¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Después de discutir con mi mujer y ella furiosa se largó a donde su mami,   estuve deambulando por el parque hasta que decidí irme a casa, estaba dolido no tenía sueño eran como las diez y media de la noche, cuando llegue me fui a la cocina me serví un trago de whisky en las rocas y me puse a tomar, en fin no tenía afán, como estaba haciendo calor me quite la ropa y me quede en bóxer,  me senté frente a la televisión y puse una película porno ,  me saque la verga y comencé a sobarla, por todo lo vivido aquel dia olvide que  mi cuñada estaba de visita por esos días en nuestra casa.

De pronto sentí un ruido y me guarde la verga, al instante entro ella, venia de  la cocina, llevaba puesto un pijama que le llegaba a medio muslo, era una piyama de seda que sin que le quede apretada se le ajusta al cuerpo y se lo delinea. Me quedo la duda de si ella había visto que yo me la estaba sobando, cuando entro me pregunto: ¿qué te pasa? Le respondí: ¿porque? Es que tienes una cara de tristeza, entonces le conté que me había peleado con su hermana  y por eso andaba bastante triste y me estaba tomando ese trago para relajarme e irme a dormir, ella se arrimó y me abrazo y me sobo la cabeza con sus manos y recostándola contra su pecho y después se levantó y se fue a preparar una bebida caliente.

Viéndola de  pie en  la estufa me puse a contemplarla y me di cuenta la mujersota que tenía enfrente, cuando ella se volteo y me dijo ¿porque me miras así? Le dije nunca te había mirado como lo que eres,  una mujer y en verdad que estas muy buena, me imagino que te cortejan mucho. Me respondió que sí, pero que ella ya no estaba para esos menesteres ni le interesaba. Le pedí que se sentara conmigo y me acompañara, lo hizo sin ningún inconveniente, cuando termino de tomarse la bebida fue al lavaplatos y comenzó a lavar la taza que había usado , se le metía la piyama en la raja y se le notaban sus nalgas además con el movimiento se le veían también sus tetas, yo me pare con el pretexto de sacar hielo de la nevera y me atreví a rozarla por detrás, de regreso me recosté más sobre ella, note que no hizo ningún gesto de moverse del sitio, pensé no le disgusto.

Le dije que porque no me acompañaba con un trago que era viernes y ninguno de los dos teníamos que trabajar el sábado, me respondió que sí pero que una copita de vino que es lo que a ella le gusta, se lo serví y nos fuimos a la sala y comenzamos a hablar de todo, yo estaba extasiado observándola ya que nos habíamos sentado en el sofá los dos y yo gire mi cuerpo para poder observarla, ella cruzo las piernas y se le veía todo su muslo eso me estaba poniendo a mil y se me comenzaba a notar mi bulto, entonces cogí un cojín y me lo puse encima para que no se viera, me percate que a ella cuando yo hice eso se le pusieron duros los pezones y se le notaban amenazantes. Me pidió que le sirviera otro vino, pero como yo la tenía bien parada y me daba cosa que ella me viera el bulto, le dije que en un momentico se lo servía, la respuesta de ella fue, ¿porque? Porque estas   excitado? ¿Estabas viendo porno o es por mí? No olvides que soy tu cuñada.

Me dejo sin respuesta inicialmente, pero me llene de valor y le dije que esa noche me había dado cuenta que no solo tenía una cuñada muy buena gente,  sino que a mi lado tenía la mujer más espectacular del mundo que no sabía cómo su marido  la había dejado, me contesto que son cosas del pasado y que no quería recordar, ella comenzó a hacer unos movimientos con las piernas y yo me imaginaba ese roce de su vagina húmeda.

Se paró me pregunto que en vista de que yo no le servía el vino ella se lo iba a servir que si quería un trago le dije que sí, verla caminar hacia la cocina me volvió a encender, mirar como brincaban sus nalgas en cada paso que daba. Estaba sacando el hielo cuando yo me  arrime por detrás y le apreté mi verga entre sus nalgonas, me dijo detente yo soy tu cuñada  y eso no puede pasar, ¿estas borracho?  Sin embargo no se apartó de mí, yo le puse las manos en la cintura y dándole un beso en el cuello le dije que se tranquilizara que aun cuando hoy la estaba viendo como lo que es,  una mujer sota no haría nada que ella no me lo permitiera, cuando le bese el cuello vi cómo se le ponía la piel de gallina y me retire, cuando ella se voltio para entregarme el trago observe que sus pezones seguían duros queriendo salirse de la piyama.

Cuando regresamos a la sala le dije cuñadita ,  no te sientes ven bailemos, yo conocía las cualidades de bailadora de ella  y lo mucho que le gustaba, bailamos una canción y coloque otra, un bolero y comenzamos a bailar nuevamente, inicialmente un poco separados, pero poco a poco nuestros cuerpos se fueron juntando, fue algo increíble cuando sentí el roce de sus pezones en mi pecho desnudo, mi verga se quería salir del bóxer, yo sacaba el culo para no rozar a mi cuñada , evitando que ella se molestara, en una vuelta accidentalmente roce con mi verga que estaba bien tiesa en su  pierna, espere su reacción pero ella siguió como si nada, entonces decidí seguir dando esa vueltica para seguirle rozando mi verga por su muslo, a mitad de canción nuestros cuerpos estaban casi pegados el uno al otro, me decidí apretarla contra mi jalándola con la mano que le tenía en la espalda y ella cedió y se apretó contra mí, es increíble sentir el roce de la seda, yo movía mi cadera para sobarle mi verga que ella debía sentir, porque yo la tenía bien parada aunque debajo del bóxer. Cuando termino la canción me dijo suficiente cuñadito, creo que ya está bien  le rogué que me acompañara en otro trago y en otro baile, después de rogarle bastante,  ella accedió.

Nos servimos el otro trago, brindamos y me acorde que ella la música tropical la bailaba bien rico y cuando bailaba con su marido  esos discos se apretaban el uno al otro y se movían que uff, entonces coloque uno de esos discos y la invite a bailar y efectivamente ella dio rienda suelta a su manera de bailar, yo aproveche la agarre y la apreté contra mí, ella movía acompasadamente sus caderas como moliendo mi verga que se había vuelto a parar. En un desliz me saque la verga del bóxer y con mucha maña le fui subiendo la piyama hasta que le coloque mi verga entre las piernas sin obstáculo de telas, ella dio un brinquito como de susto en ese momento pero no dijo nada, seguíamos bailando y yo ya más atrevido me ubique de tal forma que mi verga le sobaba la raja por encima del panty, se sentían las dos humedades las de sus jugos vaginales y las de mis líquidos pre seminales.

Cuando el disco termino la apreté fuerte y busque su boca para darle un beso y me dio una cachetada diciéndome ¿qué haces, te volviste loco? Se fue corriendo a la cocina tomo un vaso con agua y se lo tomo y comenzó a llorar, yo estaba muy asustado sin embargo me arrime y le dije que me perdonara, que yo trataría de controlarme, ella me decía que eso no estaba bien que ella era mi cuñada  y no se podía, yo poco a poco me volví a arrimar a ella, acariciándole los cabellos, le dije que nos tomáramos otro trago que eso nos ayudaría, nos tomamos el otro trago, volví a poner música la volví a invitar a bailar, ella solo me dijo, no te vas a volver a propasar, pero que va no pude contenerme, la volví a tener entre mis brazos, volví a sacar mi verga del bóxer, le volví a levantar la piyama y comencé a hacer movimientos como para masturbarme entre sus piernas, ella me ayudaba apretándolas al ritmo de la música, de pronto sentí correr algo liquido caliente por mi verga , ella  se estaba viniendo , cuando sentí eso la apreté más fuerte y ella se dejó, baje mis manos hasta sus nalgas y se las comencé a acariciar, sentí que a ella se le escapo un gemido y boto otro poquito de líquido  que puso mi verga a palpitar a mil.

Ella comenzó a murmurar no puede ser, no puede ser, le dije que se tranquilizara y me viera como a un hombre y no como a su cuñado, que eso no era malo. Volvió a llorar pero no se separó de mí, lo que me dio pie para acariciarla más, buscar sus senos, como seguíamos bailando mi verga seguía entre sus muslos ya todos mojados, sentí su vibrar cuando le roce los pezones, le bese la mejilla, le bese la boca, le bese el cuello y continúe bajando hasta llegar a sus pezones, los lamí, los chupe, nos sentamos en el sofá yo baje hasta su deliciosa vagina mojada ya  y ummmmmmm que ricura saborear sus jugos.

Ella seguía llorando y murmurando no podemos hacer esto, yo metí más profundo mi lengua en su vagina, pasándola suavemente por sus labios, sentía su clítoris duro cuando o tocaba, ese olor que despedía era fenomenal, de pronto sentí que con su mano suavemente me guiaba para que quedáramos en un 69, fue una delicia sentir la punta de su lengua recorrer mi cabeza, como chupaba suavemente y lamia. Le saque la tanga que usaba  y mis dedos exploraban entre sus nalgas hasta encontrar el hoyito, lo tenía bien apretadito, sin embargo con los jugos que le corrían por el culito fue fácil introducirle un dedo, mientras le metía hasta lo más profundo mi lengua en la vagina. La acomode de a perrito y le comencé a rozar la punta de mi verga por la raja, ella gemía y me pidió que se la metiera despacito, la fui metiendo lo más lento que pude, era una dicha sentir ese hoyo húmedo ajustado a mi verga, la fui empujando lo más lento que pude hasta que se la metí toda

En ese momento ella comenzó a moverse de que manera, espectacular movía sus caderas, se alejaba y se acercaba, ella misma se lo metía y sacaba hasta que sentí chorrear todos sus jugos por mi verga, se la saque y comencé a tocarle el ano con la punta de mi verga, me dijo que por ahí no , que le dolía cuando su marido la penetraba por allí , le dije que se relajara y comencé a explorarla con el dedo mientras nos abrazábamos y nos besábamos, con una mano acariciaba sus tetas y con la otra ya le había metido un dedo y le estaba metiendo el otro, estuvimos un ratito así, después le metí el tercer dedo, mientras le seguía besando y acariciando, la acomode suavemente, ella quedo boca abajo le levante un poco la pelvis y le lamí el ano, después se la comencé a meter despacito ella dio un grito de dolor pero no se retiró se la seguí metiendo hasta que mis pelotas golpearan sus nalgas, se la moví en todos los sentidos y que ricura su hoyito caliente hasta que estuve a punto de explotar le dije que si sentir quería  mi leche en su culo o en su cara, ella gimió y se acurruco ,  me agarro la verga le dio unos lametazos espectaculares y se tragó toda mi leche.

Al rato nos metimos a bañar para acostarnos, entramos los dos en su baño  y bajo la ducha ella  me baño, me enjabonó y nos fuimos a la sala  a tomarnos otro trago antes de subir a nuestras alcobas. me preguntó si había disfrutado penetrar su  ano, le dije que fue increíble, me dijo, “yo también y me gustaría repetirlo otro dia ”, eso me paró la verga de una, le dije pues yo podría ya mismo si quieres , nos fuimos a su habitación , se acostó boca abajo y comencé a lamerle su ano, meter mi lengua lentamente mientras ella se masturbaba, metí 1 y 2 dedos para dilatar su ano, le eche un poco de lubricante la besé y le iba metiendo de a poco el 3 dedo, ella solo movía su culo de arriba a abajo cuando el tercer dedo entró, decidí que ese era el momento, me acosté sobre ella y lentamente le clave mi verga  en ese culo que tanto había disfrutado hacía apenas un rato , sintiendo como las paredes de su ano se dilataban y apretaban mi cabeza . Ella decía que le molestaba un poco, pero que ya  le estaba  cogiendo gusto, empecé a gemir a su ritmo, esa noche era nuestra y mi mujer que se fuera a la porra  mientras yo  clavaba por el culo a su hermana.

Nos quedamos acostados en su cama  y dormimos juntos hasta el día siguiente


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ