¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Todo comenzó cuando mi prima volvió a la ciudad después de haber peleado con su novio ya que había quedado embarazada y él no quería responder.

Ella llegó a mi casa ya que era el único familiar en la ciudad. Me porté como todo un caballero haciéndola sentir cómoda con su embarazo en este nuevo hogar. Ella tenía miedo ya que era jóven y en un principio no quería el bebé pero luego de un tiempo la hice entender que todo iba estar bien a mi lado.

Poco a poco la barriga le empezó a crecer y sus tetas se le agrandaron mas y mas. Se veían muy jugozas y deliciosas; un día la empecé a mirar y me empezó a dar curiosidad sobre el sabor de esa leche que iba a producir. Un día ella no se sentía muy bien por el embarazo y el hecho de estar sola por lo cual le hice un masaje en sus hombros y empecé a bajar por sus caderas y su barriguita.

Ella empezó a decir que yo le hcía rico a lo cual le dije que ella estaba muy linda y muy buena. Ella me contestó y dijo "si como no, hoy estas de chistosito" y le dije que no y que era la verdad. Empecé a subir un poco mas mis brazos de esa pancita y le toqué las tetas, estaban pesaditas y el masaje en el cuerpo las había puesto húmedas en los pezones.

Fué en ese momento que recordé que hay que preparar las tetas para amamantar y le dije que sabía que le dolían pero que había que prepararlas para el bebé. Ella me dijo que si sabía de eso peeo que no se había atrevido a hacerlo. Yo le dije que la podía ayudar y me dijo que bueno, la verdad esque ella estaba caliente por ese masaje y esas tocaditas deliciosas que le hice.

Comencé a masajearle suavemente esos mesonvitos paraditos deliciosos y ella empezó a gemir pacito. Luego los empecé a besar y chupar suavemente, chupando ese liquido que había salido en un principio. Luego decidí dar el paso ya que quería tomarme un poco de esa leche y le apreté un poco la teta y empezó a salir ese líquido, que delicia y tal cual un bebé empecé a chupar y chupar mordiendo esos pezones deliciosos, ella gemía sin parar por la exitación y el dolor que sentía. Yo feliz tomando leche, la mejor leche de mi vida.

Tomé la lechita y después paré para descansar. Ella quedó satisfecha al igual que yo. Estaba tan exitado que empecé a masturbarme al lado de ella, ella me dijo "oye pero que rico, dejame yo termino", y continuó mi fabulosa paja hasta que me vine; ella dijo " ya te amamanté ahora me toca a mi" y se metió mi pene en su boca, que delicia, se tragó hasta la última gota.

Ya terminado este momento decidimos acostarnos a dormir y no dijimos nada mas. Al otro día no hablamos del tema y todo siguió normal. Una fantástica experiencia con mi prima.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ