¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Un día me quedé hasta tarde en la Universidad porque no quería regresar temprano a casa, al ser muy tarde  no había casi gente; simplemente estaba sentado en una mesa escuchando música y esperando a que el tiempo pasara. Luego de un rato veo que pasa el novio de uno de mis amigos, este man es muy bajito, como de 160cms más o menos, él y yo no nos agradábamos y solo teníamos un trato cordial por mi amigo, su novio, me sorprendió bastante que me hubiera saludado por esto mismo, le hice un gesto con la cabeza con un ademán de un intento de sonrisa, no es que me cayera mal como tal, solo no me agradaba, el caso es que pasó derecho con sus compañeros y seguí con mis asuntos.

Al rato, cuando ya me iba a ir, regresa y me saluda de una manera muy cordial, me pareció curioso y muy raro, pero siempre he tenido una política de cordialidad sin importar las situaciones, se sentó a mi lado y comenzamos a conversar de cómo ibamos en la carrera, de trabajos de algunas materias, de la vida universitaria en general, estuvimos allí un buen rato cuando le dije que me debía ir, era muy tarde y estaba algo cansado del día, se levantó conmigo y caminamos por un pasillo, soy medio alto,  de 182cms, la diferencia de estatura era notoria al caminar lado a lado, de un momento a otro, aprovechando la soledad del sitio, mandó su mano a mi entrepierna, esto no lo esperaba, le pregunté qué ocurría y me dijo que estaba arrecho y que quería un roce conmigo, me cogió fuera de base ¿uno cómo va a querer un roce con alguien con quien no se agrada? creí que me estaba tomando del pelo, pero no, cogió mi mano y se la mandó a su entrepierna, él tenía una erección, salimos de la Universidad y fuimos a un lugar más privado.

Durante el camino estaba un poco confundido, no conversábamos, solo caminábamos, era extraño, creía que al final iba a ser una broma pero sentía la necesidad de saber hasta dónde iba a llegar; entramos al sitio y sin dudarlo cuando ya había más privacidad me mandó su mano nuevamente a mi pene, comenzó a sobarme encima del pantalón y me nos besamos, las personas bajitas me generan cierto morbo, esa diferencia de estatura, y sabiendo que yo seré el activo, me prende un poco. Estuvimo en esa situación mientras se me ponía dura, él ya lo estaba, parece que era en verdad que andaba arrecho, me desabrochó el jean y comenzó a hacerme oral; mi pene es grande de unos 20-21 cms y bastante grueso, él no podía metérselo completamente a la boca, se le dificultaba, me chupaba el glande y se tragaba mi verga hasta la mitad.

Una de las cosas más excitantes de recibir un oral es ver como al sacar la verga de la boca del otro sale babeada, pero no poco, si no chorreando baba dejándo un leve hilo entre la boca y la verga que gotee al suelo, y así era con él, estaba pegado chupando como si no hubiera nada más, le fui bajando el pantalón y levantando la camiseta, el man era bajito pero iba mucho al gimnasio,  tenía los pectorales duros, un poco grandes y bien separados, con pezones medianos rosados, su piel, muy blanca, dejaba bien plasmadas mis manos cuando lo agarraba con fuerza y lo apretaba,su espalda era ancha en la parte superior y se iba angostando al llegar a su cintura, se veía que trabajaba también su espalda y era entretenido que mientras me la chupaba le iba dejando marcados mis dedos en ella. Era nalgón, tenía un culo redondo y grande bastante nalgueable, así que lo hice, cuando le bajé el jean y mientras él me la chupaba lo nalgueaba fuertemente, mis manos quedaban marcadas y su culo blanco se ponía rojo.

Aunque estaba disfrutando mucho el oral lo aparté e hice que e pusiera en 4, sus nalgas estaban rojas por las nalgadas y veía como mis palmas de las manos quedaron plasmadas en su piel, las separé y vi su ano rosado, le escupí varias veces mientras mantenía separadas y apretadas sus nalgas y puse mi boca allí, comencé a lamerlo cual tapa de yogurt en mi infancia y él gemía, me pedía más, allí estaba yo dándole un beso negro mientras se encontraba en 4 tumbando su pecho contra la cama, le lamía el ano, le mordía las nalgas y le besaba los testículos, como tenía su erección agarré su pene y lo doblé para que luego de chuparle el ano se lo pudiera chupar un poco, estuvimos así otro rato hasta que me pidió que lo penetrara, así que eso hice, saqué un condón y me lo puse, mi pene iba entrando lentamente dentro de él, lento pero sin pausa, estaba bien dilatado, aunque esto no duró mucho, cuando el man ya lo tenía dentro lo saqué y lo metí unas cuantas veces (ese morbo de alguien bajito tragando una verga grande e imaginar que le llega bien al fondo es muy chimba) pero el man se vino de una, lanzó un gemido y chorrieó la cama con su semen, se lo saqué y lo puse a chupar nuevamente mientras me masturbaba y le terminé en la cara, nos besamos, nos limpiamos y nos fuimos, cuando estábamos en la calle me dijo que él y mi amigo habían terminado hacía un par de semanas, yo no lo sabía, aunque me pidió nunca contarle.

No volvimos  a hablar del asunto aunque hemos vuelto a cruzar palabras. 


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ