dandome otro beso profundo. Me ayudo a moverla un poco para quitar mi brazo de debajo de mi esposa. Ella en cambio se volteo dándonos las espalda y acomodandose de medio lado casi boca abajo abriendose de piernas con una de ellas hacia adelante y doblada.

Alexandra se termino montando sobre mi y nos empezamos a besar. Y empezo a bajar, mientras me besaba el pecho iba diciendo las ganas que tenia de repetir con los dos, a lo que le respondi que yo tambien, asi que entre los dos empezamos a tocar y acariciar a mi esposa. Yo le agarraba el culo mientras ella pasaba su mano hacia el frente de mi esposa y le tocaba las tetas, pero nada la despertaba. Alexandra siguio bajando hasta llegar a mi pene y empezo a chuparlo. Me lamia y movia su lengua de lado a lado de mi glande. Mi pene estaba muy duro. Sin embargo no estaba dispuesta a no sentir a mi esposa otra vez. Entonces mientras me lo mamaba, paso su mano por entre las piernas abiertas de mi esposa y empezo a manosear su vagina. Mi esposa no se inmutaba en lo absoluto. alexandra se saco mi pene y se enjugo los dedos con su saliva y los volvio a llevar a la vagina de mi esposa. Yo aproveche y cogí una de las nalgas de mi esposa y la levante como abriéndola, el dedo pulgar de alexandra quedo justo en el ano de mi esposa lo que aprovecho para masajearlo. Luego de nuevo solto mi pene de su boca y se lanzo hacia el culo de mi esposa. Se lo empezo a lamer y chupar mientras le metia los dedos en su vagina y con la otra mano me masturbaba. Tampoco funciono. Asi que la dejo un rato en paz. Volvio a subirse hasta mi boca. Nos acomodamos y la empece a penetrar de nuevo. Pero esta vez lo hicimos relajadamente. Me cabalgo despacio mientras nos besabamos. Con mucha suavidad la penetraba. Ella gemia con mucha ternura mientras me decia lo mucho que le gustaba. Siguio metiendole los dedos a mi esposa y luego se los llevaba hasta la boca. Agarraba las piernas de mi esposa con fuerza. Y gemia con placer. Parecia transformada. Se levantaba y sentaba en mi mientras se cogia las tetas y se chupaba los dedos. Decidio girarse como una licuadora y quedo como en vaquera invertida. Su culo quedo frente a mi y ella se agarraba de mis tobillos para moverse. Me cabalgaba sin parar. Yo aproveche y asi como ella jugo con el ano de mi esposa, yo jugué con el de ella. Me ensalive un dedo y comence a masajearlo. Poco a poco se iba relajando hasta que sin brindarme oposición, mi dedo entro en el suavemente. Gimio con locura. Y con mas intensidad me cabalgo. Nos detuvimos. Nos levantamos, alexandra se puso en 4 quedando de frente a la culo de mi esposa. Yo me hice detras y primero la penetre un rato mientras seguia dilatando su ano. Cuando ya mi dedo entraba sin problema le saque mi pene de la vagina y lo acomode en su ano. Mi glande entro suavemente. Alexandra solto un gemido delicioso, doloroso y excitante. La tome de los hombros y me empuje mas haciendo que mi tronco entrara hasta la mitad. Lo saque y de nuevo lo volvi a meter pero hasta el fondo. Sus nalgas golpearon fuerte asi como su gemido. La empece a bombear. Hacia mucho no sentia su culo delicioso. Me apretaba el pene en la medida exacta. Mientras le daba duro ella metio de nuevo su mano entre las piernas de mi esposa y la volvio a masajear y a jugar con su vagina y su ano. Le mojaba los dedos con su saliva y se los metia a mi esposa por todos lados. Ella no se movia lo que parecia que excitaba aun mas a Alexandra que cada vez se los metia mas fuerte. Pude ver como unio sus cuatro dedos y se los empezo a meter con fuerza en la vagina.

En ese momento tome de la cadera a Alexandra y la penetre violentamente sintiendo como su culo se golpeaba y vibraba. Alexandra hundio su rostro en la cama y comenzó a gritar apasionadamente. Habia llegado a un orgasmo con ranta intensidad que senti como se habia encharcado su vagina. Sin embargo fue tal su extasis que se levanto y hundio su rostro en el culo de mi esposa. Lo lamio y chupo sin parar y luego se levanto. Sabia que yo no me habia venido y me dijo inmediato que ya habia dejado el culo de mi esposa listo. Me ayudo a acomodarme detras de ella. Le abrio las nalgas y ella misma acomodo mi pene. Me empuje y con mucho esfuerzo mi glande logro entrar. Me empuje otro poco y mi pene entro completo. Comence a meterselo con toda. El culo de mi esposa golpeaba y vibraba. Ella no se movia no decia nada. Mi pene se sentia apretado pero luego de unos segundos empezo a resvalar sin problema. Agarre a mi esposa de los hombros y la empujaba hacia mi para meterselo hasta el fondo. Alexandra se paso para el frente de mi esposa. Ella levanto la pierna de mi esposa y se metio. Lamio la vagina de mi esposa mientras yo le daba por el culo. Fue absolutamente excitante ver como los dos disfrutamos de mi esposa mientras ella dormia. Fue tal mi excitación que en unos segundos me vine. Me quede dentro de ella mientras todo mi semen salia. Sin embargo Alexandra seguia pegada a la vagina de mi esposa. Yo me levante y fui al baño. Me limpie y arregle. Cuando sali Alexandra habia abierto completamente las piernas de mi esposa, ella ya habia quedado boca arriba. Alexandra estaba encarnizada lamiendo y chupando su vagina. Mi esposa empezo a gemir. Extrañamente se habia despertado y estaba gimiendo entre sueños. Depronto mi esposa solto un pequeño grito y la boca de alexandra se lleno de humedad al maximo.

Todo fue bastante rapido. Alexandra se levanto con una cara de satisfaccion absoluta.

Nos acostamos en la cama a descansar por fin. Luego de un rato y justo antes de quedarnos dormidos, Alexandra me dijo que antes de mi esposa ella no habia considerado ni siquiera besarse con otra mujer pero mi esposa le habia abierto un mundo completamente diferente y mas excitante que antes. Me dijo cuanto le gustaba acostarse con nosotros, cuanto lo disfrutaba y lo mucho que nos iba a extrañar ahora que sabia que se iban a distanciar. Pero ella tenia que ser honesta, aunque fuera solo conmigo. Estaba enamorada de nosotros dos.











Pota63

Soy hombre heterosexual

visitas: 1486
Categoria: Tríos
Fecha de Publicación: 2024-04-11 08:13:05
Más Relatos Por Pota63
Compartir en:

1 Comentario

Genial!

2024-04-11 10:43:26

Nuestros Productos

Body Celeste

CEREZA LINGERIE $ 102,900