¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Llevábamos unos meses saliendo, nos dábamos besos apasionados, llegábamos cerca de mi apartamento y seguíamos de largo sin parar en la entrada, yo manejaba despacio y en cuanto pasábamos por una cuadra un poco sola u obscura Ellie se desabrochaba el cinturón de seguridad y en segundos ya estaba bajándome la cremallera, si es que yo ya no lo había hecho, la primera vez que paso, nos estábamos besando apasionadamente, mi lengua exploraba profundamente su boca y jugábamos un poco, mi erección tal vez se notaba o tal vez no, nunca me preocupo pero ese día en particular le dije voy a ayudarte un poco y tome su mano y la puse sobre mi bulto, ella reacciono acariciándolo fuertemente de ahí en más todo fluyo como debía ser, ella bajo la cremallera y al ver saltar mi verga erecta se abalanzó sobre ella chupándola con dedicación, la primera vez que me la mamaba y por supuesto yo estaba realmente caliente, a los pocos minutos yo ya estaba a punto de venirme, sentía como mis testículos se preparaban para suministrar leche a todo poder y ya no lo podía resistir, le dije a Ellie que ya estaba a punto y ella en lugar de retirarse más movía sus labios alrededor de mi falo, no pude resistir más y comencé a disparar chorros casi directamente en su garganta ella no se apartaba de mi verga, gemía como si estuviera teniendo un orgasmo al mismo tiempo que yo, la impresión era mucha tal que casi me desmayo, sentía la cara como un incendio, sabia que estaba colorado, el nivel de éxtasis no bajaba, mi erección se conservaba mientas Ellie chupaba y tragaba cada gota de semen que pasaba por su boca, nunca había sentido eso, anteriormente cada mamada que recibía terminaba en una penetración o en una paja para derramar mi leche sobre las tetas, esta nueva sensación de sentir que te succionan la verga con afán de no dejar ni una gota de leche es lo más delicioso que hay, después de años de masturbación solitaria, sexo insípido y nulos orgasmos esta sensación de sentir la explosión de mi verga en su boca sigue siendo indescriptiblemente excitante,nos arreglamos un poco, logre meter mi verga de nuevo entre el pantalón, nos besamos un poco mas y seguimos el camino hacia mi casa, segunda vez que pasábamos frente a ella, ahora si descendía del vehículo, nos despedíamos amorosamente y ella se pasaba al lugar del conductor y proseguía para su casa, en la noche al finalizar el día cuando la penumbra de la noche penetraba en por las calles de nuestras respectivas viviendas la luz iluminaba nuestras ganas de sexo y nos llamábamos, jugábamos a decirnos que hacer y cómo hacerlo, le pedía que se acariciara profundamente con sus dedos y ella lo hacia hasta el orgasmo, yo lo hacia hasta llenar mis manos de leche.

Paso el tiempo y el día llego, salimos el sábado de la oficina, compramos un pollo azado y para disfrutarlo elegimos ir a un parque, nos comimos el pollo despacio, hablamos un poco nos besamos un poco y las cosas se calentaron mucho mas así que ese día tome la decisión de salir de ese parque directo a un motel, entramos, una bonita habitación, nada de lujos, solo una gran cama y un enorme baño, nos desnudamos mutuamente mientras nos besábamos y nos llenábamos de caricias, decidí buscar su pubis, ese hermoso lugar donde me dan ganas de quedarme a vivir de por vida, la tumbe sobre la cama y le abrí las piernas lentamente, me metí por entre ellas besando primero su boca, luego sus hermosos senos y por ultimo su pelvis, estaba completamente depilada, encantadora, me invitaba a chuparla, hasta ese momento no lo supe pero odiaba los bellos púbicos me causaban rechazo y aquí encontré la horma de mis zapatos, comencé con besos lentos en el clítoris y luego baje a la entrada de su vagina, lavada en jugos sexuales comencé a lamer y tragar todo lo que salía de ella hasta dejarla completamente limpia pero lubricada, su aroma me dominaba como una bola de estambre a un gato, subía y bajaba por todos los pliegues de tan hermosa chochita, ella se retorcía de placer y elevaba el vientre para sentir mi lengua mas profundamente, pronto llego el primer orgasmo, no deje que descansara, yo simplemente besaba sus muslos, rodeaba su pubis con besos y de vez en cuando besaba su clítoris, en segundos Ellie ya estaba de nuevo moviendo la cadera en círculos empujando su chichita hacia mi cara, yo metido entre sus piernas la perseguía por toda la cama buscando un nuevo orgasmo, ella no lo sabia pero por primera vez en mi vida lograba que una mujer se viniera en mi cara, la fantasía fue tan hermosa que no quería que terminara así que la dejaba tomar aire y de nuevo la besaba profundamente por todos sus labios vaginales hasta hacerla llegar de nuevo, la excitación crecía dentro de mí, mi verga estaba a punto de explotar pero yo seguía persiguiéndola por cada rincón de la cama con mi lengua entrando y saliendo de su sexo, por fin no pude alcanzarla cuando mas de la mitad de su cuerpo ya estaba en el piso y yo aun tomaba sus muslos entre mis manos para que su chochita no se apartara de mí, yo no la podía alcanzar pero mi lengua si, en esa posición con su espalda en el piso sus piernas en la cama y yo agachado metiendo mi lengua en su sexo se vino de nuevo, yo jamás había sentido ni dado tanto placer, comprendí que para sentirse bien en un acto sexual es mas importante hacer sentir que lo que se siente.

Ese día la penetre, me vine en su chochita, se la llene de leche a mas no poder, por primera vez lograba penetrarla y la sensación nuevamente indescriptible para mí, yo ya estaba cansado y me acababa de venir, nos duchamos y nos secamos y no alcance a dejar la toalla en algún mueble de la habitación y ella ahora me coloco sobre la cama y se sentó en mi verga que no había dejado de estar semi erecta todo el tiempo de la ducha, comenzó a mover sus caderas en círculos, ufff este movimiento me saca de mis cabales, no me deja resistir y me vengo en segundos, ese día debí resistir algunos minutos seguro por lo que la carga de leche aun estaba en proceso, veía como sus ojos se hacían blancos de placer, acariciaba sus senos, hermosos como ningunos que hubiera visto hasta la fecha y la hacia mía por primera vez. Ese fue nuestro primer encuentro sexual de cuerpo entero, como me hacen falta todos los otros encuentros sexuales a escondidas, en el carro, en su casa, en su cama, pero sobre todo como me hacen falta los mas de 10 orgasmos que le di ese día. Aunque la hemos pasado increíble en los últimos años eso ya es otra historia que luego te escribire…..


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ