¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Las Delicias de Laura

Por si aún no has leído la tercera parte de esta historia, acá dejo el link https://www.guiacereza.com/experiencias/post/67840/caras-vemos-historias-no-sabemos-parte-3

Después de casi 3 semanas desde nuestro primer encuentro sexual, entre viajes, gripas y agendas laborales, finalmente ayer logramos separar una mañana completa para nosotros. En esta ocasión voy con mis implementos listos, mis preservativos acompañados de la magia del Halls (Negro) para intentar aumentar su placer.

Para ir a la fija, repetimos destino, aunque el tráfico está pesado y tardamos un buen tiempo en llegar. Nuevamente estamos solos en la habitación del motel, nuestras miradas se cruzan y hablan entre sí, se coquetean, se atraen para sumergirnos en un beso húmedo que marca el inicio de nuestra faena. Beso su cuello , beso su pecho, lentamente empiezo a bajar mientras voy desabotonando su camisa. Un botón a la vez, una nueva parte de su piel por besar, no hay afán , solo quiero saborearme a Laura centímetro a centímetro, recoger con mi lengua cada rastro de su perfume, de sudor, de salivas que previamente he dejado allí. Llego nuevamente a sus exquisitas tetas, son pequeñas, son naturales, son exquisitas, caben en mis manos cada vez que los agarro con fuerza. Sus areolas y pezones son acordes al tamaño de sus senos, tienen un color oscuro, me provocan chuparlos, pasar mi lengua por encima, morderlos suavemente mientras reaccionan rápidamente a mi manoseo , sin embargo aún se mantienen bajo su brasier. Me siento en la esquina de la cama, la traigo hacia mi, dejándola de pie para continuar desabotonando su camisa. Ahora llego a su abdomen, siento su olor entrar directamente por mi nariz, mientras mi boca sigue inspeccionando su cuerpo. Su camisa cae al piso, Lau también acelera el movimiento de sus manos y mi camibuso es la segunda prenda en caer, ahora voy por su brasier, lo desabotono y cae sobre mi. 

Me pongo de pie, la beso mientras la llevo contra la barra de la habitación dejándola de espaldas a mi. La tomó por la cintura mientras mis labios bajan por su cuello, sus hombros y hacen un extenso recorrido por su espalda. Mis manos la acarician, le dicen lo hermosa que es y lo mucho que disfrutan explorar su cuerpo. Su pantalón cae rápidamente, seguido del mío, le doy una rica nalgada y ubico mi pene, ya erecto ,sobre su culo, la rozo mientras ella responde con leves movimientos pélvicos. Tomo su tanga y la bajo. Ella no da tregua, también baja mi bóxer y estamos completamente desnudos, mientras la rodeo con mi mano derecha y toco su zona íntima. Quiero sentir su excitación, la penetro con un dedo y la encuentro deliciosamente húmeda. Mientras Laura se gira, chupo mi dedo, saboreo esos fluidos exquisitos que pude sentir previamente. Monta su pierna izquierda sobre la mía de tal manera que asegura un roce sobre sus labios, sobre su clitoris que genera la expulsión de más fluidos sobre mi cuerpo.

Nos dirigimos a la cama, es momento de disfrutar nuevamente ese manjar húmedo, esa mezcla perfecta que ella tiene para mi. Lau sabe que me gusta chuparsela, que me enloquecen sus fluidos, yo sé que ella lo disfruta, me lo han dicho su cara, sus expresiones, sus gemidos. La acuesto boca arriba, mientras tomo el halls y lo pongo en mi boca, ella intenta preguntar: “¿qué es eso?”, pero antes de que finalice su frase, mi cabeza ya se encuentra sumergida iniciando un rico sexo oral. Mi lengua la saborea lentamente por encima, aún no la penetra, la rodea mientras observo un brillo sobresaliente de su vagina. Esa es la señal que esperaba para sumergir mi lengua y sacar ese oro líquido que tanto me gusta. Su cara cambia inmediatamente, pasa de ser una mujer tierna a verse como toda una puta llena de ganas, que las libera sin límites. Le pido darme gusto, sentarse sobre mi y restregar todo ese manjar en mi cara , ella tiene el control de los movimientos, yo solo pongo mi lengua para que la frote a su ritmo. La estiro lo más que pueda mientras la penetro, siento una textura no tan lisa que al lograr tocarla con la punta de mi lengua, genera un gemido mas intenso. Regresamos a la posición inicial, el halls aún no se termina, y yo quiero seguir chupando. En esta ocasión, mi lengua hace un recorrido más largo, me arriesgo a llevarla más atrás , dando algunos lengüetazos esporádicos sobre su ano. Noto que Lau mueve su pelvis para facilitar mi llegada a esa zona, mientras miro fijamente su reacción. Abro sus piernas y sin mediar palabra mi lengua ahora se concentra sobre su culo, se lo chupo sin intención de penetrarlo, pero me lo disfruto por el morbo que me genera pensar en tenerlo algún día para mi, siempre y cuando ella lo disfrute.

Mi pene está más que listo para abrirse camino entre sus piernas, sus labios y deslizarse en su interior. Estoy sobre ella, apreciando cada gesto que realiza mientras mi verga entra. Empiezo con movimientos lentos, me gusta ver cómo mi pene se va juntando con sus fluidos mientras se pierde dentro de su vulva, ver cómo muerde su labio y su mirada se convierte en deseo sexual, en pedir sexo duro y que no pare. Mis movimientos aumentan y ubico mi oído junto a su boca, quiero escuchar cada respiración, cada gemido, cada muestra de placer que sale de ella.

Nos sentamos uno frente al otro, sin dejar de penetrarla, nuestros cuerpos piden más placer, más contacto, más golpeteo entre ellos. Miro a Lau, no me canso de verle esa cara de mujer golosa acompañada de un despeluque interesante, observo algunas secreciones adicionales sobre mi pene, me enloquecen, me provocan aumentar más mi velocidad, mi fuerza, mis ganas de querer darle más duro y ahogarla en sus gemidos. Lo hago mientras ella pide más y yo sigo observando como su excitación se expresa y sale de su vagina de manera líquida, asemejándose a un orgasmo masculino. Me quedo corto de palabras para describir lo que esto genera en mi…morbo, satisfacción, sorpresa, deseo, emoción, agresividad, dominio…..quiero venirme y mezclar mi semen allí.

Laura toma un respiro, se pone en 4 sobre la cama, frente al espejo lateral. Me ubico detrás de ella, sin antes recordarle las ganas que le tengo a ese culo y paso mi lengua sobre el. Penetro nuevamente su vagina, nuestras miradas se sostienen a través del espejo, la agarro fuerte por su cintura con ambas manos y el movimiento aumenta drásticamente. Sus nalgas chocan contra mi cuerpo, suenan en seco y crean una melodía exquisita para desarrollar el sentido del oído. Mi parte agresiva se libera un poco , la domino, la penetro con fuerza, hago un nudo en mi mano con su pelo y se lo jalo, mientras con la otra no dejo de dar nalgadas en esas ricas nalgas. La Música no deja de sonar, Laura es una Batería, es mi instrumento musical, el choque de los cuerpos representan los tambores, cada nalgada es un golpe a los platillos, y sus gemidos son la voz de la canción que estamos tocando.

Quiero sentirla temblar, quiero verla sentada sobre mi, apreciar su cuerpo desnudo sobre el mío ,con mi verga en su interior, apretar sus tetas, sus nalgas, ver cómo intenta controlar su pelo una y otra vez, aprovechar el espejo y ver todo desde otro ángulo, esta mujer me provoca mucho morbo. Ella empieza su juego, me cabalga, se mueve rápido, sin disminuir ritmo mientras mis brazos la rodean y aprietan su culo para no permitirle movimientos largos, sus ojos se cierran esporádicamente, sus gemidos se vuelven más agudos, su pelo se sacude, el sudor empieza a mezclarse y su cuerpo se estremece , tiembla y toma un respiro profundo, que va liberando lentamente. No la dejó descansar, sigo el ritmo, mi pene está a punto de estallar, palpita, siento que me tiene al borde del orgasmo, ella lo entiende, coordinamos movimientos hasta que no aguanto más, tomo aire , la miro y suelto un gemido fuerte y prolongado, mientras mi semen hace su recorrido hasta salir completamente.

Nos quedamos recostados un momento, nos tomamos unos minutos para descansar y vestirnos. No nos bañamos, salimos del motel oliendo a sexo y la ropa impregnada al olor del otro, al menos mi camibuso así estuvo toda la tarde.

Sábado de entreno, hoy la clase inicia pero no veo a Cami , ni a Lau. Quiero verla de nuevo, morbosearla durante la clase, que se sienta observada y me sostenga la mirada, que no se le olvide lo rica que está, lo sexy que es. Aparecen unos minutos retrasados, no me ven mientras realizamos el calentamiento. Me acerco y las miradas empiezan a hablar en silencio. Chevere saludar a Cami, pero mis pensamientos son todos para Laura, no dejo de recordar una y otra vez el día anterior donde nos disfrutamos unas buenas horas. 

Salimos a trotar, Cami con su estilo fresco y directo me aborda mientras Lau va frente a nosotros, y en voz alta me dice: “entre los 2 vamos a acabar con esta mujer, ayer no la dejamos descansar….apenas llego a la casa se fue a bañar, yo entré y la cogí…..y luego en la noche también”. Yo, medio sorprendido, halagado e intimidado reafirme su mensaje mientras Laura escuchaba todo y se limitaba a seguir trotando, reír y abrir sus manos queriendo decir “¿ustedes 2 no tienen otra cosa de que hablar?”. Hoy Lau sabe que nos tiene a los 2 morboseandola, mirándola, deseándola, es la protagonista de nuestro entreno, se le nota en su cara, en su postura, en su coqueteo. Después de 2 horas de entrenamiento en donde Cami y yo liberamos testosterona a todo dar, tomo mi celular y tengo un mensaje de Laura que dice ¿lo sorprendemos?.

Armamos un parche relámpago para ir a desayunar los 3, vamos en mi carro, Lau va de copiloto, Cami atrás y yo manejo. Sin embargo antes de arrancar lo miro, le pido permiso y empiezo a besar a Laura con las ganas que suelo hacerlo,apretando su nuca, acercándola a mi con fuerza y dejando que nuestras lenguas jueguen a su ritmo. El se limita a mirarnos, a pedirnos más placer y a decir: “uyy que rico”.

Una vez la suelto, Cami la toma por su cara y le da otro beso también cargado de ganas por esa mamasota, que no ha tenido tregua con estos 2 hombres.

Es un espacio extraño, los 3 sentados desayunando, no me siento intimidado, pero no deja de ser raro compartir con Cami, aunque el que más está compartiendo es él. La conversación fluye sin problema, muy normal, hablamos de lo que está pasando con Lau, de cómo me analizaron y se acercaron a mi en equipo, de lo que pasó con su amiga, de cómo decidieron abrir su relación y cómo ha sido ese proceso, sigo conociéndolos , procesando cada información que comparten conmigo.

Regresamos al gimnasio, me despido nuevamente con un beso de Lau, mientras en mi cabeza no hago sino preguntarme ¿qué putas está pasando acá? 

Lau es candela pura!!!es una mujer que al verla en el día a día transmite belleza de manera delicada, provoca consentirla, acariciarla, tratarla con suavidad. No es muy risueña, pero es coqueta, es toda una caja de sorpresas, sonríe de vez en cuando escondiendo detrás esa mujer golosa que disfruta del sexo sin prejuicios, es toda una fiera en la cama, gime, tiembla, toma iniciativa, se deja llevar, se moja exquisitamente, no se cansa, expresa sin pena su placer, pide agresividad, es atrevida….es CANDELA.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ